Estudio evidencia que al 43 % de los colombianos les gustaría seguir trabajando desde casa

La regulación del trabajo en casa en Colombia depende de la aprobación en un debate en el Senado, pues la Cámara de Representantes le dio el visto bueno.

Imagen de archivo. A corte de diciembre de 2020, cerca de tres millones de colombianos laboraban bajo la modalidad de teletrabajo. Eduardo Parra - Europa Press
Imagen de archivo. A corte de diciembre de 2020, cerca de tres millones de colombianos laboraban bajo la modalidad de teletrabajo. Eduardo Parra - Europa Press

El trabajo en casa es uno de los temas que ha dado de qué hablar desde el comienzo de la segunda legislatura del Congreso de la República, luego de que el Ministerio de Trabajo radicara un proyecto de ley para regularlo, que fue aprobado por la Cámara de Representantes y está a la espera del visto bueno del Senado. Luego, pasará a sanción presidencial.

En ese contexto, las firmas Citrix y Onepoll elaboraron el estudio One Year On, en el cual encuestaron a 500 colombianos para que compartieran cómo les fue en el trabajo el último año, marcado por la coyuntura mundial del covid-19. Estas compañías, además, indagaron sobre su deseo de volver a la presencialidad laboral.

Uno de los hallazgos es que, el 43 por ciento de los encuestados manifestó su deseo de seguir trabajando a distancia, por lo menos bajo la modalidad de “alternancia”, que se comenzó a implementar en las instituciones educativas en Colombia.

Ahora bien, el modelo híbrido de trabajo que proponen el 43 por ciento de quienes participaron en el estudio estaría dispuesto a asumirlo el 68 por ciento de las empresas y colaboradores en el país encuestadas por Citrix y Onepoll .

El 45 por ciento de los usuarios que hicieron parte de One Year One manifestaron que, las dificultades para trabajar desde casa parten de la falta de tecnología, aplicaciones adecuadas y acceso a documentos y archivos. En cierta medida, es por esta razón que en el proyecto de ley radicado por el Mintrabajo contempla un subsidio de conexión a Internet.

El subsidio, de aprobarse en el Senado como se hizo en la Cámara, sería de $ 106.000 para quienes ganen entre uno y dos salarios mínimos legales mensuales.

De los encuestados, un 35 por ciento afirmó sentirse muy apoyado para mantener un equilibrio entre la vida laboral y familiar durante el trabajo en casa producto de la pandemia, cifra que evidencia una de las principales quejas de esta modalidad: existen compañías que sobrecargan a sus empleados con tareas que a veces toman más de las ocho horas laborales diarias, establecidas por ley.

Para solventar dicha problemática es que, en el proyecto de la ley que se está estudiando en el Congreso, se plantea la denominada “desconexión laboral”, en la que una vez cumplido el horario, el trabajador podrá no responder los llamadas a desempeñar tereas dispuestas por su jefe.

Aunque el 42 por ciento de quienes participaron en el análisis manifiestan que, si las compañías no ofrecen trabajos flexibles y a distancia van a perder algunos talentos, un 26 por ciento piensa que se continuará con el modelo que venía funcionando antes de la pandemia.

<b>Diferencias entre teletrabajo y trabajo en casa</b>

Para quienes se preguntan si el trabajo en casa es lo mismo que el teletrabajo, la respuesta es no; de ahí, la iniciativa de reglamentar el primero.

De acuerdo con el el ministro de Trabajo, Ángel Custodio Cabrera, “el teletrabajo es una figura que está estipulada en la ley, en la cual el empleador y el trabajador hacen un contrato diferente, en el que desde el comienzo el trabajador está en su casa y el empleador le pone todos los medios para que pueda trabajar desde allí”. Así lo informó en Caracol Radio.

Por el contrario, el “trabajo en casa es una medida que se tomó para mitigar la pandemia, donde el contrato no se modifica. En teletrabajo no hay horario, en trabajo en casa sí, se maneja el mismo que tenía en la oficina”, explicó Ángel Custodio Cabrera.

Bajo la regulación del trabajo en casa, por ejemplo, los jefes no podrán exigir a sus empleados que realicen labores por fuera de las ocho horas diarias, como sí puede ocurrir cuando hay un contrato laboral en el que se deja clara la figura del teletrabajo.

“La desconexión laboral es que yo cumplí mi horario laboral y chao, el empleador no debe enviar temas después de ese horario y esperar que el trabajador responda y ejecute a menos que se llegue a un acuerdo”, concluyó, ante el medio radial, el ministro de Trabajo.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR