El ministro peruano del Interior, Carlos Morán, defendió este miércoles la actuación de las autoridades en la detención que se iba a realizar al ex presidente peruano Alan García (2011-2016), quien murió en un hospital de Lima tras dispararse en la cabeza antes de que los agentes se lo llevaran.

Morán señaló que la detención fue ordenada por el juez José Luis Chávez, del Tercer Juzgado Nacional de Investigación Preparatoria, a petición del fiscal contra el lavado de activos José Domingo Pérez, quien está a cargo de la investigación.

El ministro, descartando acusaciones sobre irregularidades en el operativo, relató que la detención estuvo a cargo del fiscal Henry Amenábar y un grupo de agentes que se identificaron ante García y le informaron que iba a ser arrestado. El diálogo se produjo mientras los agentes estaban en el primer piso de la vivienda y el acusado estaba en la escalera que lleva a la segunda planta.

"El señor García Pérez, indicando que iba a hacer una llamada a su abogado, ingresó a su habitación y cerró la puerta. A los pocos minutos, se escuchó el disparo de un arma de fuego. La policía forzó el ingreso a la habitación y lo encontró en posición de sentado con una herida en la cabeza", detalló Morán.

Alan García nunca llegó a ser esposado ni encarcelado por sus presuntos delitos (Reuters)
Alan García nunca llegó a ser esposado ni encarcelado por sus presuntos delitos (Reuters)

El ministro explicó que el ex gobernante fue trasladado inmediatamente al Hospital Casimiro Ulloa, donde pocas horas después se confirmó que murió mientras era operado.

"La intervención de la Policía se ha apegado a protocolos establecidos, apoyada en una diligencia ordenada por un juez en el marco de un caso emblemático como es el de Odebrecht", comentó Morán.

Con ello el ministro del Interior quiso responder a las declaraciones realizadas por el secretario de Alan García, Ricardo Pinedo, quien cuestionó la actuación del fiscal durante la diligencia.

Pinedo afirmó que el fiscal no estaba debidamente identificado y que no quiso decir al mismo García que se trataba de una detención, por lo que el ex presidente se refugió en su habitación. Por su parte, un abogado de García confirmó que el disparo fue autoinfligido.

García era investigado por la Fiscalía por presuntamente haber recibido pagos ilícitos de la constructora brasileña Odebrecht por la construcción de la Línea 1 del Metro de Lima.

Los fiscales descubrieron que García realizó en 2012 una conferencia en Sao Paulo (Brasil) por la que cobró 100.000 dólares procedentes de la cuenta oculta de Odebrecht, la misma con la que la empresa pagó millonarios sobornos en una docena de países de Latinoamérica.

Asimismo, hallaron que su ex secretario Luis Nava y su hijo José Nava Mendiola y el ex vicepresidente de la petrolera estatal Petroperú recibieron sobornos de Odebrecht.

El caso Odebrecht tiene imputados en Perú a los ex presidentes Alejandro Toledo (2001-2006), Alan García (2006-2011), Ollanta Humala (2011-2016) y Pedro Pablo Kuczynski (2016-2018) por los sobornos que la constructora pagó entre 2005 y 2014.

También tiene en prisión a la líder opositora Keiko Fujimori por las donaciones irregulares que la compañía hizo a sus campañas electorales.

Con información de EFE

MÁS SOBRE ESTE TEMA: