Video | “La violencia debe parar”: alcaldesa Claudia López presentó balance de los disturbios en Bogotá

La funcionaria condenó la espiral de violencia que se tomó a la capital: 30 civiles y 16 policías heridos, afectaciones a Transmilenio, y un ambiente caldeado a horas de las manifestaciones del Paro Nacional

30 heridos y 13 policías, daños en infraestructura y millones de pesos en pérdidas, en noche de disturbios en la capital

Como una noche “trágica y dolorosa”, la alcaldesa Claudia López entregó balance a la ciudadanía de la noche de disturbios que vivió la capital de la república.

Son 30 civiles y 16 policías heridos, 30 buses troncales vandalizados, 74 buses zonales atacados y 4 incinerados, además ocho estaciones de Transmilenio fueron atacadas.

Los daños a Transmilenio obligaron a la apertura del servicio a las 6:00 a.m., un hecho inédito en la operación de los articulados y que afectará la movilidad de más de dos millones de bogotanos durante este miércoles.

Policía es rescatado por manifestantes en medio de disturbios en el sur de Bogotá

El corolario de la noche de violencia en la capital fue el ataque al CAI de la Aurora, en la localidad de Usme, que escaló al punto de que vándalos intentaron quemar vivos a 10 policías, encerrados en la estación.

Este hecho motivó la condena de la alcaldesa, quien expresó su solidaridad a la Fuerza Pública en la sesión del Puesto de Mando Unificado:

El nivel de destrucción, de violencia, de ataque contra los ciudadanos, contra nuestros bienes públicos, contra nuestra Policía, es realmente insólito, lo que ocurrió con nuestros uniformados es inadmisible

La Policía Metropolitana agregó cifras al panorama de violencia en el que se sumergió Bogotá durante la noche del 4 de mayo: fueron 25 CAI afectados, de los cuales tres fueron incinerados, 19 vandalizados y tres más destruidos completamente.

En el momento de mayor tensión, la Policía despachó el Halcón a las localidades de Kennedy y Usme para colaborar en la logística a sus uniformados, lo que provocó rumores de que la ciudad estaba siendo militarizada, información desmentida por la alcaldesa y el secretario de gobierno de Bogotá.

En antesala a las movilizaciones, el descontento se tomó uno de los portales más grandes de la ciudad: hay heridos de ambas partes.

En cuanto a Transmilenio, los daños a articulados, estaciones y buses del SITP, afectaron la operación global del sistema, con un alcance de daño de aproximadamente un 60%.

El gerente, Felipe Ramírez, ratificó las cifras de la alcaldesa, pero advirtió que los números podrían variar en las próximas horas cuando se hagan las valoraciones respectivas por parte de sus empleados.

El sistema operará hasta las 3:00 p.m. debido a los daños infligidos a las estaciones y los articulados.

López, quien se percibió agotada en el video oficial en el que aparece rodeada por las autoridades civiles y policiales de Bogotá, imploró un cambio de actitud a los compatriotas en momentos de polarización como los que atraviesa el país:

Yo le ruego a Bogotá y a Colombia que paremos, que deliberemos y dialoguemos. Acabar con la ciudad o acabarnos entre nosotros, no puede ser una causa

Concluyó que, dadas las condiciones vistas en Bogotá en las últimas horas, ninguno de los convocantes a las marchas programadas cuenta con la capacidad para garantizar que las manifestaciones culminen pacíficamente.

Ante este escenario, la mandataria declaró que “entre más tensiones y choque haya con el ESMAD y la Policía, más riesgo hay de que pueda haber nuevos abusos o que la ciudadanía siga resultando herida”.

Vandalismo en Bogotá: URI Sevillana destruida 3
Vandalismo en Bogotá: URI Sevillana destruida 3

Bogotá es el último escenario de una escalada de vandalismo asociado a la inconformidad de distintos sectores sociales ante las políticas gubernamentales del presidente Iván Duque.

Pese a que éste retiró una Reforma Tributaria que motivó el rechazo de distintos partidos políticos, e incluso realizó un enroque ministerial luego de la renuncia del autor del proyecto, el exministro Alberto Carrasquilla, las tensiones suman una semana en Colombia.

SEGUIR LEYENDO: