Un viaje a México DF no está completo sin un tour gastronómico por su extensa oferta de comida callejera. La lista de snacks callejeros es larga y es tan amplia como para saciar todos los gustos, desde chapulines, patitas de pollo, carretillas llenas de nueces y golosinas, hasta gelatinas y churros. Bocados imperdibles que para comer en el mismo local, de parados, sentados en las veredas o en el camino

Elotes

Las grandes cazuelas donde se cocinan decenas de mazorcas son un clásico de la comida callejera en México
Las grandes cazuelas donde se cocinan decenas de mazorcas son un clásico de la comida callejera en México

Las grandes cazuelas donde se cocinan decenas de mazorcas son un clásico de la comida callejera en México. No es para nada difícil encontrar un puesto de elotes a cualquier hora del día y disfrutar de los pequeños granos de maíz que explotan en cada mordida fusionándose con el sabor de la mayonesa y el queso rallado.

Gomitas

Un viaje a México DF no está completo sin un tour gastronómico por su extensa oferta de comida callejera
Un viaje a México DF no está completo sin un tour gastronómico por su extensa oferta de comida callejera

En forma de frutas, gusanos, pequeñas botellas de refresco, enchiladas , ácidas y de todos los colores, las gomitas son el dulce de bolsillo para saciar cualquier antojo azucarado y una clara herencia europea.

Cueritos

Los cueritos tienen un gran atractivo de la street food local
Los cueritos tienen un gran atractivo de la street food local

Los cueritos tienen un gran atractivo. Por sí solos no son un manjar, pero bien servidos sobre chicharrón cubiertos de queso y crema con unas gotitas de salsa Valentina convierten a este snack callejero en uno de los mejores.

Jicaletas

Una rebanada de jícama clavada en un palito de madera, cubierta de chile en polvo y mucho chamoy.
Una rebanada de jícama clavada en un palito de madera, cubierta de chile en polvo y mucho chamoy.

Probablemente una de las paletas más saludables que venden en las calles y fuera de las escuelas: se trata de una rebanada de jícama clavada en un palito de madera, cubierta de chile en polvo y mucho chamoy.

Dorilocos

Los Dorilocos son un claro ejemplo de que la imaginación de los mexicanos convierte a todo en un manjar
Los Dorilocos son un claro ejemplo de que la imaginación de los mexicanos convierte a todo en un manjar

Los Dorilocos son un claro ejemplo de que la imaginación de los mexicanos convierte a todo en un manjar. Se bañan las papitas en salsa, y el limón nunca es suficiente. Después, es necesario agregarle zanahoria, pepino y jícama rallada para darle frescura y equilibrar la comida chatarra con elementos saludables. Y ,para darle a la mezcla una textura aún más crujiente, le agregan un puñado de mani para obtener el crunch perfecto. Y las tiritas de cueritos de cerdo son un must.

Chicharrones y papitas

Los carritos de aluminio blanco con cristal son un clásico de la Ciudad de México
Los carritos de aluminio blanco con cristal son un clásico de la Ciudad de México

Los carritos de aluminio blanco con cristal son un clásico de la Ciudad de México. No hay plaza, iglesia o esquina sin ellos. Papas fritas, chicharrones de cerdo o frituras de harina hay a cualquier hora, todas estas frituras son el snack salado con más demanda en las calles.

Mangos con chamoy

La comida callejera en México es una delicia
La comida callejera en México es una delicia

Antes, los carritos vendiendo mango en la temporada de finales de primavera y verano eran difíciles de encontrar. Ahora es fácil conseguirlos casi todo el año y en la mayoría de los puestos callejeros donde se vende fruta.

LEA MÁS: