Alejandro Melamed: Hacer vs Ser digital - #Informe

La realidad es ineludible; la tendencia, inevitable. La tecnología y la informática son las áreas de mayor crecimiento y, por ende, las demandas laborales para el sector son cada vez mayores, con una variedad de tareas que se va incrementando con el paso de los años. Tanto que incluso varios análisis prevén que los niños trabajarán en empleos que aún no fueron inventados.

Lo cierto es que el avance de la tecnología exige cada vez más que las empresas se transformen, se vuelvan más ágiles y adaptativas, donde la clave para llevar adelante el cambio es el factor humano. La transformación digital es un proceso de cambio cultural, cambio tecnológico y cambio de modelos de negocios que mejora los costos, la eficiencia y requiera de nuevas habilidades para lograr lo deseado.

Sin embargo, escuchamos permanentemente hablar de la transformación digital pero, ¿sabemos realmente de qué se trata?

Hay que entender a la transformación digital como una profunda transformación de los modelos de negocios, sus procesos, sus competencias y capacidades a partir de la emergencia de nuevas tecnologías que aceleran su impacto en cada una de sus facetas. Ello demanda desarrollar recursos de las organizaciones, en sus líderes así como en sus colaboradores para adaptarse, reinventarse y generar propuestas superadoras.

Shutterstock
Shutterstock

En esta dirección, es importante señalar la distinción entre dos ideas similares que, sin embargo, son bien diferentes: el hacer digital y el ser digital. La primera de ellas está asociada con adquirir tecnología, equiparse con la mayor cantidad de dispositivos, entre otros. La segunda, el ser digital, implica una actitud, una mentalidad, así como una forma de pensar y actuar. Y es tal vez en este aspecto donde todos debemos centrar nuestros esfuerzos.

Y es que para que esto suceda de forma positiva, las empresas tienen que formar equipos con talentos flexibles, diversos y muy actualizados tecnológicamente. El pilar es el trabajo en equipo, la generosidad para compartir conocimientos, los roles y agilidad frente al cambio. En este contexto, es necesario acompañar esta transformación, comprendiendo profundamente los diferentes perfiles demandados y actuar con coherencia y consistencia.

Shutterstock
Shutterstock

Entre las características que distinguen a las organizaciones que son digitales, auténticamente podemos encontrar una cultura identitaria fuerte que se transmite en acciones concretas con un liderazgo más distribuido y con menos jerarquías. La colaboración que está presente en cada actividad e impulsan el asumir riesgos a partir de la experimentación.

Es vital focalizar las energías en los dos clientes más importantes: el interno y el externo. Porque ser digital implica un modo de pensar que se traduce en un modo de actuar, no simplemente en invertir en nuevas tecnologías. Y lo que hasta poco era una posibilidad hoy se ha convertido en una necesidad imperiosa para sostenerse en el mercado, sobrevivir y trascender.

*Alejandro Melamed es doctor en Ciencias Económicas (UBA), speaker internacional y consultor disruptivo. Autor de varios libros entre ellos Diseña tu cambio (2019) y El futuro del trabajo y el trabajo del futuro (2017).

SEGUÍ LEYENDO