16-year-old Swedish Climate activist Greta Thunberg speaks at the 2019 United Nations Climate Action Summit at U.N. headquarters in New York City, New York, U.S., September 23, 2019. REUTERS/Lucas Jackson
16-year-old Swedish Climate activist Greta Thunberg speaks at the 2019 United Nations Climate Action Summit at U.N. headquarters in New York City, New York, U.S., September 23, 2019. REUTERS/Lucas Jackson

La joven activista sueca Greta Thunberg hizo suya la ironía del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, y cambió su perfil de Twitter para definirse como una “una joven muy feliz mirando hacia un futuro brillante y maravilloso”.

El lunes por la noche, el mandatario estadounidense había reaccionado al apasionado discurso ante la ONU de la activista de 16 años con un mensaje en Twitter con un tono burlón, lo que el martes provocó una controversia debido que el tono de la joven había sido duro, sus ojos habían estado llorosos, y había estado plagado de duros mensajes dirigidos a los políticos.

Efectivamente, horas después de que Thunberg mostrara su enfado con los líderes mundiales durante la Cumbre para la Acción Climática de la ONU, Trump recurrió a Twitter para citar un mensaje en esta red sobre la rabia que mostró la joven sueca en su discurso y escribir un comentario aparentemente sarcástico.

“Parece que es una niña muy feliz, entusiasmada por un futuro brillante y maravilloso. ¡Qué bonito verla!”, tuiteó el mandatario.

El mensaje motivó comentarios de rechazo en Twitter, donde algunos recordaron que, durante su campaña electoral en 2016, el presidente también se burló de un periodista discapacitado.

El tuit de Trump se produjo poco después de que en su cadena de televisión favorita, Fox News, el presentador Michael Knowles criticara también a Thunberg de forma aún más directa, al afirmar que es “una niña sueca mentalmente enferma de la que se están aprovechando sus padres y la izquierda internacional”.

Greta Thunberg no ha entrado muy directamente al trapo pero en su cuenta de Twitter, en donde se presenta su perfil, se ha acogido a las ironías de Trump para definirse como “una joven muy feliz mirando hacia un futuro brillante y maravilloso”.

Greta y Trump se cruzaron ayer en el vestíbulo de acceso a la ONU y se pudo ver la cara de enojo de la activista en el momento en el que el presidente de EEUU se dirigía brevemente a los periodistas allí presentes.

El apasionado discurso de la adolescente de 16 años fue el momento determinante de la cumbre, convocada por el jefe de la ONU, Antonio Guterres, para revigorizar el Acuerdo de París sobre el clima. “Han robado mis sueños y mi niñez con sus palabras huecas (...) Estamos en el comienzo de una extinción masiva, y de lo único que ustedes pueden hablar es de dinero y cuentos de hadas de crecimiento económico eterno. ¿Cómo se atreven?”, fue uno de los pasajes más impactantes.

Pero su conmovedor discurso, además de inspirar a millones, fue motivo de burla para miles de personas en las redes sociales. La mayoría la atacaba por tener Asperger. La joven fue diagnosticada a los 12 años y lo que para ella es un “superpoder”, para muchos es motivo para discriminarla.

Trump, que no tenía previsto asistir a la cumbre, hizo una aparición sorpresa, y se sentó unos minutos en la gran sala de la Asamblea General para escuchar los discursos de la canciller alemana, Angela Merkel, y del primer ministro indio, Narendra Modi, a quien aplaudió. En cuanto a la cumbre sobre el clima, comentó a los periodistas mientras salía: “Creo firmemente en el aire y agua limpia, y todos los países deberían reunirse y hacer eso, y deberían hacerlo por sí mismos. Es muy, muy importante”.

U.S. President Donald Trump addresses the 74th session of the United Nations General Assembly at U.N. headquarters in New York City, New York, U.S., September 24, 2019. REUTERS/Carlo Allegri
U.S. President Donald Trump addresses the 74th session of the United Nations General Assembly at U.N. headquarters in New York City, New York, U.S., September 24, 2019. REUTERS/Carlo Allegri

Thunberg lidera hace meses una nueva ola de activismo por el cambio climático a través de unas huelgas escolares semanales llamadas “Viernes para el Futuro”, que comenzaron con sus protestas solitarias afuera del Parlamento sueco.

Con información de EFE

MÁS SOBRE ESTE TEMA: