a técnica de preparación de comidas en casa no solo elimina el estrés de la rutina semanal, sino que también beneficia a las billeteras y al organismo
a técnica de preparación de comidas en casa no solo elimina el estrés de la rutina semanal, sino que también beneficia a las billeteras y al organismo

Por Laura Sujoy

No hay razón para pedir comida para llevar o ir a comer afuera con los compañeros de trabajo cuando hay tantos deliciosos almuerzos que se pueden preparar en casa, algunos en cuestión de minutos.

Preparar comidas para llevar al trabajo no tiene que ser un proceso difícil. Siempre que se encuentren recetas fáciles y cocinen suficientes porciones a la vez, se podrá realizar esta tediosa tarea con éxito. La técnica de preparación de comidas en casa no solo elimina el estrés de la rutina semanal, sino que también beneficia a las billeteras y al organismo.

Tres rápidas y deliciosas recetas para llevar al trabajo:

Panes saborizados

Ingredientes:

300 cc de leche entera
20 g de levadura fresca
15 g de azúcar
500 g de harina 000
10 g de sal
100 g de manteca pomada

Para los sabores:

c/n de cebolla
c/n de ajo
c/n de hierbas
c/n de aceitunas
c/n de parmesano
c/n de morrones

Procedimiento:

Como primer paso, en la leche a temperatura ambiente, desarmar la levadura y agregar el azúcar. Luego la harina y la sal. Amasar hasta formar una masa lisa y homogénea. Por último, incorporar la manteca pomada y amasar hasta que se integre bien junto con el sabor elegido.

Dejar reposar la preparación por 25′ en un bowl con un poco de harina en la base y un repasador que lo cubra. Pasados los 25′ darles la forma deseada y nuevamente dejar reposar hasta que alcancen el doble de su volumen.

Prendes el horno a 180°C y pincelar los panes con huevo. Cuando el horno alcanza la temperatura elegida, sobre una placa con un chorro de aceite de oliva colocar los panes y llevarlos al horno.

El tiempo de cocción dependerá del tamaño del pan. Los panes estarán listos cuando se vean dorados y suenen huecos. Retirar del horno y dejar enfriar.

Ensalada templada de quinoa, con naranja y parmesano

La quinoa es el cereal con una mayor proporción de proteínas. No contiene gluten y es muy versátil en la cocina en platos salados
La quinoa es el cereal con una mayor proporción de proteínas. No contiene gluten y es muy versátil en la cocina en platos salados

Ingredientes para 4 personas:

180 g de quinoa
1 echalotte
2 dientes de ajo
400 g de calabaza
1 piel de naranja rallada
60 g de queso parmesano cortado en tejas
2 cucharadas soperas de hojas de salvia
200 cc de caldo de verduras
125 cc de vino blanco
8 cucharadas soperas de aceite de oliva
c/n de sal y pimienta

Preparación:

Poner en remojo la quinoa en agua fría durante 15′. Precalentar el horno a 190°C. Cortar la calabaza al medio y quitarle las semillas para colocarla en una fuente de horno y condimentarla con 2 cucharadas soperas de aceite y sal y pimienta recién molida.

Cocinar durante 35′ o hasta que la calabaza esté tierna. Retirar del horno y dejar enfriar. Pelar y picar los ajos y el echalotte, saltarlos en una sartén con 2 cucharadas soperas de aceite caliente durante 5′. Agregar la quinoa lavada, mezclar y cocinar por 3′. Por último bañar la preparación con el vino y llevar a hervor durante 3′ más a fuego lento.

Como si fuera un risotto, agregar el caldo y cocinar a fuego medio durante 20′ hasta que se evapore todo el líquido, agregando un poco mas de agua si la quinoa no estuviera cocida.

Retirar la piel de la calabaza y cortar en tiras finas. Colocar la quinoa en una ensaladera, agregar las tiras de calabaza y la ralladura de naranja. Condimentar con el aceite restante y mezclar bien. Para decorar utilizar las tejas de parmesano y las hojas de salvia cortadas juliana. Y ¡a comer!

Ensalada de orzo o arroz, chauchas y kale

Las ensaladas de kale son ideales para llevar al trabajo porque se conservan muy bien, de hecho, cuanto más tiempo pase más ricas estarán
Las ensaladas de kale son ideales para llevar al trabajo porque se conservan muy bien, de hecho, cuanto más tiempo pase más ricas estarán

Preparación: 6′
Tiempo total: 12′

Ingredientes:
1 huevo duro cortado por la mitad y envuelto en dos ramitas de eneldo y una feta de prosciutto
1 mandarina o 1 naranja chica
250 cc de agua
180 g de chauchas cortadas por la mitad
2 cucharadas soperas de vinagre de vino
1 y ½ cucharadas soperas de aceite de oliva
1 cucharadita de mostaza de Dijon
¼ cucharadita de sal
¼ cucharadita de pimienta negra
250 g de orzo o arroz pre-cocido
240 g de kale cortado en tiritas
250 g de tomates cherry o de tomates en rama cortados por la mitad
30 g de queso feta desmenuzado

Preparación:

Llevar el agua a hervir en una cacerola pequeña. Cuando llegue a punto de ebullición, verter las chauchas y cocinar durante 3 a 5′ o hasta que estén tiernas pero aún un poco crocantes. Llegado ese momento, pasarlas por un colador y enjuagarlas con agua fría.

En un recipiente, mezclar el vinagre, el aceite, la mostaza, la sal y pimienta y batir con batidor de alambre. Calentar el arroz u orzo. Poner la vinagreta en una ensaladera. Agregarle el orzo o arroz, el kale, los tomates y las chauchas y mezclar bien. Espolvorear con queso desmenuzado. Simple, fácil y rico.

@laurasujoy
Chef pastelera

SEGUÍ LEYENDO: