La diseñadora Amelia Saban lleva tres décadas vistiendo a las mujeres más poderosas de la Argentina (Agustín Marcarian)
La diseñadora Amelia Saban lleva tres décadas vistiendo a las mujeres más poderosas de la Argentina (Agustín Marcarian)

Cada dos meses Amelia Saban viaja a Europa en busca de géneros que luego dan vida a sus icónicos diseños. Hace 20 años que visita las mismas fábricas textiles donde adquieren sus telas firmas que imponen tendencia como Chanel, Prada y Gucci. "A mí me apasiona el tratamiento textil. Disfruto más del proceso de la búsqueda que la confección en sí", explicó a Infobae la diseñadora creadora de la boutique más chic de Buenos Aires: Ménage a Trois.

Heredó de sus padres -fabricantes textiles- el culto por los tejidos nobles, las sedas europeas, los encajes francés, el bordado a mano y las gasas teñidas.

Hoy, situada en la avenida más glamorosa del país, Alvear, se encarga de vestuario de las mujeres más importantes de la Argentina, entre ellas la primera dama Juliana Awada.

-¿Cómo es diseñar un outfit completo para una primera dama?

-Hace años que lo hago, pero con Juliana es diferente. Es un placer, entiende la moda como pocas mujeres, es muy fashionista. Le presentás una tendencia y rápidamente lo sabe lucir. Su personalidad fresca, su belleza natural hace que todo se destaque. Juliana es una persona intuitiva y nos representa maravillosamente bien y sabe ocupar su lugar. Sacarla de su estilo no es positivo.

“Juliana no tiene, ni necesita estilista, es ella misma”, resaltó Saban

Para Saban, Awada, con su manera de vestir, transmite un mensaje trascendental. "Las personas importantes van cambiando la historia de moda y sostengo que actualmente las referentes como Máxima Zorreguieta, Letizia de Ortiz y Kate Middleton están redefiniendo los estereotipos, repitiendo vestuarios, apoyando el diseño nacional, luciendo piezas low cost, una libertad absoluta. Una línea que sigue la primera dama", detalló la diseñadora argentina.

"Conozco muy bien en protocolo. Hay países más exigentes que otros, pero la tendencia en apunta a bajar el perfil", de esta manera, la esposa de Mauricio Macri lo lleva al pie de la letra. "Cuando la critican es porque no perciben la tendencia global. Hubo un cambio de 180 grados en su vestuario para el extranjero de una manera y para la Argentina de otra", explicó Saban.

Juliana Awada deslumbró en el G20 con una pieza de la colección de verano de Menage a Trois , tres meses antes de estrenarse en Buenos Aires (Jens Buettner/Pool Photo via AP_
Juliana Awada deslumbró en el G20 con una pieza de la colección de verano de Menage a Trois , tres meses antes de estrenarse en Buenos Aires (Jens Buettner/Pool Photo via AP_
Amelia Saban disfruta del proceso de la elección de los géneros lo lleva en su ADN (Agustín Marcarian)
Amelia Saban disfruta del proceso de la elección de los géneros lo lleva en su ADN (Agustín Marcarian)

Los outfits pensados para Juliana Awada ocuparon la portada de importantes medios, como su maxi vestido estampado de twilly que lució en el G-20, o como el tapado de paño que llevó durante la gira oficial por España en febrero de este año.

“La coincidencia en el color del rosa empolvado con el look de Letizia me confirman que vamos por el buen camino y que estamos a nivel europeo”, destacó Saban

-¿La mujer argentina se identifica con el diseño europeo que imponen desde la boutique?

-Es un equilibrio, siempre corro el riesgo. Hubo colecciones que no me aceptaron ni el 80% de lo que ideamos. Yo lo adapto al gusto local. El 50% es la elección de tela y la otra mitad el diseño. La fórmula del éxito es la de 'me visto con el color de moda pero dentro de mi silueta'. El cuerpo tiene memoria, por lo que no se reconoce en otra silueta.

En febrero de 2017, la reina Letizia y Juliana Awada coincidieron en su look, ambas con equipos en tonos rosa empolvado, una imagen que dio vuelta al mundo (EFE)
En febrero de 2017, la reina Letizia y Juliana Awada coincidieron en su look, ambas con equipos en tonos rosa empolvado, una imagen que dio vuelta al mundo (EFE)

"A mí me motiva que mis clientes entren y puedan salir vestidas. Me deprime saber que no encontraron lo que buscaban", expresó la creadora de un estilo refinado pero sobre todo funcional. "Necesitamos un estilo diferente al de todos los días, porque la vida tiene distintas actividades", agregó la especialista en moda.

-¿Qué tendencias se imponen para el verano 2018?

-Punk. Una invasión de estampas en vestidos camiseros, pantalones anchos y camisas. El rosa sigue esa línea, no es un tonalidad romántica sino más bien punk".

Punk es la propuesta 2018 de Ménage a Trois (Agustín Marcarian)
Punk es la propuesta 2018 de Ménage a Trois (Agustín Marcarian)

-¿Qué necesita una mujer para lucir elegante?

-De la misma manera que estoy vestida. Un pantalón negro, una camisa blanca, un blazer (que no necesita ser del mismo género que el pantalón). Hoy hay mucha más libertad.

-¿Y las argentinas se animan a esa libertad?

-Hoy todas las mujeres llevan ropa barata, carteras caras y zapatos lujosos y eso es gracias a la libertad. La moda está libre, no hay prejucios.

-Tenés clientes con un importante poder adquisitivo que podrían vestirse en las mejores casas de mundo, sin embargo acuden a Menage a Trois.

-Una mujer necesita un escenario y contención para comprarse ropa, no puede hacerlo en viaje relámpago de 48 horas. Requieren que le hablen su mismo idioma, que le tome las medidas, que le lleve un café. En esta boutique sabemos quién es cada persona que entra, si tienen hijos, nietos, marido. Eso no me pasa en Milán, ni en Valentino, ni en Prada. ¿Ese afecto no cuenta? Me mantiene el afecto con la gente y la relación que se construye a través de las creaciones.

LEA MÁS: