Tarjetas desinfectantes y collares con dióxido de cloro no son seguros para uso humano: Invima

La autoridad sanitaria advirtió de los riesgos que estos productos, comercializados como antídotos para combatir el Covid-19, constituyen para la salud.

Tarjetas desinfectantes y collares con dióxido de cloro fueron objeto de alerta por el Invima en Colombia
Tarjetas desinfectantes y collares con dióxido de cloro fueron objeto de alerta por el Invima en Colombia

Collares, tarjetas y accesorios comercializados bajo el nombre de “Santi Card”, “Virus Shut Out”, “Black Out” y “My Air Shield”, representan un riesgo para la salud de las personas dado que son producidos con base en dióxido de cloro, aseguró la entidad al emitir una alerta para prevenir una crisis de salud en los consumidores.

Así mismo, el Invima señaló que estos productos no cuentan con notificación sanitaria obligatoria, que es una licencia que salvaguarda tanto a los usuarios como a los productos.

Ligia Lorena Rodríguez, directora (e) de Cosméticos, Aseo, Plaguicidas y Productos de Higiene Doméstica del Invima, advirtió que “Estos productos son accesorios que se portan en el cuello o en las prendas de vestir y están impregnados por sustancias químicas como el dióxido de cloro. Estos proclaman desinfectar el ambiente y supuestamente generar un escudo protector contra virus, bacterias u otros microorganismos, pese a no contar con suficiente evidencia científica que los soporte”.

El riesgo de uso de estos accesorios implican una exposición directa del usuario con una alta cantidad de dióxido de cloro, lo cual podría provocar reacciones adversas, irritaciones y afecciones en el organismo, tales como: insuficiencia respiratoria, cambios en la actividad eléctrica del corazón, baja presión arterial, insuficiencia hepática aguda, conteo bajo de las células sanguíneas, vómitos y diarrea severa.

La autoridad sanitaria le recordó a la ciudadanía que este gas, de color amarillo o amarillo-rojizo, es fabricado únicamente para ser utilizado como desinfectante de superficies y en el tratamiento del agua.

El dióxido de cloro, uno de los productos comercializados como cura para combatir la covid-19, ha sido promovido por figuras como el expresidente norteamericano Donald Trump y, en Colombia, por la modelo y empresaria Natalia París, quien aseguró que era efectivo en el tratamiento contra el virus.

El polémico “remedio” de Natalia París

Foto: redes sociales
Foto: redes sociales

La modelo publicó a finales de enero un video corto en el que se le ve desempeñando su labor de DJ a bordo de un yate. “Un privadito entre amigos en el mar” fue la descripción que agregó la modelo para acompañar el clip.

Como era de esperar, tras evidenciarse en el video que ninguno de los asistentes tenía tapabocas, varios usuarios le preguntaron a la modelo cómo se estaban cuidando del coronavirus. La respuesta de Natalia París en un principio pareció hasta broma para los críticos, pero después de varios comentarios quedó claro que la modelo hablaba en serio y hasta recomendó dónde comprar el dichoso remedio sin pensar en la gravedad de sus palabras.

Según la modelo paisa, todos los asistentes a la fiesta privada tomaron dióxido de cloro, “el remedio que te salva de la vacuna”. El comentario de la empresaria como respuesta a sus críticos generó muchos más comentarios en su contra, muchos de ellos diciéndole que es una “irresponsabilidad” de su parte, compartir esa información como verdadera.

De hecho la Superindustria le ordenó a París dejar de promover el uso de dióxido de cloro y eliminar los comentarios de redes sociales. Igualmente, el Invima manifestó que lo que decía la modelo era totalmente falso.

Finalmente, el 29 de enero la paisa le hizo caso al llamado de la entidad y emitió un comunicado a través de Instagram aclarando lo sucedido. “Cabe anotar que solamente en una ocasión hice un comentario (no una publicación), sobre un post de un video publicado el día domingo 24 de enero del presente año, respondiéndole a uno de mis seguidores quien me preguntaba que porque en un yate donde nos encontrábamos ocho personas no teníamos tapabocas”, se lee en la publicación.

Natalia dice que su respuesta fue que habían ingerido dióxido de cloro y que invitó a esa seguidora a investigar, “ejercicio el cual yo realicé pero en medio de la tarea me encontré que el producto no tiene licencia sanitaria y autorización de venta”, afirmó.

<b>Seguir leyendo:</b>