Jair Bolsonaro (REUTERS/Ricardo Moraes)
Jair Bolsonaro (REUTERS/Ricardo Moraes)

"No hay razones para que el 'Trump tropical' interrumpa las relaciones con China". Así se titula el editorial del China Daily, el periódico dirigido por el Partido Comunista chino, tras el triunfo de Jair Bolsonaro en el ballotage en Brasil. Sin embargo, advierte de los riesgos que pueda haber si el flamante mandatario brasileño imita las políticas económicas de su par estadounidense.

El diario define al brasileño como el "Donald Trump tropical" y, al mismo tiempo, confía en que las relaciones comerciales con el gigante sudamericano seguirán siendo prósperas.

Con Jair Bolsonaro prometiendo cambios radicales, tanto en la política nacional como en la política exterior del país, ha habido cierta especulación sobre las perspectivas de las relaciones China-Brasil

"Con Jair Bolsonaro, presidente electo de Brasil, prometiendo cambios radicales, tanto en la política nacional como en la política exterior del país, ha habido cierta especulación sobre las perspectivas de las relaciones China-Brasil", comienza el texto.

"Y no solo las empresas chinas que operan en Brasil, sino también las autoridades de Beijing, preguntarán: ¿Hasta qué punto el próximo líder del país más grande de América Latina interrumpirá la relación China-Brasil?".

¿Hasta qué punto el próximo líder del país más grande de América Latina interrumpirá la relación China-Brasil?

El China Daily afirma que esa es una pregunta pertinente porque, "después de todo, Bolsonaro es retratado por algunos como un 'Trump tropical', un extremo derecho que no solo respalda la agenda nacionalista del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, sino que puede copiar una página del libro de jugadas de este último. Se comprometió a rechazar a las instituciones internacionales multilaterales a favor de los acuerdos bilaterales, y se comprometió a trasladar la embajada de Brasil en Israel a Jerusalén", detalla.

El presidente chino, Xi Jinping
El presidente chino, Xi Jinping

"Además, Bolsonaro sonaba menos que amistoso con China en la campaña electoral. Presentó a China como un depredador que busca dominar sectores clave de la economía brasileña. Por lo tanto, no es sorprendente que la gente se pregunte si Bolsonaro, como lo ha hecho el presidente de los Estados Unidos, asestará un golpe sustancial a la relación entre China y Brasil, que de otro modo sería próspera y mutuamente beneficiosa".

Bolsonaro presentó a China como un depredador que busca dominar sectores clave de la economía brasileña

El periódico subraya: "No somos creyentes de la suposición popular de que las promesas hechas en la campaña son solo para la campaña. O que Bolsonaro, el presidente, se comerá las palabras más extremas de Bolsonaro, el candidato".

Sin embargo, el diario del Partido Comunista chino no cae en el pesimismo absoluto: "Aún así, apreciamos la sincera esperanza de que cuando asuma el liderazgo de la octava economía más grande del mundo, Bolsonaro mirará de manera objetiva y racional el estado de las relaciones China-Brasil".

No somos creyentes de la suposición popular de que las promesas hechas en la campaña son solo para la campaña

"Porque entonces sería consciente de que China es el mercado de exportación más grande de su país y la fuente número 1 de excedentes comerciales. Más importante aún, las dos economías son verdaderamente mutuamente complementarias y difícilmente competidoras", destaca.

Y concluye: "Si bien Bolsonaro pudo haber emulado al presidente de los Estados Unidos al ser franco e indignante para captar la imaginación de los votantes, no hay razón para que copie las políticas comerciales de Trump, como han señalado muchos de sus partidarios".

MÁS SOBRE ESTE TEMA: