“Yo no sé si el carro la arrastró”: declaraciones de Mateo Reyes sobre la muerte de Ana María Castro

El joven que también acompañaba a Castro confirmó que se encontraba con ella dentro de la camioneta, pero dejó muchas dudas sobre cómo se dio la situación antes de que la joven falleciera.

Ana María Castro, de 21 años, falleció en horas de la madrugada del 5 de marzo de 2020 en hechos que son materia de investigación. Foto: archivo particular
Ana María Castro, de 21 años, falleció en horas de la madrugada del 5 de marzo de 2020 en hechos que son materia de investigación. Foto: archivo particular

La muerte de Ana María Castro ha generado indignación e inquietudes entre sus conocidos y los colombianos, pues, durante las últimas semanas, cada día se han conocido nuevos detalles sobre lo que sucedió en la noche del 5 de marzo de 2020 cuando la joven falleció después de una salida con amigos. Videos de cámara de seguridad y testimonios ante las autoridades apuntan cada vez más a que Castro fue víctima de feminicidio en hechos que están por aclararse.

El caso de Ana María Castro ya tiene a un hombre en prisión por su muerte, se trata de Julián Ortegón, y una orden de captura contra Paul Naranjo, otro de los presentes en los hechos y quien manejaba la camioneta de la que fue arrojada la joven. Sin embargo, dentro del caso también están Mateo Reyes y Paula Ramírez, amigos de la víctima que también departieron con ella en la noche del 4 de marzo y madrugada del día siguiente en un bar de la calle 116.

En las últimas horas, el testimonio de Mateo Reyes ante la Fiscalía se conoció en medios de comunicación. Según retrató Blu Radio, el joven dijo al ente investigador que Ana María Castro se habría bajado de la camioneta KIA negra y, aparentemente, el auto arrancó y ella se cayó a causa de esto, lo que le habría provocado el golpe en la cabeza.

El joven habría confirmado a la Fiscalía que él y Paula no conocían ni a Paul Naranjo ni a Julián Ortegón, amigos de Ana María, pero que después de beber whisky, aguardiente y cerveza en un bar del norte de Bogotá los amigos de Castro propusieron ir a la casa de “no sé quién”, dijo Reyes. Sin embargo, según han podido establecer los investigadores del caso, todos se dirigían a casa de Ortegón en el sector de Pontevedra.

Reyes manifestó a la Fiscalía que no tenía recuerdos claros sobre la salida del bar, debido a su estado de ebriedad, pero que, efectivamente, él también estaba en la camioneta junto a Ana María y vio cuando esta cayó en el suelo.

Cuando íbamos por la calle 80 con 69, por donde ocurrió el incidente, alguno de los amigos me dijo que yo no podía ir con ellos a la casa, entonces pararon, yo me bajé del carro y Ana se bajó detrás mío, yo me subo al andén y Ana se quedó hablando con los ocupantes del vehículo por la ventana, no sé si la delante o la de atrás, lo que sé es que Ana ya estaba abajo de la camioneta, escuché discutir a Ana con alguno de sus amigos y les preguntaba “por qué, por qué” y de un momento al otro el que iba manejando el carro arrancó y como Ana estaba recostada sobre la ventanilla no sé si fue que quedó enganchada en el auto y como arrancó tan rápido, Ana se cayó al piso y se golpeó la cabeza, yo no sé si el carro la arrastró, pero sí giró antes de caer por la fuerza del carro al arrancar. Yo me acerqué a Ana a verla y observé que estaba quieta y no se movía, entonces yo entré en shock y mi primera reacción fue tratar de parar algún vehículo para ver si alguno ayudaba a llevarla a una clínica”, detalló Mateo Reyes.

Entre la información que han podido recopilar las autoridades se ha establecido preliminarmente que el conductor de la camioneta notó por el espejo retrovisor que la joven y su acompañante inicial se estaban besando, este al parecer se disgustó y detuvo el vehículo para que se bajaran. Pero las autoridades han establecido que el amigo de la mujer habría sido sacado del carro, mientras que a Castro se presume que la arrojaron del mismo en la calle 80 con 69k. Ella en la caída recibió golpes traumáticos.

Continuando con su declaración, Mateo Reyes aseguró que él alertó a las autoridades. “Yo gritaba que llamaran a la Policía, que llamaran una ambulancia, yo logré llamar al 123 desde mi celular eso fue como a la 1:45 y a las 2:03, la verdad no tengo claro qué les dije, supongo que les dije lo que había pasado. Después de eso me sentía muy mal, como que me acuerdo que lloraba, pedí ayuda, llamé a mi novia, Valeria Velásquez, eso fue como a las 2:10 y le conté lo que había pasado y ella me dijo que ya iba para allá a ayudarme, cuando ella llegó ya estaba yo con la Policía, pero para ser sincero de ese momento no me acuerdo. Valeria me dijo que cuando ella llegó al sitio, a Ana ya se la habían llevado”, terminó el joven.

Según la Fiscalía, este testimonio sería uno de los más importantes para demostrar que Paul Naranjo y Julián Ortegón serían los presuntos responsables del asesinato de Ana María Castro.

Las inconsistencias en las declaraciones de Mateo Reyes

Según estableció la revista Semana, Mateo Reyes, aunque no tiene ningún requerimiento de las autoridades, es determinante en este caso no solo por ser quien iba junto a Ana María Castro cuando a ambos los bajaron de la camioneta, sino porque sus declaraciones sobre los hechos han cambiado a lo largo del caso.

El medio habló con Nidia Romero, madre de la joven fallecida, quien aunque tiene la recomendación de no dar muchos detalles sobre el caso mientras avanza la investigación sí aseguró al medio que Reyes, en un inicio, había dicho que él iba en otro vehículo y vio cuando arrojaron a Castro de la camioneta, luego confirmaría que él también estaba en el vehículo del amigo de Ana María. Esta situación se ha confirmado por las autoridades, pues Reyes quedó junto a la joven cuando está estaba en la calle 80 con carrera 69 en grave estado de salud.

De la Espriella Lawyers Enterprise es la firma de abogados que tiene el caso de Ana María Castro, Abelardo de la Espriella fue consultado por la revista. A Vicky en Semana el abogado se refirió al joven Mateo Reyes y aseguró que “está perfectamente documentando y establecido que el señor Mateo Reyes conocía a Ana María. A pesar de ello, él le mintió a la patrullera de la Policía Nacional que acudió a la 1:41 de la madrugada al lugar en el que la víctima fue encontrada. Según la declaración de la suboficial de la Policía, que para todos los efectos es la primera respondiente en este caso, tan pronto se hizo presente en el lugar de los hechos, el señor Mateo Reyes le aseguró no conocer a la joven brutalmente agredida. Se limitó a declarar que él se desplazaba en un vehículo cuando observó que una persona había sido arrojada desde una camioneta en movimiento y que se detuvo con el propósito de atenderla”.

De la Espriella aseguró que las autoridades avanzan en la investigación del caso que él asegura es un asesinato en el cual, por lo menos, Julián Ortegón y Paul Naranjo están muy involucrados según la firma de abogados.

MÁS SOBRE OTROS TEMAS: