Mantenerse en una “situación” requiere de tener las cosas muy claras y darse ambos la libertad para disfrutar de este tipo de vínculo sin los clásicos reclamos del amor romántico (Shutterstock)
Mantenerse en una “situación” requiere de tener las cosas muy claras y darse ambos la libertad para disfrutar de este tipo de vínculo sin los clásicos reclamos del amor romántico (Shutterstock)

Actualmente existen formas de relacionarse que prescinden de cualquier nombre que las identifique con modelos de unión (novios, amigos, parejas, matrimonio, hasta relaciones en vías de concreción). Las mismas discurren en un gris que no pretende ser encasillado en algunos de los vínculos conocidos. Es más, el acuerdo es no llegar a ese punto de definición.

Luego de siglos de vivir con un modelo de las relaciones claro basado en el binomio de dos personas como unidad sentimental y socioeconómica, los seres humanos reinventan la relación de pareja. En la actualidad, se crean modelos hechos "a medida", basados en el anhelo (y la necesidad) de amar y ser amados, de gozar de una estabilidad afectiva, de sentirnos vinculados y de pertenecer.

Cualquier ser humano que se haya sumergido alguna vez en su vida en las aguas de las relaciones románticas, lo más probable es que se haya encontrado en una especie de "situación" en algún momento. Tal vez incluso haya sido una experiencia más frecuente que las relaciones tradicionales. Pero, ¿qué es exactamente una situación? ¿Y cuáles son las ventajas y desventajas de este tipo de vínculo? 

Cada vez más, el glosario de estilos amorosos se convierte en una lista interminable de palabras que validan el comportamiento de sus protagonistas. Las citas ahora son un desafío más retórico que romántico, pero que vale la pena enfrentar (Shutterstock)
Cada vez más, el glosario de estilos amorosos se convierte en una lista interminable de palabras que validan el comportamiento de sus protagonistas. Las citas ahora son un desafío más retórico que romántico, pero que vale la pena enfrentar (Shutterstock)

"Los millennials y centennials no quieren quedar atrapados en una red de códigos de compromiso afectivo, sobre todo en lo que significa el amor romántico, la fidelidad y la proyección futura. El modelo es dinámico, flexible, del aquí y ahora, con reticencia a las presentaciones familiares y del círculo íntimo y a menudo rechaza la pregunta '¿Qué somos?'. Sin embargo, por más libertad que exista, los sentimientos cuestionan la falta de compromiso, el escaso tiempo para estar juntos, las salidas con amigos o alguna otra posibilidad de conquista", explicó en diálogo con este medio Walter Ghedin, médico psiquiatra y sexólogo.

¿Qué es una "situación"?

Una situación es una conexión romántica que en la mayoría de los casos satisface una necesidad a corto plazo en uno o ambos socios, pero puede o no evolucionar hacia algo más estable o significativo.

Los expertos describen una "situación" como una "relación" conveniente que carece de etiquetas tradicionales y/o un compromiso monógamo definido. Si bien esta conexión romántica generalmente implica conectarse sexualmente, también puede incluir intimidad emocional y amistad real.

¿Qué tan común es?

Muchos atribuyen el surgimiento de las situaciones a una tendencia milenaria de evitar a toda costa las relaciones románticas tradicionales. Este tipo de dinámica se ha vuelto más común en la era de las aplicaciones de citas. Para conocer a alguien nuevo, incluso hace una década, la mayoría de la gente tenía que esforzarse mucho yendo a bares, eventos, pidiendo presentaciones a amigos, etc., y el rendimiento de su esfuerzo a menudo fue bastante escaso.

Las situaciones también sirven como refugios seguros para las personas que temen al compromiso o la vulnerabilidad emocional (Shutterstock)
Las situaciones también sirven como refugios seguros para las personas que temen al compromiso o la vulnerabilidad emocional (Shutterstock)

Como con la mayoría de las conexiones románticas, hay ventajas y desventajas. Quienes se consideran aptos para las situaciones entienden como uno de sus beneficios a la posibilidad de explorar sus sentimientos, su sexualidad y cómo operar dentro de una relación, sin las presiones que conlleva estar en una relación definida como novio/novia.

Además de permitir que las personas mantengan sus puertas abiertas, las situaciones son bastante comunes porque a los daters les gusta "probar antes de comprar" y estas conexiones ofrecen la conveniencia de tener una pareja sin necesidad de poner el esfuerzo en una relación de tiempo completo. Las situaciones también sirven como refugios seguros para las personas que temen al compromiso o la vulnerabilidad emocional.

Al no establecerse demasiado pronto y explorar dinámicas de relaciones no tradicionales, las personas involucradas en situaciones pueden usar sus experiencias para comunicar mejor lo que realmente buscan en una pareja romántica.

Las generaciones más jóvenes están posponiendo el matrimonio para enfocarse en sus carreras y crecimiento personal y profesional, por lo que las situaciones pueden ser excelentes para aquellos que no tienen tiempo para las obligaciones de una relación comprometida.

Sin embargo, para Ghedin, la llamada "situación" no siempre es tan clara para ambos miembros de la pareja: una cosa es acordar racionalmente cómo tiene que ser la relación y otra es lo que dictan los sentimientos que van apareciendo.

La llamada “situación” no siempre es tan clara para ambos miembros de la pareja: una cosa es acordar racionalmente cómo tiene que ser la relación y otra es lo que dictan los sentimientos que van apareciendo (Shutterstock)
La llamada “situación” no siempre es tan clara para ambos miembros de la pareja: una cosa es acordar racionalmente cómo tiene que ser la relación y otra es lo que dictan los sentimientos que van apareciendo (Shutterstock)

Desafortunadamente, si un miembro de la situación siente el deseo de convertirla en una relación, mientras que la otra prefiere las cosas como son, sentimientos como la inseguridad, la frustración, la confusión, el resentimiento y otras emociones negativas aparecen para derrumbar el vínculo.

Las personas pueden quedar atrapadas en este tipo de limbo durante mucho tiempo y no saben cómo liberarse de algo que en última instancia no es saludable. También se cree que la dinámica de la situación no permite que los jóvenes practiquen habilidades importantes de la vida como la vulnerabilidad, la intimidad no sexual, las conversaciones difíciles e incómodas, la resistencia, la autoestima y los límites.

Otro problema con las situaciones es que pueden satisfacer las necesidades lo suficiente como para evitar que se busque una relación más satisfactoria con un potencial a largo plazo. Entonces, si bien tener una persona un tanto estable puede aliviar la soledad a corto plazo, también puede distraer del objetivo real de cultivar una relación comprometida con una pareja de ideas afines.

Las situaciones son comunes en un mundo lleno de opciones de citas fáciles y con menos énfasis en el compromiso. Se trata de la no relación no comprometida, más o menos indefinida que controla a una generación que busca el amor en todas sus variantes. Sobre todo, fomenta una amistad genuina y un vínculo emocional que es reconfortante. Hay un vínculo silencioso de exclusividad en esta ecuación, y lo más probable es que pueda evolucionar hacia algo más serio; solo si ambos miembros de la pareja están dispuestos a abandonar la niebla de incertidumbre.

SEGUÍ LEYENDO: