El drama de una joven de 15 años en Soacha a quien le robaron el celular para hacerle ‘sextorsión’

Los delincuentes eran dos menores de edad y una mujer adulta que vivían en el mismo barrio que la joven.

(Foto: Shutterstock)
(Foto: Shutterstock)

El hurto de celulares es uno de los mayores delitos del que son víctimas los colombianos; sin embargo, algunos de los robos que sufren los ciudadanos no terminan ahí, pues los delincuentes aprovechan el contenido personal e importante que encuentran en los dispositivos para extorsionar a los dueños de estos.

Ese fue el caso de una joven de 15 años que vive en el municipio de Soacha, Cundinamarca. A mediados del mes de enero a la joven le robaron su celular cuando caminaba por una calle cercana a su vivienda, el robo fue cometido por varias personas que la amenazaron y huyeron del lugar, aunque la quinceañera creyera que perder su celular era una de las peores cosas que le podía pasar, no fue sino hasta que revisó sus redes sociales que entendió que la pesadilla empeoraba.

Los ladrones lograron acceder a todo el material de su dispositivo móvil, entre eso a videos sexuales de la menor, fotos íntimas y a sus redes sociales. No tardaron mucho en contactarla por medio de mensajes en redes, manifestándole toda la información que tenían sobre ella y amenazándola con publicarla o hacérsela llegar a su madre si ella no les pagaba cierta cantidad de dinero.

“¿Qué quiere que haga con todas esas fotos? Se las envío a su novio. Se las hago llegar a su mamá. Consígneme la plata para hoy o quiere quedar como un puto culo en el barrio y con su familia”, se leía en uno de los mensajes que recibió la joven de los delincuentes dedicados a la ‘sextorsión’, un delito que aumentó durante la pandemia y del que son víctimas hombres y mujeres que envían fotos o videos íntimos confiando en algún conocido o que pierden sus dispositivos.

La joven tenía en su celular algunas imágenes en ropa interior, así como un video íntimo, los cuales estaban siendo utilizados por los delincuentes para pedirle a la joven $80.000 pesos a cambio de no hacerlos públicos o enviárselos a su mamá. Ante el miedo por las amenazas y la vergüenza que sentía la joven porque sus imágenes se publicaran o llegaran a su madre, decidió responder el mensaje a los ladrones y pedirles un tiempo para conseguir el dinero que no tenía.

“Por favor no envíe nada por favor. Deme una esperita que no me han querido prestar la plata. Pero estoy mirando a ver si en Bogotá me la consigo, para que usted la recoja. No me vaya a perjudicar por favor. Yo estoy muy asustada porque no quiero que mamá vea esas fotos, se lo pido”, fue lo que la menor de edad manifestó a los delincuentes.

Sin embargo, la menor no consiguió el dinero y, ante el desespero por la situación, decidió contarle todo a su madre. Ambas, madre e hija, se dirigieron al Gaula de la Policía de Cundinamarca, donde denunciaron la extorsión que estaba sufriendo la menor de edad. Junto a los oficiales, la menor acordó un lugar de encuentro con una mujer, quien le había enviado los mensajes exigiéndole dinero, para la supuesta entrega del dinero.

Cuando la delincuente llegó al punto de encuentro fue capturada por la Policía en flagrancia. La sorpresa que se llevaron las autoridades es que, en el lugar, capturaron a tres personas, que eran los responsables de la extorsión y quienes habían robado a la menor, dos de ellos también menores de edad que trabajaban junto a la mujer. Los extorsionadores vivían en el mismo barrio que la joven, razón por la que les quedaba más fácil amenazarla.

En Colombia, durante la pandemia el delito de sextorsión se incrementó en un 76 % y los lugares en donde más se denuncian estos casos son Bogotá, Antioquia, Valle del Cauca y Cundinamarca.

MÁS SOBRE OTROS TEMAS: