El cubano Raúl Gutiérrez Sánchez, capturado el pasado 12 de marzo por supuestamente planear un atentado en la zona rosa de Bogotá.
El cubano Raúl Gutiérrez Sánchez, capturado el pasado 12 de marzo por supuestamente planear un atentado en la zona rosa de Bogotá.

Durante más de un año el cubano Raúl Gutiérrez Sánchez estuvo detenido por presuntos vínculos con terroristas islámicos. El pasado jueves Migración Colombia decidió expulsarlo del país y devolverlo a Cuba, pero el gobierno cubano lo devolvió a Bogotá tras negarle su ingreso a la isla.

Gutiérrez fue capturado el 12 de marzo de 2018 por planear un atentado a nombre del Estado Islámico en la zona rosa de Bogotá contra ciudadanos norteamericanos. Tiempo después, en entrevista con una emisora nacional, aseguró que no pertenecía a ISIS, aunque sí planeaba realizar atentados contra dirigentes políticos del país.

El excandidato presidencial de izquierda y actual senador de la República, Gustavo Petro. REUTERS
El excandidato presidencial de izquierda y actual senador de la República, Gustavo Petro. REUTERS

En diálogo con W Radio, el cubano dijo que atentaría contra el entonces candidato presidencial de izquierda, Gustavo Petro; contra el líder del partido FARC, Rodrigo Londoño, alias Timochenko; y contra la embajada de Cuba en Colombia. Y confesó que pertenecía a Movimiento Justiciero 51, una organización de extrema derecha conformado por exiliados cubanos y paramilitares de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC).

Las autoridades colombianas pudieron determinar que el cubano ingresó a Colombia desde la frontera con Venezuela, y creó un perfil en Telegram en el que se hacía pasar por yihadista con el objetivo de despistar los controles de la Policía y sacar dinero al grupo terrorista extremista.

Gutiérrez declaró que no pertenece a ISIS, sino a un grupo de extrema derecha conformado por paramilitares.
Gutiérrez declaró que no pertenece a ISIS, sino a un grupo de extrema derecha conformado por paramilitares.

"Soy un soldado. Respondo por los delitos que sean. No voy a entregar a nadie. No soy un sapo. Prefiero que me fusilen. A los que dicen que soy un loco, les pido que vayan a la Fiscalía en grupo y pidan mi liberación como loco, me harían un favor", expresó Gutiérrez en ese momento.

Un juez de Bogotá le concedió la libertad al declarar que nadie podía ser condenado por su manera de pensar o por sus publicaciones en redes sociales. Por eso, Migración Colombia decidió expulsarlo del país y regresarlo a Cuba, donde no fue admitido por las autoridades migratorias cubanas.

A través de un comunicado, Migración Colombia anunció que mientras se arregla el inconveniente Gutiérrez continuará bajo custodia en Bogotá. "El terrorismo no es un juego, es una amenaza global a la cual hacemos frente día a día", dijo Christian Krüger Sarmiento, director de Migración Colombia, cita El Nuevo Herald.

El cubano explicó a Noticias Caracol que al llegar a Cuba los agentes de Inmigración le indicaron que su situación estaba "bien" y que no querían "hacer un show mediático". Según El Nuevo Herald fue interrogado en una oficina del Ministerio del Interior, donde le dijeron que su ingreso fue ilegal y ponía en riesgo la seguridad de la isla.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: