Juliana López tenía 22 años cuando fue capturada en China en 2015.
Juliana López tenía 22 años cuando fue capturada en China en 2015.

La modelo Juliana López pasó de presentar un programa musical regional en Colombia arreglar ventiladores en una cárcel de China. La vida le cambió a la modelo el 18 de julio de 2015, cuando decidió "hacer un favor a un amigo" y viajar a ese país con 610 gramos de cocaína entre sus objetos personales.

Juliana, jugadora de fútbol aficionado, tenía 22 años cuando fue detenida por la policía del aeropuerto de Guangzhou, China. Después de un control rutinario le hallaron la droga camuflada en un computador portátil. Ante el juez de ese país aceptó los cargos por tráfico de narcóticos y afirmó que lo hizo a solicitud de un amigo a quien llamó Sergio.

La joven, oriunda de Antioquia, era presentadora de un programa musical en un canal regional.
La joven, oriunda de Antioquia, era presentadora de un programa musical en un canal regional.

Por ese delito fue condenada a 15 años de prisión, de los cuales ha pagado cuatro. La vida de la joven y de su familia cambiaron en aquel momento. Su madre, Nubia Sarrazola, decidió dejarlo todo en Colombia para irse a vivir a China y poder estar cerca de su única hija; según detallaron familiares al diario El Tiempo.

Nubia llegó hace más de un año a China, llegó a la casa de una persona que le brindó ayuda hasta que pudo pagar por sus medios el arriendo de una casa. "Dio con un señor muy querido que la albergó en su casa, ella se quedó ahí por un año. Ahora paga su vivienda aparte, trabaja y le lleva una cuota mensual a Juliana", contó al medio nacional un familiar de la señora.

La modelo se dedica ahora a fabricar motores de ventilador para obtener dinero y comprar sus cosas en la cárcel.
La modelo se dedica ahora a fabricar motores de ventilador para obtener dinero y comprar sus cosas en la cárcel.

Por reglas de las autoridades chinas, Juliana solo puede recibir visita una vez al mes y por media hora. A veces logra que sea de una hora por buen comportamiento. Pese a ello, siempre la divide de su visita un grueso vidrio. Su madre siempre asiste a ella, sin importar que ni siquiera pueda tocarla.

Aunque su madre le lleva una mensualidad, Juliana debe costear todas sus cosas, que compra dentro de la misma prisión. Para ayudarse recibió talleres para construir motores de ventiladores y secadores, con ese trabajo de jornadas extenuantes logra sostenerse. En su tiempo libre, los domingos, estudia idiomas, inglés, francés y mandarín; detalla El Tiempo.

Por su trabajo y buen comportamiento, logró reducir su pena ocho meses. Según la nueva cuenta, podría salir en libertad el 17 de noviembre de 2029, a sus 36 años de edad. Aunque aspira hacerlo antes, incluso en junio de 2020.

La mamá de Juliana, Nubia, se fue a vivir a China para estar cerca de ella.
La mamá de Juliana, Nubia, se fue a vivir a China para estar cerca de ella.

"Por ley tiene derecho a aplicar a una reducción cada año y medio, y la reducción máxima puede ser de nueve meses (en cada periodo)", explicó a El Tiempo la Cancillería colombiana. Su madre aseguró que no volverán a Colombia, por temor a la seguridad de Juliana.

Nubia se ha convertido en un puente para las familias colombianas que tienen hijos presos en China, pues a través de ella les envían libros, dinero y otros regalos. Y es que en ese país hay 219 nacionales en prisión, 51 en la de Guangzhou, por delitos de narcotráfico, trata de personas, delitos migratorios y conducción temeraria; de acuerdo a datos de la Cancillería entregados al medio nacional.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: