Sexo poscoronavirus: ¿traerán felicidad o desesperación las relaciones después de la pandemia?

Volver a la vida normal ciertamente mitigará la soledad resultante de un año de cuarentena y aislamiento. Pero, ¿qué pasará realmente cuando se vuelvan a abrir las compuertas sexuales?

El sexo, debido a su vínculo inherente con la procreación, podría ser una solución natural para que sentir que “seguiremos viviendo” en al menos un sentido abstracto (Getty Images)
El sexo, debido a su vínculo inherente con la procreación, podría ser una solución natural para que sentir que “seguiremos viviendo” en al menos un sentido abstracto (Getty Images)

Como profesora adjunta que imparte una gran clase de sexualidad humana en la Universidad de Washington, Nicole McNichols se beneficia del acceso frecuente a los pensamientos y deseos internos de los jóvenes en torno a las relaciones y el sexo.

Recientemente, administró una encuesta en línea preguntando a sus estudiantes cómo predijeron que sería el trimestre de otoño cuando todos regresen al campus. Casi las tres cuartas partes, o el 73%, dijeron que esperaban participar en más encuentros y sexo casual ellos mismos, y el 94% estuvo de acuerdo en que habría más encuentros entre otros estudiantes en general que en las prepandémicas.

“Estoy de acuerdo con las predicciones de mis alumnos. En mi cuenta de Instagram, donde con frecuencia consulto a la gente sobre sus ideas y actitudes sexuales, parece que mucha gente está lista para la fiesta. Pero, ¿pueden las catástrofes pasadas arrojar luz sobre si habrá un gran efecto rebote en el comportamiento sexual de las personas? ¿Estamos a punto de entrar en un rugiente 2021?”, se pregunta la especialista.

Es difícil predecir cómo el final de la pandemia influirá en el comportamiento sexual de las personas. Para McNichols, “al comparar este período con los locos años 20 se pasa por alto el hecho de que la era de los bares clandestinos comenzó no solo con el fin de la mortal pandemia del virus de la influenza de 1918, sino también con el fin de una guerra mundial. Y a diferencia del COVID-19, la gripe de 1918 afectó predominantemente a los jóvenes. Entonces, a pesar del trauma del año pasado, el estado de ánimo actual puede no ser tan eufórico como para invitar a una celebración similar”.

Las investigaciones sobre catástrofes humanas y desastres naturales pasados, como terremotos, huracanes y los ataques terroristas del 11 de septiembre, han encontrado aumentos posteriores en los partos, un menor intervalo entre embarazos y aumentos en la toma de riesgos sexuales, como más sexo sin preservativo. Pero estos estudios se aplican a catástrofes específicas y datos demográficos estrechos, lo que dificulta la generalización de sus hallazgos.

"Si una revolución sexual golpeara los campus universitarios estadounidenses en el otoño, existen investigaciones sólidas que sugieren que esto podría producir beneficios tanto físicos como emocionales" (Getty Images)
"Si una revolución sexual golpeara los campus universitarios estadounidenses en el otoño, existen investigaciones sólidas que sugieren que esto podría producir beneficios tanto físicos como emocionales" (Getty Images)

“Consideremos el sexo sin condón. En todo caso, la pandemia parece haber hecho que las personas sean más cuidadosas cuando se trata de protegerse de infecciones y enfermedades. En mi opinión, la noción de que aumentará la toma de riesgos sexuales es algo difícil de imaginar”, advierte McNichols en diálogo con The Conversation.

Y sostiene: “Desde un punto de vista más amplio, algo más filosófico, la investigación sobre la teoría de la gestión del terror sugiere que cuando la mortalidad de los seres humanos se destaca, lo que claramente ha hecho la pandemia, las personas experimentan una sensación de temor existencial de que harán todo lo posible por extinguir. En otras palabras, al recordarles la fragilidad de la vida humana, los humanos responden haciendo algo, cualquier cosa, para establecer que nuestras vidas importan, que nuestro impacto como seres continuará incluso después de que muramos”.

Para ella, el sexo, debido a su vínculo inherente con la procreación, podría ser una solución natural para que sentir que “seguiremos viviendo” en al menos un sentido abstracto. “De hecho, la investigación ha encontrado que los hombres, especialmente, responden a la prominencia de la mortalidad al participar en más relaciones sexuales sin condón”, agrega.

Para Walter Ghedin, médico psiquiatra y sexólogo, “la salud mental ha sufrido las consecuencias de la pandemia con el aumento de la angustia, depresiones y malestares físicos fundamentalmente por el esfuerzo adaptativo a una situación sorpresiva e inesperada. En este contexto, la salud sexual se ha visto comprometida bajando la frecuencia de contactos, aumento de disfunciones sexuales y de crisis vinculares. Esto puso en jaque los niveles de tolerancia y de control para no generar mayores conflictos con la esperanza de que, en algún momento, todo vuelva a ser como antes. Pero está demostrado por la historia que luego de encerronas, pandemias, catástrofes, la idea de finitud se hace presente llevando a que muchas conductas se relajen al tener la evidencia de que la vida puede terminarse en un cerrar de ojos”.

¿Pueden las catástrofes pasadas arrojar luz sobre si habrá un gran efecto rebote en el comportamiento sexual de las personas? (Getty Images)
¿Pueden las catástrofes pasadas arrojar luz sobre si habrá un gran efecto rebote en el comportamiento sexual de las personas? (Getty Images)

Sin embargo, para Agustina Fernández, psicoanalista especialista en adolescentes y miembro de la Asociación Psicoanalítica Argentina, “todo lo que podemos decir hoy acerca del porvenir es especulativo, tendremos que soportar la incertidumbre a la espera de un a-posteriori. Si tomamos las experiencias pasadas que nos enseña la historia humana, las grandes pestes fueron seguidas de grandes festejos y, entre los festejos, se incluyeron las fiestas y los encuentros sexuales. Seguramente ese tipo de fenómenos podrían ser estudiados por antropólogos e historiadores. Desde el psicoanálisis, no seria posible realizar predicciones de comportamientos colectivos. En cambio, es posible encontrar, en la consulta de las personas hoy, un padecimiento del aislamiento social cada vez mayor y una fuerte necesidad de encuentros cuerpo a cuerpo con los otros”.

En caso de que realmente ocurra una ola de actividad sexual, tendrá implicaciones de gran alcance en todos los ámbitos de la vida de los jóvenes. Volver a la vida normal ciertamente mitigará la soledad resultante de un año de cuarentena y aislamiento. Pero, ¿qué pasará realmente cuando se vuelvan a abrir las compuertas sexuales? ¿Qué tipo de repercusiones emocionales y físicas podrían tener que afrontar los jóvenes?

Primero, una buena noticia. McNichols explica que si una revolución sexual golpeara los campus universitarios estadounidenses en el otoño, existen investigaciones sólidas que sugieren que esto podría producir beneficios tanto físicos como emocionales. “Los estudios longitudinales a gran escala -asevera- demuestran que las personas que participan en una actividad sexual regular disfrutan de un mejor bienestar emocional, una mejor salud cardiovascular y una menor morbilidad. También se ha descubierto que la actividad sexual regular reduce el deterioro cognitivo en la vejez”.

Esto no niega el hecho de que el sexo casual puede generar un mayor riesgo de infecciones de transmisión sexual y embarazos no planeados. Evidentemente, las políticas públicas deberían fomentar las prácticas de sexo seguro y la educación sexual integral. Pero a pesar de los mensajes de “menos es mejor” que los estudiantes reciben a menudo cuando se trata de sexo, resulta que no tener relaciones sexuales también puede ser riesgoso.

El impacto emocional del sexo casual

Si el fin de la pandemia revierte el declive de la prevalencia de las relaciones sexuales casuales, como muchos creen que ocurrirá, ¿cuáles serán las consecuencias emocionales? (Getty Images)
Si el fin de la pandemia revierte el declive de la prevalencia de las relaciones sexuales casuales, como muchos creen que ocurrirá, ¿cuáles serán las consecuencias emocionales? (Getty Images)

¿Qué hay de las repercusiones emocionales del sexo casual? Para empezar, y a pesar de lo que sugieren los medios, la prevalencia de las relaciones sexuales casuales, donde la actividad sexual ocurre entre dos personas que consienten y no tienen planes de entablar una relación sentimental comprometida, está disminuyendo. “Aunque los investigadores no comprenden completamente las razones de esta caída, los primeros hallazgos de la investigación apuntan a una disminución del consumo de alcohol entre los jóvenes. Para los hombres jóvenes en particular, el aumento del uso de videojuegos y la vida en casa con los padres también se correlacionan negativamente con las relaciones sexuales casuales. Este último punto quizás no sea sorprendente”, dice.

Entonces, si el fin de la pandemia revierte este declive, como muchos creen que ocurrirá, ¿cuáles serán las consecuencias emocionales? El discurso público y la especulación entre los medios de comunicación sugieren que los encuentros sexuales fuera del contexto de las relaciones comprometidas pueden ser emocionalmente dañinos. Sin embargo, la evidencia es verdaderamente mixta. Algunos estudios muestran una asociación nula entre el bienestar psicológico y el sexo casual. Sin embargo, otros sugieren que el sexo casual se correlaciona negativamente con el bienestar psicológico y se asocia positivamente con la angustia psicológica.

Los estudios también sugieren que para las mujeres, en particular, el sexo casual puede ser emocionalmente riesgoso y se correlaciona con un mayor abuso de alcohol y drogas. La asimetría de este último punto probablemente se deba a las normas de género, ya que las mujeres a menudo se sienten avergonzadas por tener relaciones sexuales casuales, mientras que los hombres suelen ser alentados.

Los resultados mixtos de estos estudios sugieren que debe haber algún factor diferenciador que haga que algunas conexiones conduzcan a la felicidad y otras a la desesperación. La pregunta, por supuesto, es cuál podría ser esta variable. Recientemente, los investigadores han sugerido que puede reducirse a una cuestión de motivación. La idea se basa en algo llamado teoría de la autodeterminación, que sugiere que las personas son más felices con sus elecciones cuando sienten que las tomaron de forma libre y autónoma.

Las personas son más felices con sus elecciones cuando sienten que las tomaron de forma libre y autónoma (Getty Images)
Las personas son más felices con sus elecciones cuando sienten que las tomaron de forma libre y autónoma (Getty Images)

“En el contexto del sexo casual, una conexión autónoma es aquella motivada por el deseo de divertirse o por la aventura y la satisfacción sexuales. Por el contrario, el sexo casual iniciado por el deseo de persuadir a la otra pareja para que entable una relación comprometida o para vengarse de un ex, no es autónomo porque se deriva de un motivo oculto. De hecho, la investigación muestra que el sexo casual autónomo conduce a sentimientos positivos e incluso mejora el éxito académico. Las conexiones no autónomas, por otro lado, pueden provocar angustia o miseria”, destaca la especialista.

“Entonces, ¿dónde deja esto a los adultos jóvenes ansiosos por relacionarse sexualmente? ¿Cuál es la mejor manera de aprovechar estos hallazgos de la investigación para asesorar a mis estudiantes? Mi mensaje será claro. Si su objetivo es la aventura sexual y la satisfacción, disfrute de todo el sexo casual que desee siempre que use un condón. Si prefiere abstenerse o disfrutar del sexo solo en el contexto de una relación, esas también son excelentes opciones. Sin embargo, no juzguemos ni avergüencemos a los demás por sus elecciones sexuales, especialmente a las mujeres”, concluye McNichols.

SEGUIR LEYENDO:

Últimas Noticias

Los insultos de Espert, el pedido de respeto de Tolosa Paz y el “siguen hablando de Macri” de Santilli

Los candidatos a diputados nacionales se cruzaron durante el debate donde los temas sobre educación, pago de la deuda al FMI y las consecuencias del gobierno de Macri fueron los temas que más polémica generaron

La CIDH pidió al Gobierno de Guatemala investigar y sancionar las agresiones a periodistas durante el asalto al Congreso

El organismo expresó su preocupación por la violencia contra los profesionales de la comunicación y reclamó el deber del Estado de garantizar el libre ejercicio de la prensa

Luego de las manifestaciones contra Bukele, el Parlamento salvadoreño prohibió las concentraciones públicas y privadas

El decreto, aprobado con 63 votos a favor y 17 en contra, atribuye al contexto sanitario la implementación de esta medida que restringe las actividades masivas que no tengan que ver con arte, cultura o deportes

Quiénes son “Las Audaces”, la primera batucada oficial sólo de mujeres que se presentará en el Carnaval del País

A menos de 120 días de uno de los eventos más esperados de Entre Ríos, el grupo de batuqueras supo que será parte de una comparsa y , de esa manera, se presentará en ese corsódromo. “Es mucho lo que dejamos para estar acá”, dijo la directora a Infobae

Repro II: el Gobierno extendió una vez más el programa de asistencia salarial a trabajadores de sectores críticos

La resolución fue publicada este jueves en el Boletín Oficial
MAS NOTICIAS