Multan a sacerdote por hacer fiesta clandestina para celebrar su cumpleaños

Los hechos fueron en el municipio de Sabanalarga, Atlántico, donde los vecinos denunciaron el evento

Multan a sacerdote por fiesta clandestina en Atlántico/Twitter
Multan a sacerdote por fiesta clandestina en Atlántico/Twitter

El sacerdote Carlos de la Hoz, párroco de la iglesia católica la Divina Misericordia, ubicada en Sabanalarga, Atlántico, se reunió en la pasada tarde del domingo con algunos feligreses que le llevaron una torta y una papayera en su día. Sin embargo, la celebración terminó con un comparendo que lo notificaron el lunes 1 de febrero.

Al despacho de la parroquia llegó el comandante de la estación de policía, capitán Jesús Jaramillo, el personero municipal, Luis Fernando Moreno y el secretario del interior, Vicente Carlos Berdugo, para imponer la sanción.

De acuerdo a las autoridades la denuncia se llevó a cabo por ciudadanos que grabaron los hechos y de acuerdo a esto, las autoridades locales tomaron la decisión de imponer una sanción.

“Las autoridades de este municipio, en cabeza del secretario del interior, Vicente Carlos Berdugo, y la fuerza pública; ante la situación que fue denunciada, procedieron a inspeccionar el lugar donde se llevaba el festejo, minutos posteriores, pero se encontraron con que todo estaba en completa calma. Al margen de esta información, en el registro fílmico quedó consignado, algunos fundamentos que prueban que sí se registró, una aglomeración que violaba las medidas establecidas por el gobierno local. Lo que propició la imposición del comparendo”, manifestaron las autoridades mediante un comunicado.

Según el testimonio de los vecinos, el sacerdote se encontraba con unos conocidos la tarde del pasado domingo, por motivo de su cumpleaños.

De acuerdo a las declaraciones del capitán Jaramillo “Se hizo una verificación y había siete personas, no encontraron pruebas de botellas de licor, por lo que no se impusieron comparendo. Sin embargo, después nos enviaron evidencias de fotos y videos donde presuntamente estaban infringiendo la medida. En el registro se observa que hubo aglomeración que violaba las medidas”.

Ante medios radiales del Atlántico el sacerdote aseguró que los asistentes sí tenían tapabocas y que la celebración se realizó en un espacio abierto. También comentó que la grabación fue hecha por personas con las cuales la parroquia tiene un litigio por unos árboles que dividen los predios.

Las autoridades indicaron que el sacerdote puede apelar presentando pruebas y evidencias que demuestren que no faltó a las normas de bioseguridad.

Multas y sanciones por fiestas clandestinas

Las fiestas clandestinas han sido un tema importante en el país ya que en las grandes ciudades como Medellín, Bogotá, Cali entre otras, se han encontrado en promedio 1.000 o más fiestas los fines de semana. Y esto rompe las normas que se implementaron como parte del plan para contener el contagio del Covid-19. Como lo han explicado las autoridades, este tipo de eventos genera aglomeración y estas a su vez aumentan el riesgo de contagio para los asistentes.

El artículo 35 del Código de la Policía señala que los comportamientos que afectan las relaciones entre las personas y las autoridades, en este caso por la emergencia sanitaria, y el incumplimiento del toque de queda, el uso de tapabocas, sanciones por aglomeraciones, fiestas clandestinas y otras medidas extraordinarias. Las personas tendrán que pagar una multa de 32 salarios mínimos legales diarios, correspondería a 969.094 pesos.

Además, existen otras medidas como la participación en programas comunitarios o actividades pedagógicas de convivencia, la disolución de la reunión o actividad que involucra aglomeraciones de público no complejas, la expulsión de domicilio, la prohibición de ingreso a la actividad que involucra aglomeraciones de público complejas o no complejas, el decomiso de elementos, la amonestación, entre otras. Incluso, de forma más extrema hasta las personas que incumplan la norma podrían ir a la cárcel.


LEA TAMBIÉN