Autoridades españolas investigan extraño homicidio de colombiano en Madrid

El hombre de 51 años falleció por múltiples traumatismos internos, pero las ventanas y puerta de su vivienda, en el distrito madrileño de Puente de Vallecas, estaban cerradas desde adentro. Investigadores se preguntan cómo huyeron los responsables

Foto: Emergencias comunidad de Madrid 112
Foto: Emergencias comunidad de Madrid 112

Las autoridades españolas están consternadas ante la investigación por el homicidio de un hombre de 51 años en su apartamento. Por ahora, saben que la víctima, que era colombiano, murió de manera violenta, pero los hechos no arrojan muy pocas pistas de lo que pudo haber pasado.

El hombre, identificado por el medio ABC de Madrid como Fredy P. E., tenía nacionalidad española, pero conocieron que es de origen colombiano y apareció muerto en su vivienda, la cual estaba completamente cerrada, amarrado de pies y manos.

Los hechos se conocieron en España el domingo 28 de noviembre, cuando la Sala del 091 recibió una llamada a las 3:30 de la tarde. Era una mujer mayor que alertaba que, desde hace varios días no tenía señales de vida de su hijo, un hombre de 51 años de origen colombiano que vivía en un apartamento en Puente de Vallecas, razón por la que había solicitado a un cerrajero que abriera la vivienda, pues se encontraba cerrada con todos los pasadores.

Al entra al lugar, se encontraron con una escena macabra que las autoridades madrileñas han comparado con las historias de ficción narradas en libros como ‘El misterio del cuarto amarillo’, de Gaston Lerroux, o ‘El asesinato de Roger Ackroyd’, de Agatha Christie.

Freddy P. E. estaba tirado en el suelo de su habitación, maniatado y amordazado con cinta aislante, además, su rostro estaba morado, lo que en principio dio a entender a las autoridades que había muerto por asfixia. Por otro lado, el olor que salía del departamento cuando lograron abrirlo también señala que estaba así desde hace varios días.

Los uniformados de la Policía Nacional y el Summa-112 que acudieron al lugar, al analizar preliminarmente el cuerpo del hombre no encontraron señales de violencia, razón por la que se pensó que se podría tratar de un suicidio; sin embargo, la determinación final la daría el Instituto de Medicina Legal, hasta donde fue trasladado el cadáver para realizar la autopsia.

El informe forense descartó la posibilidad de un suicidio y señaló que a Freddy lo habían asesinado de manera violenta. Lo que se estableció específicamente en el informe es que el caso se debe investigar como un homicidio, pues el hombre presentaba traumatismos internos, provocados por golpes.

Esta información confundió a las autoridades, pues en el departamento del hombre no había rastros de sangre o lucha, de la misma forma que no faltaba nada para determinar que fue víctima de un robo. Por otro lado, si alguien lo agredió, ¿cómo salió del departamento? si ventanas y puerta estaban cerradas desde adentro.

Ante esto, el caso pasó a manos del Grupo de Delitos Violentos (DEVI) de la Brigada de Policía Científica, quienes se encuentran recopilando pruebas para dar con el o los responsables de estos hechos tan confusos.

Por ahora, las primeras teorías abordan temas como ajuste de cuentas, intento de robo o celos. Sobre cómo pudieron escapar los asesinos del lugar, las autoridades presumen que no pudieron huir por las ventanas, pues estaban cerradas y el apartamento está en un quinto piso. Así que sospechan que, tras agredirlo y salir de la vivienda, fue el mismo Freddy el que cerró la vivienda antes de morir, aunque todavía no saben cómo lo hizo estando amarrado.

En cuanto a la víctima, tras identificarlo, las autoridades informaron que el hombre tenía varios antecedentes policiales.

Según la agencia de noticias Europa Press, detallaron que la vivienda del hombre está ubicada en la calle Sierra Toledana número 15, en el barrio de Numancia. Y conocieron que las autoridades también han interrogado a la madre y a los vecinos sobre lo que pudo haber pasado, conociendo que algunos habitantes cercanos escucharon gritos de auxilio desde ese pido el sábado por la mañana.

El medio local 20 Minutos, obtuvo las declaraciones de un vecino, quien señaló que “lo oímos de una forma muy bruta. Nos asomamos por la ventana y había una mudanza, pero después de los gritos se hizo el silencio ... Los vecinos nos conocemos mucho, pero esta familia parece que eran nuevos... de alquiler debe ser. Lo único que sabemos de ellos es que son de origen colombiano, pero aún estamos en ‘shock’”.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR