Guanajuato es visitada por su impresionante arquitectura y por sus coloridas calles (Getty)
Guanajuato es visitada por su impresionante arquitectura y por sus coloridas calles (Getty)

La ciudad de Guanajuato fue una de las más importantes durante el Virreinato y jugó un papel de gran trascendencia en la Guerra de Independencia de México. En la actualidad, esta ciudad conserva su gran acervo cultural e histórico y atrae inmediatamente a cualquier viajero.

La capital del estado es visitada por su impresionante arquitectura, por sus coloridas calles, por el Festival Internacional Cervantino, el Teatro Juárez, el Mirador del Monumento al Pípila y por un ícono de la historia del país: la Alhóndiga de Granaditas. 

Sin embargo, hay muchos rincones que sin duda pueden atraer a muchos visitantes. A continuación, ocho atractivos para no perderse: 

1.- Caminar por sus pintorescas calles 

Casas coloridas de Guanajuato en México (Getty)
Casas coloridas de Guanajuato en México (Getty)

La ciudad de Guanajuato es una de las más pintorescas y está repleta de historia. Disfrutar del centro histórico con sus templos y casonas, las minas de los alrededores, las plazas y de túneles que incluso comenzaron a ser perforados a finales del siglo XIX es una actividad mejor realizada a pie. Se puede explorar cada rincón, caminar por sus calles y disfrutar de la típica arquitectura de la ciudad.

2.- Museo de la Alhóndiga de Granaditas (Museo Regional de Guanajuato)

Este inmueble, que comenzó a construirse en 1796, es uno de los íconos más representativos del inicio de la lucha por la Independencia de México. Originalmente iba a funcionar como un almacén y lugar para venta de granos, pero ocho meses después comenzó la Independencia por lo que sirvió de refugio para los defensores del régimen virreinal. En la actualidad, funciona como museo con un acervo de 9.275 objetos de gran valor histórico y cultural y es uno de los primeros edificios neoclásicos en México, además de que destaca por su sobriedad y elegancia.

3.- Teatro Juárez

El Teatro Juárez fue construido entre 1873 y 1903 (Getty)
El Teatro Juárez fue construido entre 1873 y 1903 (Getty)

El hermoso Teatro Juárez, uno de los más lindos de México, fue construido entre 1873 y 1903 e inaugurado por el entonces presidente Porfirio Díaz. En la parte alta de este recinto se pueden ver nueve estatuas de bronce que representan a otras tantas musas de la mitología griega. El pórtico tiene un estilo dórico romano y en su interior se encuentra un salón estilo Art Nouveau, todo ello, reflejo del eclecticismo de la época.

4.- Callejón del beso

Este callejón es sin duda uno de los lugares más visitados. Sus dos balcones separados por apenas 68 centímetros son el marco perfecto para las millones de fotos que visitantes de todo el mundo han tomado en este rincón de la ciudad, "instagramero" por definición. La leyenda cuenta que una pareja solía encontrarse para darse un beso de balcón a balcón, por lo que la tradición dicta que si uno va con la pareja, debe darse un beso en el tercer escalón.

5.- Funicular Panorámico

A post shared by Lyz Liiz (@lyzliiz) on

Tomar el funicular es una excelente forma para conocer la ciudad con una vista panorámica. Además, se puede usar como medio de transporte para llegar a otro de los atractivos de la ciudad: el monumento al Pípila. 

6.- Monumento al Pípila

La enorme estatua, creada a base de cantera rosa e inaugurada en 1939, también sirve como un mirador de 360 grados que permite admirar la belleza de la ciudad tanto de día como de noche. El momento ideal de la visita es el atardecer.

7.- Mercado Hidalgo

Fue inaugurado en 1910 por el entonces presidente Porfirio Díaz, aunque en un principio estaba planeado para ser una estación de tren. Es el mercado más importante de la ciudad y uno de sus puntos emblemáticos.

8.- Basílica Colegiata de Nuestra Señora de Guanajuato

 
La fantástica Basílica Colegiata de Nuestra Señora de Guanajuato (Getty)
La fantástica Basílica Colegiata de Nuestra Señora de Guanajuato (Getty)

Esta emblemática construcción se comenzó a edificar en 1671 y fue concluida 25 años después. El recinto de estilo barroco resguarda en su interior una virgen donada por el Rey Carlos I y su hijo Felipe II en 1557.

SEGUÍ LEYENDO