La cárcel La Tramacúa está bordeada por una pared de 50 metros de alto y 5 de ancho, enmallada
La cárcel La Tramacúa está bordeada por una pared de 50 metros de alto y 5 de ancho, enmallada

Asesinos seriales, violadores de niños, paramilitares, sicarios y narcotraficantes comparten el pabellón más temido por los criminales del país en la cárcel de máxima seguridad de Valledupar a la cual todos temen llegar. Se llama La Tramacúa, donde los reos más peligrosos viven bajo estrictas medidas y con menos libertades que otros.

El pabellón en cuestión está ubicado en la parte de atrás del centro penitenciario. Solo tiene 20 celdas y dos pasillos. Quienes las ocupan pasan encerrados 23 horas del día, en un espacio de dos metros de ancho por tres de fondo, donde tienen algunos libros de distracción; detalla El Tiempo.

Solo tienen una hora diaria de sol en las mañanas. Esa salida es entre 6:30 y 730 a.m. y a veces entre 9 y 10. Aunque al patio, rodeado de mallas y una pared de 50 metros de alto y 5 de ancho, casi que ni le entrar los rayos solares. Para ese tiempo cuentan con balones y pesas que ellos mismos han fabricado para su recreación. Pocas veces juegan entre ellos.

El violador serial de niños Luis Fernando Garavito, Rafael Uribe Noguera y el asesino serial conocido como el Monstruo de la soga.
El violador serial de niños Luis Fernando Garavito, Rafael Uribe Noguera y el asesino serial conocido como el Monstruo de la soga.

Las comidas son llevadas a sus celdas. Y una tienda móvil pasa por cada una vendiendo mecatos para el que quiera comprar. En los pasillos están distribuidos unos 10 televisores para que puedan ver desde detrás de los barrotes. Y cada tanto, un pastor o cura les habla desde el pasillo, donde deben pegarse en sus barrotes para escucha y rezar.

En esas condiciones todos se llevan bien, o saben que no tienen de otra, como comentó a El Tiempo un guardia. En ese edificio de dos pisos, la primera celda es del exempresario bogotano Rafael Uribe Noguera, condenado a 58 años de prisión por el secuestro, violación y tortura de Yuliana Samboní, de 7 años.

Le siguen sicarios como Alejandro Sandoval Argüello, exjefe principal de la banda 'Los Urabeños' en Norte de Santander; y Jhon Jairo Velásquez Vásquez, alias Popeye, servidor del capo Pablo Escobar.

Alias Popeye, uno de los principales sicarios del extinto narco Pablo Escobar.
Alias Popeye, uno de los principales sicarios del extinto narco Pablo Escobar.

También están exparamilitares de alto perfil y narcotraficantes, como algunos de 'La Oficina', que controla el mercado y, en general, la delincuencia en Medellín. Y otros más repudiados por Colombia como Javier Velasco, quien asesinó y empaló a Rosa Elvira Cely, crimen por el que se creó la ley del feminicidio.

Además de otros asesinos y violadores seriales como Luis Gregorio Ramírez Maestre, 'el asesino de la soga', que mató a 60 mototaxistas; Manuel Octavio Bermúdez Estrada, 'el monstruo de los cañaduzales', que mató a más de 30 niñas; el expolicía Levith Rúa, la 'Bestia del Matadero', que mató a una mujer y violó a otras más.

Y por supuesto está Luis Alfredo Garavito, 'La bestia', que violó y asesinó a más de 200 niños en todo el país, convirtiéndose en el mayor depredador infantil en la historia nacional. Quizás por eso es el único despreciado hasta por sus mismos compañeros de prisión. Cuenta El Tiempo que no toma la hora de sol diaria por miedo a poner en riesgo su integridad.

Se la pasa en su celda haciendo manillas, leyendo o escribiendo. Está ubicado en la última parte del pabellón, en lo más retirado a los otros cuartos, separado incluso por barrotes, lo que da la ilusión que tiene un espacio doble. Por precaución, tampoco sale a recibir atención médica, cuando es necesario se trasladan hasta donde está para ayudarlo.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: