Étienne Klein, uno de los mayores divulgadores científicos: “Es posible que esta pandemia corte la historia en dos"

Es físico y doctor en filosofía de la ciencia, y uno de los divulgadores científicos franceses más reconocidos en Europa. En diálogo con Infobae, explicó lo que él entiende por “populismo científico” y cómo el confinamiento distorsiona nuestra percepción del tiempo y el espacio

Un vuelo semi vacío durante la pandemia por coronavirus REUTERS/Jim Urquhart/File Photo
Un vuelo semi vacío durante la pandemia por coronavirus REUTERS/Jim Urquhart/File Photo

Étienne Klein es físico y doctor en filosofía de la ciencia, pero fundamentalmente uno de los divulgadores científicos franceses más reconocidos en Europa. Durante muchos años se ha esforzado, a costa de haber publicado varios libros, por hacer que el lenguaje de la ciencia sea accesible al mayor número de personas.

Frente a la pandemia del coronavirus, acepta conversar con Infobae en París, y plantea que los científicos deben explicar con mayor claridad el conocimiento, para no provocar lo que considera, un sentimiento de “populismo científico”.

Según Klein, el dilema entre el conocimiento y las creencias da lugar a esta sensación de aturdimiento donde el que se expresa más fuerte o se muestra más, especialmente en las redes sociales, es el que tiene la razón. Además, en la charla, explica cómo paradójicamente el encierro nos hizo conscientes del tiempo y del espacio, de tal manera que la pandemia nos posibilita cierta desintoxicación de la prisa.

El divulgador científico francés Étienne Klein (Cortesía Étienne Klein)
El divulgador científico francés Étienne Klein (Cortesía Étienne Klein)

-¿Cómo cree que esta pandemia está afectado nuestra percepción de la vida?

-Como casi todos los demás, nunca esperé vivir en una situación así. Una asombrosa mezcla de hiperconectividad digital y aislamiento social, carrera contra el reloj y aparente calma, tranquilidad en las calles y emergencia absoluta en los hospitales.

Después del asombro, de cierta estupidez colectiva, todo esto sugiere, de una manera que es inusual y paradójica, una calma y larga emergencia en la que fuimos brutalmente proyectados y que nos hizo mirar por delante de nosotros.

Rutinas interrumpidas cambiaron nuestra percepción del mundo y su ritmo de evolución. En tiempos ordinarios, nos sentimos constantemente fuera de lugar sin que nadie sepa qué dinámica verdadera tendría la realidad por derecho propio: siempre tenemos la impresión de perder algo de la carrera que el mundo está haciendo consigo mismo, de estancarse en un retraso que es a la vez culpable e imposible de compensar. Pero durante este descanso a gran escala que estamos experimentando hoy, una vez más nos estamos volviendo "sincrónicos" con el mundo. Por una vez, ya no está por delante de nosotros, porque la historia aparentemente ha hibernado.

Su reciente libro "L'Urgence du long terme" (La urgencia a largo plazo)
Su reciente libro "L'Urgence du long terme" (La urgencia a largo plazo)

-En su trabajo siempre están presentes el tiempo y el espacio en lugares centrales de nuestras vidas. ¿Estos aspectos se han visto modificados por la pandemia?

-Sí, esta experiencia singular ha perturbado nuestra percepción del tiempo: los días de confinamiento se parecen todos; nuestra métrica de duración se está volviendo cada vez más suave; el desplazamiento de las horas del día carece de ritmo, cifras impuestas, marcadores fijos, citas, de modo que el lugar que ocupamos dentro del tiempo parece extenderse, casi desaparecer.

Esta es la primera paradoja cuyo encierro nos hace conscientes: el hecho de tener tiempo nos hace perder la noción misma de tiempo.

En realidad, estamos permanentemente limitados al tiempo, ya que este último es, a pesar de su falso aire del río que fluye suavemente, una auténtica prisión sin rejas, al menos para nuestros cuerpos. El tiempo es como un abrazo hacia el cual solo podemos ser pasivos: habitamos físicamente el momento presente y no podemos salir de él, excepto quizás por la memoria o la imaginación.

La Fontana Di Trevi, vacía en el mes de marzo por el confinamiento en Roma REUTERS/Alberto Lingria
La Fontana Di Trevi, vacía en el mes de marzo por el confinamiento en Roma REUTERS/Alberto Lingria

-Y recuperando la noción del espacio. ¿Los confinamientos, las limitaciones a la libertad, también han perturbado nuestra percepción del mismo?

-También confinamos al espacio, que generalmente es el lugar de nuestra libertad. Nuestro alojamiento de repente se convirtió en una jaula, una pseudo prisión más o menos cómoda.

El encierro también nos hace conscientes de una segunda paradoja, esta vez vinculada a la reducción de nuestro espacio vital: todos están en casa, pero casi nadie sabe dónde vive. Nuestro baricentro existencial cambió repentinamente de lugar, lo que agudiza nuestra identidad habitual. Por lo general, nuestras vidas se dividen en diferentes polos: profesionales, familiares, amistosos, sociales, personales, que cada uno de nosotros equilibra como podemos o queremos. Pero en un período de confinamiento, esta ponderación se reconfigura, para bien o para mal. Nos encontramos casados por la fuerza con nosotros mismos, obligados a inventar una nueva forma de sentir que existimos, de estar en el mundo y de estar con los demás. Y a medida que pasan las semanas, al observar la interminable lista de trastornos radicales inducidos aquí y en todas partes en el pequeño coronavirus sentimos la pérdida del nivel normal de realidad: lo normal está contaminado por lo anormal que, al mismo tiempo, se transmuta gradualmente en una nueva normalidad.

-El coronavirus ha puesto una lupa sobre la ciencia. ¿Ha dado más respuestas o provocado más preguntas?

