Los 30 años, una década que marca un cambio en el guardarropa masculino y en las claves de cuidado personal (Getty Images)
Los 30 años, una década que marca un cambio en el guardarropa masculino y en las claves de cuidado personal (Getty Images)

Para muchos hombres, cumplir 30 años implica un cambio en muchos aspectos de su vida personal y profesional. El estilo de vestir, el look y la actitud también son cuestiones a tener en cuenta en esa transformación.

Es así que para muchos, la imagen personal, en especial en el ambiente  laboral, cobra relevancia. Por lo tanto, el guardarropa masculino debe cumplir con los requisitos necesarios para dejar de lado los relajados 20 y celebrar la (cierta) madurez que exigen los 30.

Así como algunas mujeres tienen su guardarropa preparado para los distintos momentos de la vida, los hombres deben saber organizar y administrar sus outfits. Infobae consultó a  Adrián Centi -barbero de The Barber Job-, María Gabriela Gurmandi -asesora de imagen- y Alejandra Josovic -la "gurú del placard"- sobre cuáles son los cambios básicos y esenciales de esa edad, los 30.

Un guardarropa de un  hombre de 20 años no es el mismo que el de uno de 30. El hombre comienza a tener otras preocupaciones y debe empezar a cambiar el estilo de vestir (Getty Images)
Un guardarropa de un  hombre de 20 años no es el mismo que el de uno de 30. El hombre comienza a tener otras preocupaciones y debe empezar a cambiar el estilo de vestir (Getty Images)

"El cambio de los 20 a los 30 es muy importante. A los 20 es una etapa lúdica y de experimentación con prendas, estilos y looks. Se encuentran muy atentos a las tendencias. A los 30 es una etapa de más consolidación en la carrera o el trabajo", compartió María Gabriela Gurmandi. 

Prendas para guardar y prendas para reemplazar

El cambio de década lleva a buscar en la persona la definición de un nuevo  look en materia de indumentaria. Se debe lograr un estilo más adulto pero sin dejar de ser moderno.  

"El guardarropa debe estar siempre impecable y vestir correctamente para cada ocasión. Tener prendas básicas para ir armando el 'fondo de placard' es fundamental y hay que comenzar a invertir inteligentemente. Menos prendas y de mejor calidad, sobre todo para el ámbito laboral", recomendó la asesora Gurmandi.  

Camisas planchadas y colgadas en perchas. Ordenadas por color y diseños para lograr identificar más rápido cual se desea usar (Getty Images)
Camisas planchadas y colgadas en perchas. Ordenadas por color y diseños para lograr identificar más rápido cual se desea usar (Getty Images)

¿Qué no debe faltar?  

– Trajes: negro, azul oscuro y gris

– Camisas blancas, negras, celestes

– Jeans de diferentes lavados, oscuro e intermedio

– Blazer y sacos

– Chaquetas de cuero

Existen en el mercado contenedores especiales para corbatas para guardar en los cajones. Otro es el corbatero para colgarlas y que estén estiradas (Getty Images)
Existen en el mercado contenedores especiales para corbatas para guardar en los cajones. Otro es el corbatero para colgarlas y que estén estiradas (Getty Images)

– Remeras básicas

– Un buen abrigo

– Zapatos y accesorios. Pocos, de colores básicos, pero de buena calidad

"No hace falta deshacerse de todo el guardarropa que teníamos a los 20, pero sí empezar a combinar diferente para lograr un mejor resultado", concluyó la asesora de imagen.

El orden del guardarropa 

No es tarea fácil reorganizar el guardarropa en momentos de cambio de una edad a la otra. "Como objetivo fundamental, el guardarropa debe ir evolucionando al mismo tiempo que nosotros. La ropa también tiene que acompañar en los cambios de la edad. De estudiar pasás a vestir más informal y tener que cuidar más de la imagen", compartió la "gurú del orden" Alejandra Josovic.

Mantener el orden del guardarropa permite ver qué ropa hay de más y qué falta (Getty Images)
Mantener el orden del guardarropa permite ver qué ropa hay de más y qué falta (Getty Images)

Como toda experta en organización, Josovic recomienda dejar al alcance y a la vista todo lo que se usa y no en contenedores o cajas. Guardar la ropa de alto invierno o alto verano -según la temporada- y es clave ordenar por tipo de prenda, separar lo que va colgado de lo que va doblado.

Camisas, pantalones, sacos, remeras, zapatos y accesorios, todo ordenado en el guardarropa
Camisas, pantalones, sacos, remeras, zapatos y accesorios, todo ordenado en el guardarropa

Recomendaciones básicas

¿Qué va doblado? Jeans, remeras, sweaters y ropa deportiva.

¿Qúe va en cajones o contenedores? Ropa interior, medias, pijamas y accesorios.

¿Qué va colgado? Trajes, abrigos, camisas y pantalones de vestir.

¿Y los zapatos? Lo ideal es que no estén dentro de las cajas y ordenarlos por categorías. De vestir, sport y zapatillas.

"No se debe acumular ropa. Lo que no se usó la temporada pasada (invierno por ejemplo) este invierno no lo vas a volver a usar. La ropa "por las dudas" tampoco debe permanecer en el guardarropa y tampoco las prendas que no sean del talle actual", agregó Josovic.

El cuidado estético de la barba  

Rasuradora, tijera y navaja, los principales instrumentos que utilizan los barberos (Getty Images)
Rasuradora, tijera y navaja, los principales instrumentos que utilizan los barberos (Getty Images)

La barba cumple una función muy importante en el rostro. Determina la personalidad y la prolijidad del hombre. Muchos prefieren ser "tradicionales" y solamente afeitarse, mientras que otros recurren a barberías para lograr un diseño y forma novedosa.

Hay un renovado furor por el espacio dedicado al público masculino, y los instrumentos de trabajo son los mismos que los de décadas atrás: navajas y tijeras. A su vez también utilizan la maquinita o rasuradoras para clientes con pieles sensibles.

El primer paso de todo barbero es analizar el tipo de barba, la piel y el formato de su rostro (Getty Images)
El primer paso de todo barbero es analizar el tipo de barba, la piel y el formato de su rostro (Getty Images)

"Las barbas que más hacemos son las esfumadas en la parte de las patillas y bien delineadas en los contornos. Recomendamos que vengan cada 15 o 20 días para mantener una barba prolija y en buen estado. Para un buen cuidado, lo ideal es utilizar un jabón especial para barbas para un buen lavado dos veces al día, aplicar dos o tres gotas de aceite en la piel debajo de la barba para mantenerla hidratada y algún bálsamo para moldearla y darle brillo", aconsejó Adrián Centi.

SEGUÍ LEYENDO