De luto el Rock and Roll colombiano: falleció Morgan Blanco

Fue conocido por interpretar la primera pieza del género en el país y pionera en América del Sur, el clásico popular “Very Very Well”, interpretado miles de veces en el romancero nacional.

Muere leyenda acordeonera: Morgan Blanco
Muere leyenda acordeonera: Morgan Blanco

En el Caribe colombiano surgió la primera pieza de Rock and Roll del cono sur, a menos de dos años de su alumbramiento en los Estados Unidos.

Ocurrió en algún momento entre 1957 y 1958 con el tema Very very well.

No hubo guitarras estridentes o voces melódicas; la canción contó con una guacharaca, una guitarra rítmica, la voz de Carlos Román, y la digitación de Morgan Blanco, uno de los grandes acordeoneros de Colombia, fallecido por causas naturales en Barranquilla.

Morgan Blanco, o “Morguitan” para los del combo, nació en la capital del Caribe en el año de 1935, un 17 de septiembre, en el esplendor de la república liberal de Alfonso López Pumarejo.

Como rockero de ley, su estilo no estaba emparentado con los aires del Valle de Upar sino que era una mezcla de guaracha, salsa, cumbia y bolero, por lo que fue considerado como un rebelde, tanto en vida como ahora que su legado comienza a ser explorado por las multitudes.

“Morguitan” inició en la década de 1950 junto a otro titán del acordeón, además de multipremiado Rey Vallenato (tres ocasiones), Alfredo Gutiérrez, “el Monstruo”, cuya insolencia lo ha conducido a versionar el Very very well en cuanta tarima ha hecho presencia.

Autodidacta, recoge El Heraldo, de Barranquilla, sus primeros pasos de la siguiente forma: “Aprovechaba cuando su hermano, quien tenía un acordeón de dos hileras, salía a la calle para él ponerse a tocar. De manera empírica fue acostumbrando el oído hasta reproducir sonidos que con el paso de los años iban a revolucionar la música colombiana”.

De ese aprendizaje le quedó la versatilidad con la que se saltó, en su momento, el corsé del Valle de Upar, lo que le permitió brindar el sonido básico a su primer combo, conformado por su hermano Abel y Carlos García, el ‘Comecuero’.

Morgan Blanco, ícono del rocanroll colombiano falleció en Barranquilla
Morgan Blanco, ícono del rocanroll colombiano falleció en Barranquilla

Con ellos hasta 1956, cuando se cruzó en la calle con Carlos Román, la voz del primer Rock and Roll colombiano, el Very Very Well.

Román también tenía lo suyo: Cartagenero, expolicía, hizo parte de Los Vallenatos del Magdalena junto a su hermano Roberto y los hermanos Aníbal y Juan Velásquez. La dicha fue poca: Los Vallenatos del Magdalena se disolvieron en 1955 tras el fallecimiento de Roberto Román, pero fue la llegada de “Morguitan” lo que cambió todo para ambos.

El entendimiento entre ambos dio inicio a una relación fructífera que concluyó en el año de 1973, cuando murió Román. Pero su legado se cimentó en el año de 1958, después de dos años de ensayo, error y bohemia, que concluyeron en el Very Very Well.

Colombia tardó dos años en producir su primera versión del fenómeno al que dio luz Bill Halley & The Comets en el año de 1956 con Shake, rattle and roll. No se rompió todo, pero lo que hicieron “Morguitan” y Román se tomó por asalto, y sin permiso, las pistas de baile del país en ese año.

Jacobo Celnik, en su libro “Causa Nacional: Historia del Rock en Colombia”, recogió la declaración del manager Humberto Moreno, quien declaró la importancia de esta pieza, como el punto de partida del género: “Técnicamente fueron las primeras fusiones registradas en el país y el primer rock and roll con sello colombiano”. 

Era el comienzo del Frente Nacional, la alternancia política entre los dos grandes partidos colombianos que se extendió hasta 1974, y la composición de Blanco y Román sonaba en las radios, se distribuía en vinilos y comenzaba un camino turbio de fiestas nocturnas, alcohol y desmadre, muy rocanrol, muy colombiano.

Carátula de Morgan Blanco vs. Manuel Caraballo, un vis a vis de acordeones
Carátula de Morgan Blanco vs. Manuel Caraballo, un vis a vis de acordeones

La pieza saltó de las pistas al refranero popular, teniendo una resonancia aún mayor con la utilización de la frase en comedias costumbristas entre las décadas de 1970 y 1980, como “Yo y Tú”, “El Chinche”, “Romeo y buseta”, entre otras, que la utilizaron como reemplazo del modismo “Ok”.

Pero “Morguitan”no fue un “One hit-wonder”; de su autoría provienen ‘Negra, ron y velas’, ‘Los más lindo de la vida es la mujer’, ‘El pollerón’, ‘Carita pintá’, ‘No me vuelvo a enamorar’, ‘La mona’ y ‘A la mujer hay que darle confianza’, clásicos bailables que interpretó junto a La Sonora Vallenata, Los Raspacanilla de Carrizal, El Gran Combo de Morgan Blanco, Los Tigres y Los Viajeros, y que animó las fiestas en América Central y México, donde alcanzó figuración y, muy probablemente, emulación.

Retirado desde la década de 1980, disfrutaba de Barranquilla junto a su esposa Magally y sus hijos, quienes siguieron su vena de acordeoneros.

Paz en su tumba.

Disfrute algunos temas emblemáticos de Morgan Blanco:

Seguir leyendo:


MÁS LEIDAS AMÉRICA

MAS NOTICIAS