-Sí, la ciencia ha estado en el centro del debate. Cuando se produce una crisis de este tipo, vemos surgir un conflicto entre dos temporalidades: la del político, que debe tomar decisiones en caso de emergencia, y la de la investigación, que ciertamente puede acelerar sus protocolos, pero en ningún caso libre de cualquier metodología, bajo pena de romper la rama en la que trepó laboriosamente.

Obviamente, no es fácil para los investigadores resistir la presión ejercida sobre ellos por nuestra impaciencia. Conscientes de no saberlo todo, al menos todavía, sobre un virus que apenas descubren, se enfrentan a ciudadanos que son conscientes de que su salvación depende de los resultados de los estudios en curso.

Un trabajador del servicio postal de Estados Unidos pasa por adelante del Lincoln Center en Manhattan el 21 de mayo del 2020 REUTERS/Mike Segar
Un trabajador del servicio postal de Estados Unidos pasa por adelante del Lincoln Center en Manhattan el 21 de mayo del 2020 REUTERS/Mike Segar

-Pero usted sabe que se han dicho muchas cosas. Incluso contradictorias.

-En tales circunstancias, nuestra prisa por conocer crea una demanda de conclusiones, de certezas, que los científicos no pueden satisfacer, ya que, precisamente, las están buscando. Por lo tanto, se encuentran mediáticamente abrumados por aquellos que afirman urbi et orbi de conclusiones simples y claras, oh, mucho más agradables para nuestros oídos que sus discursos todavía vacilantes, a veces torpes y a menudo llenos de condicional.

-Cuando hay una necesidad urgente de actuar, ¿cuáles deberían ser los papeles respectivos de políticos y científicos?

-Depende de los primeros tomar el timón y establecer el rumbo: por lo tanto, depende de ellos, y solo de ellos, tomar decisiones y anunciarlos. Para hacer esto, por supuesto, deben tener en cuenta lo que los científicos saben, pero también lo que no saben. Entonces, ¿cuál es el papel de los científicos con los funcionarios del gobierno? Para proporcionar un “servicio de faro y baliza”: deben informar las políticas, pero nunca tomar su lugar.

-¿Habrá una “nueva normalidad”?

-De hecho, es posible que esta pandemia “corte la historia en dos”, que el mundo de mañana sea diferente del mundo de ayer. Pero antes de decirlo, hay dos cosas a tener en cuenta.

El primero es lo que los historiadores nos han enseñado: casi todas las pandemias de siglos pasados han puesto en marcha, poco después de su finalización, mecanismos de amnesia colectiva. Se trataba de dejar atrás las catástrofes y los traumas que los habían acompañado. De repente, las lecciones que podrían haberse aprendido apenas se retuvieron, siendo la prioridad cada vez reactivar la vida de antes, recuperar lo más rápido posible el tiempo perdido.

Un pasajero con mascarilla viaja en la línea central, en medio de la propagación de la enfermedad coronavirus (COVID-19) en Londres, Reino Unido, el 15 de junio de 2020. REUTERS/Hannah McKay
Un pasajero con mascarilla viaja en la línea central, en medio de la propagación de la enfermedad coronavirus (COVID-19) en Londres, Reino Unido, el 15 de junio de 2020. REUTERS/Hannah McKay

Lo segundo es que la pandemia tiende a radicalizar las posturas del "mundo anterior". Cada escuela de pensamiento lo comenta, explicando que este advenimiento de una especie de "peor" claramente lo demuestra, luego lo usa como pretexto para afirmar que el mundo debe cambiar, pero sin presentar ideas genuinamente nuevas. Por lo tanto, son las ideas de ayer las que se reciclan oportunamente, con más fuerza, porque se presentaron como la solución, incluso hace más de tres meses. Apenas vemos la aparición de invenciones doctrinales.

-¿Y entonces qué nos dejará el coronavirus?

-Bien puede ser que el pequeño coronavirus, debido a que ha logrado girar el destino planetario por sí solo, nos dé la oportunidad de escapar de estas muertes fatales. Probablemente tiene los medios para cambiar el mundo de una manera realmente irreversible, especialmente porque ninguno de nosotros se sintió realmente cómodo con el “mundo anterior”. Sin embargo, esta observación no implica que nos sentiremos cómodos en el “próximo mundo”, pero al menos nos invita a tratar de ver qué está tomando forma allí. Incluso cuando todo se ha vuelto aún más incierto que antes, comenzamos a pensar en el “próximo mundo” teniendo en cuenta, por un lado, lo que queremos, otra parte de lo que ya sabemos, y finalmente de lo que estamos aprendiendo y entendiendo en la situación muy extraña que estamos viviendo. Como si la idea del futuro hubiera regresado en el presente.

-Finalmente. Usted advierte sobre lo que llama “populismo científico”. ¿Que significa este concepto?

-Lo que denomino “populismo científico” es el uso de argumentos de “sentido común” para desafiar los resultados de la ciencia, como si la ciencia fuera una opinión entre muchas. Considero que todas las personas tienen derecho a hacer preguntas, hacerse preguntas, expresar opiniones. Pero tener una opinión no es lo mismo que saber la verdad.

Para intentar mejorar la situación, los científicos debemos explicar mejor cómo, durante la historia de las ideas, cierto conocimiento científico se convirtió en tal. Esta es la única forma de evitar que Nietzsche tenga demasiada razón cuando sostuvo que “el gusto por lo real desaparecerá ya que garantiza menos placer; la ilusión, el error, la quimera volverá a ganar paso a paso, porque se apega a ella placer”.

SEGUÍ LEYENDO:

COVID-19: el riesgo de la segunda ola en Europa es muy real, advierten expertos

MAS NOTICIAS

Te Recomendamos