La caza y la pérdida de ecosistemas los fue eliminando de su antiguo hábitat, que iba desde Guatemala hasta Chile, sur de Brasil y norte de Argentina. Según estudios recientes en nuestro país su área de distribución se redujo en un 50 %.

Los primeros tapires sobre la Tierra datan de hace 55 millones de años, lo que los convierte en uno de los mamíferos más primitivos. Hoy las poblaciones de tapires en la Argentina ya están clasificadas en la categoría "en peligro" producto, por supuesto, de la destrucción de sus ambientes naturales y de la cacería.

Hay estudios que indican que su área de distribución se redujo en un 50 % en los últimos 130 años, motivo por el cual su población ha quedado restringida al norte de Salta, Formosa, Misiones, Chaco y una pequeña zona del norte de Corrientes.

Tapir, animal extinción
Tapir, animal extinción

La pérdida de ecosistemas los fue eliminando de su antiguo hábitat extendido, que iba desde Guatemala hasta Chile, el sur de Brasil y el norte de Argentina.

Suelen pesar hasta 300 kilos y tienen un cuerpo muy compacto. Su cabeza y su cuello rotundos les facilitan el paso a través del denso follaje tropical. Los pies presentan cuatro dedos en las patas delanteras y tres en las traseras, y el pelaje suele ser muy corto y oscuro.

Su hocico alargado en una pequeña trompa es compatible con su dieta vegetariana, conformada por hojas, hierbas y frutas. Si bien tienen algunos predadores, como el jaguar, no es ese animal su principal amenaza, sino el hombre, que llegó a la Tierra mucho después que el tapir, pero que se ha convertido en el sepulturero de uno de los mamíferos que mayor cantidad de tiempo lleva sobre el planeta.