El libro será lanzado en Colombia el 1 de mayo en la Feria Internacional del Libro de Bogotá 2019.
El libro será lanzado en Colombia el 1 de mayo en la Feria Internacional del Libro de Bogotá 2019.

El libro La batalla por la paz, del ex presidente Juan Manuel Santos, aún no ha sido lanzado en Colombia y ya generó una fuerte polémica entre sectores políticos del país, especialmente los vinculados al partido del actual presidente, el Centro Democrático, gran opositor del proceso de paz. En la publicación el ex mandatario cuenta detalles de lo que fueron las conversaciones con las FARC y de su relación con su antecesor y gran detractor Álvaro Uribe Vélez.

Por primera vez como ex presidente, Santos habla sobre lo que significó acabar con una guerra de más de 50 años con la que fuera la guerrilla más antigua de América, y de su enemistad con el hoy senador y fundador del Centro Democrático, Álvaro Uribe, con quien hizo equipo durante su gobierno como ministro de Defensa (2006 – 2009) y quien lo apoyó en su primera candidatura presidencial, aunque se distanciaron cuando iniciaron las conversaciones de paz.

"Yo no era parte del sanedrín del presidente Uribe, nunca lo fui. A mí me tenían mucho respeto, pero también me tenían mucha desconfianza", confesó Santos en entrevista con el diario El País, de España, donde hoy se hizo el lanzamiento del libro en la Casa de América. En él, se revelan detalles de reuniones con altos mandatarios y líderes políticos que tenían como objetivo lograr consensos sobre el acuerdo de paz con las FARC.

Los ex presidentes Álvaro Uribe y Juan Manuel Santos durante una reunión con el papa Francisco en el Vaticano, en 2016. (EFE)
Los ex presidentes Álvaro Uribe y Juan Manuel Santos durante una reunión con el papa Francisco en el Vaticano, en 2016. (EFE)

Fue justamente sobre una de esas reuniones, entre Santos, Uribe y el papa Francisco en la sede del Vaticano en 2016, la que más ha generado controversias en el país. El diario El Tiempo publicó el capítulo completo sobre el tema, titulado 'Una reunión muy peculiar', que fue el inicio de la polémica que no para en redes sociales porque deja mal parado al senador Uribe, como en varios sucesos más que aparecen en el libro.

"Uribe había organizado que lo esperaran los periodistas a la salida de la visita, y allí declaró que había expuesto con firmeza sus convicciones ante el Papa y que el presidente Santos no había cedido en su posición. Pero no se trataba de eso, no se trataba de convertir al Papa en un árbitro sobre las divergencias respecto al Acuerdo de Paz, sino de buscar un acercamiento hacia el futuro que disminuyera esa polarización que tanto daño le hace al país. Tristemente, ese encuentro tan singular, que hubiera podido ser de inmensa utilidad, fue un fracaso", dice textualmente el capítulo.

Ante las declaraciones, las redes sociales en Colombia se 'incendiaron' con el hashtag #Santostraidor, calificativo al que el mismo Santos hizo referencia en la entrevista con El País. "Esto del traidor fue una estrategia muy bien elaborada e implementada para minar mi liderazgo. (…) Porque traición, como digo en el libro, en el fondo no hubo ninguna, sino fue todo lo contrario. Estaba siendo consecuente con lo que se había querido hacer desde hace muchísimo tiempo", dijo.

Santos, además, asegura que el senador del Centro Democrático también quiso negociar con las FARC. "Uribe estuvo negociando con el ELN en Cuba. Por eso nadie entiende que después dijera que con terroristas no se puede negociar", expresó en el medio español. En la rueda de prensa de hoy, el exmandatario afirmó que se arrepiente de haber convocado un referéndum de la paz, en el que esperaba un apoyo mayoritario pero que finalmente ganó el 'No' a los acuerdos.

El diario español también resalta otra cita textual del libro que califica como la "más demoledora para Uribe": "El problema de los caudillos –ya lo anoté cuando hice referencia a la dictadura del general Gustavo Rojas Pinilla a mediados del siglo pasado– es que siempre terminan cayendo en la tentación de perpetuarse en el poder. De alguna manera comienzan a sentirse indispensables o hacen creer a la gente que lo son, y así se produce esa convicción mesiánica y antidemocrática de que solo una persona tiene la capacidad para dirigir las riendas del Estado".

Ante todas las declaraciones, el primero en exponer su rechazo fue el mismo senador Uribe, quien a través de su cuenta de Twitter insistió en llamar traidor a Santos por no haber cumplido lo que prometió en campaña cuando llegó a la Presidencia en 2010. "Santos tiene razón, el tema no fue propiamente traición que refiere a personas en particular, aunque ha sido su motor de vida, pero digamos que el tema fue engaño a millones a quienes nos prometió todo lo contrario de lo que hizo", dice el tweet.

Otras de las polémicas se generaron con la aseveración de que -según Santos-, la primera vez que se encontró con Uribe tras el plebiscito de la victoria del 'No', éste le pidió que no "persiguiera" más a Andrés Felipe Arias, quien fue su ministro de Agricultura y Desarrollo Rural, y que hoy está prófugo de la justicia colombiana que lo condenó por actos de corrupción cuando estaba a la cabeza de esa cartera.

Uribe afirmó que la primera vez que se reunió con Santos después del plebiscito fue en la Casa de Nariño, luego de él mismo solicitar el encuentro por teléfono. Y dijo que no mencionó al exministro Arias en esa ocasión.

La otra declaración controversial vincula al senador del Centro Democrático y exasesor presidencial de Uribe, José Obdulio Gaviria, sobre el que Santos narra en el libro que le pidió "que interceptara las comunicaciones de la senadora liberal –cercana a Hugo Chávez– Piedad Córdoba. Me negué rotundamente, le pedí que nunca me hiciera ese tipo de solicitudes, y jamás me volvió a repetir la petición. Tal vez fue por eso que usaron el DAS y no la inteligencia militar para las chuzadas que luego saldrían a la luz", escribió en el libro. Por supuesto, el uribista también rechazó esa información.

Pese a las críticas, el exmandatario que obtuvo el Nobel de Paz por el acuerdo firmado con las FARC, también recibió apoyo de otros sectores políticos. La representante del partido Alianza Verde, Katherine Miranda, dijo que su libro era importante para conocer las dificultades detrás del proceso y así tener razones para proteger los acuerdos. Y a su defensa también habló el exministro Juan Fernando Cristo.

La Batalla por la paz, de más de 500 páginas, será lanzado en Colombia el próximo primero de mayo, durante la Feria Internacional del Libro de Bogotá (Filbo), en una conferencia donde se espera que Juan Manuel Santos revele más detalles de las conversaciones de paz con la exguerrilla de las FARC en La Habana.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: