Santos pide perdón: “me queda el remordimiento que durante mi ministerio muchas madres perdieron a sus hijos”

El expresidente entregó su verdad sobre el lamentable episodio de los ‘falsos positivos’ que estalló durante su periodo como ministro de Defensa en el gobierno de Álvaro Uribe.

El expresidente empezó su discurso asegurando la importancia que tiene para el país y sobre todo para las víctimas, la verdad sobre los casos de ‘falsos positivos’. “La verdad por difícil que sea es la base de la reconciliación”, sostuvo.

Para el exmandatario esa no es una historia fácil de entender, no solo porque es inconcebible que hombres del Ejército hayan cometido y tolerado estos casos, sino porque se dieron en paralelo dos fenómenos contradictorios: “Una mejoría de las tropas gracias a su entrenamiento en derechos humanos y una tendencia opuesta asociada a ciertas unidades y ciertas regiones a cometer homicidios y ejecuciones extrajudiciales”, explicó Santos.

Casi al concluir su discurso, el exmandatario pidió perdón a las víctimas de estos hechos y dijo sentir remordimiento. “Por mi parte, tengo que decir que, a pesar de haber hecho todo lo humana y legalmente posible, no logramos cortar de un solo tajo los falsos positivos. No era fácil, por todas las razones que he expuesto. Cambiar la cultura y el accionar de cualquier institución toma tiempo, es difícil, sobre todo cuando se trata de instituciones tan conservadoras como las Fuerzas Armadas”, dijo.

Y agregó: “Creo, sin embargo y sinceramente, que el objetivo fundamental de acabar con los falsos positivos se logró. Les agradezco a todos los que tanto contribuyeron a investigar, denunciar y acabar con semejante degradación de la guerra con las Farc, una guerra que por fortuna terminó. Pero me queda el remordimiento y el hondo pesar de que durante mi ministerio muchas, muchísimas madres, incluidas las de Soacha, perdieron a sus hijos por esta práctica tan despiadada, unos jóvenes inocentes que hoy deberían estar vivos”.

“Eso nunca ha debido pasar. Lo reconozco y les pido perdón a todas las madres y a todas sus familias, víctimas de este horror, desde lo más profundo de mi alma”, reconoció Santos.

El expresidente contó durante su intervención que compartía con Uribe la tarea de acabar con la guerrilla de las Farc, pero que en el método no concordaban. “Uribe era el presidente y yo su subalterno”, sentenció. Para Santos, que Uribe no reconociera el conflicto armado, dificultaba su estrategia pues significaba que no se podían aplicar las leyes de la guerra sobre bombardeos que permite el derecho humanitario en caso de conflictos armados.

“El doble mensaje creaba cierta confusión en las fuerzas armadas porque aplicaban las DDHH pero su comandante supremo y jefe del Estado no reconocía la existencia de un conflicto armado. Paro mí, esa duda no existía. Y así se lo hacíamos saber a las tropas: hay que aplicar los derechos humanos y punto”, indicó el Nobel de Paz.

Comisión de la Verdad
Comisión de la Verdad

Santos contó que con el paso del tiempo esta práctica llegó al extremo de terminar con las vidas de personas venidas de fuera de las regiones donde se presentaban las operaciones militares para ser presentados como bajas. Los asesinaban lejos para que nadie los reconociera y su desaparición no generara protesta local.

“La presión por producir bajas y los premios por lograrlo fueron sin duda los principales incentivos para producir semejante degradación del conflicto”, dijo Santos.

Contó que en sus primeros meses como ministro oyó los rumores sobre estos hechos pero que sin pruebas no lo aceptó. “Yo también me arropé con la bandera tricolor y salí a desvirtuar lo que todos decían que eran malévolas acusaciones. Al fin y al cabo yo había pertenecido a las fuerzas militares”, recordó.

Falsos positivos de jóvenes de Soacha

Santos también habló sobre el caso de las madres de Soacha, uno de los detonantes del macabro episodio. “A mediados de septiembre de 2008 Carlos Franco, el director del Programa Presidencial de Derechos Humanos, asistió a una reunión de la comisión en la Defensoría del Pueblo, en la que el Instituto de Medicina Legal dijo que había encontrado muertas en Ocaña a unas personas que habían sido denunciadas como desaparecidas en Soacha desde febrero”, relató el expresidente.

Dijo además que Franco llamó a la Fiscalía en Ocaña y preguntó de qué habían muerto esas personas. “Se pusieron a averiguar y al cabo de un par de horas le dijeron que todas aparecían muertas en combate con el Ejército. Luego llamó a Cimitarra y pasó lo mismo: aparecían como muertos en combate”.

“Se rebasó la copa, me dije a mí mismo, y hay que coger el toro por los cachos haciendo esto público. Se produjo un comunicado diciendo que tenemos una información muy preocupante de unos desaparecidos de Soacha que aparecieron como “NN” caídos en combate en Ocaña, reportados por el Ejército, y que estamos investigando. Mi experiencia de periodista me había enseñado que si hacíamos eso público podía surgir más información que nos ayudara a resolver semejante situación”, declaró Santos.

SEGUIR LEYENDO: