Con presidente a bordo se firma acta de inicio para las obras del Metro de Bogotá

La megaobra iniciará su primera línea en el sur de la capital de la república.

Imagen descriptiva del Metro de Bogotá: en viaducto y de funcionamiento eléctrico. Cortesía Alcaldía Mayor de Bogotá, 2020
Imagen descriptiva del Metro de Bogotá: en viaducto y de funcionamiento eléctrico. Cortesía Alcaldía Mayor de Bogotá, 2020

En medio de las tensiones políticas con el Gobierno Nacional por el manejo dado a la Minga Indígena, el Presidente Iván Duque y la Alcaldesa Claudia López firmarán el acta de inicio del contrato de concesión para la primera línea del Metro de Bogotá (por sus siglas, PLMB) a las 8 de la mañana del 20 de octubre en lo que será la primera estación del sistema, ubicada en la localidad de Bosa, sector El Corzo, suroriente de la capital.

El evento protocolario contará con un recorrido pedagógico en el que Presidente y Alcaldesa, junto al gerente de la Empresa Metro, darán una actualización a la ciudadanía sobre el inicio de las obras del que es el proyecto crucial para el sector movilidad de la capital durante esta administración.

¿Quiénes operarán al Metro de la capital?

El consorcio ganador de la licitación efectuada en 2018, denominado “Metro 1” está conformado por dos empresas chinas responsables del diseño y la ejecución de obra, como lo son China Harbour Engineering Company Limited (Chec) y Xi’An Rail Transportation Group Company Limited; en apoyo a la ejecución, ambas cuentas con el respaldo de la brasilera CRRC Changchun Do Brasil Railway Equipamentos e Servicos, así como la filial española de la canadiense Bombardier. Este consorcio obtuvo la licitación con una calificación destacada de 100 sobre 100 en los requerimientos técnicos del pliego elaborado por la empresa Metro de Bogotá. Superó a Consorcio Metro de Bogotá, un consorcio formado por compañías españolas y mexicanas, que objetó la licitación sin obtener resultado favorable para su solicitud.

El metro de Bogotá será construido y operado por el consorcio ganador durante la vigencia de 20 años, luego de los cuales podría retornar al Distrito Capital o ser entregado para operación a través de la vía licitatoria. Sus características básicas son: tren de componente eléctrico, con procesos de automatización, altos estándares ambientales y desplazamiento en viaducto, por lo que éste no contará, al menos en esta etapa, con tramos subterráneos.

Proyección en maqueta 3D de estación de metro elevado para Bogotá. Cortesía Alcaldía Mayor de  Bogotá.
Proyección en maqueta 3D de estación de metro elevado para Bogotá. Cortesía Alcaldía Mayor de Bogotá.

El Metro: un compromiso con Bogotá

De acuerdo con cifras provistas por la administración distrital, el impacto del metro de Bogotá en la economía de la ciudad será determinante para su desarrollo. Estiman que la construcción de esta primera línea generará 60 mil empleos directos, mientras que la inversión estimada para construirlo alcanza los 60 billones de pesos.

Pese al retraso histórico en la construcción del metro, cuya iniciativa data de la década de 1940 del siglo anterior, la Empresa Metro de Bogotá garantiza que la entrega de la primera línea será en 2024. Esta línea, de acuerdo con la documentación oficial, contará con una extensión de 23.96 kilómetros de línea elevada que conectará el sur de Bogotá con dos puntos de movilidad: el primero, el regiotram, o la red de trenes del departamento de Cundinamarca, por el occidente; el segundo con las estaciones alimentadoras de Transmilenio en el centro de la capital. La intención del servicio es que hayan desplazamiento a lo largo y ancho del sistema de transporte integrado de la ciudad, de la que el futuro metro sería el proveedor general para los buses articulados, los trenes departamentales, y otras movilidades inscritas al sistema.

TransMilenio avenida Ciudad de Cali, uno de los medios utilizados por los capitalinos, será alimentado por el futuro Metro de Bogotá. Cortesía IDU: Instituto Desarrollo Urbano.
TransMilenio avenida Ciudad de Cali, uno de los medios utilizados por los capitalinos, será alimentado por el futuro Metro de Bogotá. Cortesía IDU: Instituto Desarrollo Urbano.

La megaobra, firmada durante la administración del anterior alcalde, Enrique Peñalosa, figura reconocida internacionalmente por urbanismo y movilidad en la capital, será decisiva para la transformación de Bogotá en los próximos 40 años. Motivo suficiente para que presidente y alcaldesa hagan una tregua en sus tensiones políticas de coyuntura.

Lea más

El metro que no lleva ni un metro: historia de un proyecto fantasma en Bogotá

Esta semana vence el plazo para declarar renta en Colombia

“Existe una vida después del cáncer”: Lorena Meritano

MAS NOTICIAS

Te Recomendamos