(Getty)
(Getty)

Por Flavia Tomaello

En los días previos a la Pascua el pescado es el rey, venciendo todas las estadísticas que lo dejan por lo bajo de las preferencias nacionales. Los argentinos apenas consumen 7,9 kilogramos al año, según un estudio reciente de IES Consultores. Una cifra que está muy lejos del promedio mundial que publica la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) que eleva esa cifra a 20 kilos con un incremento continuo del 1,5 % por temporada.

Más allá de los guarismos, las intenciones pesqueras de las mesas locales desbordan el consumo para estas fechas. No siempre se trata de comprarlo para cocinar en casa. También es posible salir de excursión para saber qué hay en el mercado para degustar. Aquí una ruta muy prolífica de la múltiple oferta disponible.

Empezar por la pesca

La Marisquería tiene un espíritu muy afianzado en las tradiciones de comer fresco. Es el restaurante más parecido a cocinar lo que se acaba de pescar. Se entra al restaurante por la pescadería, y el sitio para comer esta en un entrepiso algo escondido. Hay pocas mesas y platos sencillos, pero no puede haber pescado más fresco. El cliente elige el filet que le gusta, se lo cocinan en el momento a la plancha y lo sirven. Se paga precio de puerto. Una experiencia muy cercana a la tradicional vida de pescador.

¿Dónde? Av. Gral. Las Heras 2745

La vida es rica

Puede ser divertido, diferente, moderno y con un toque excéntrico. El pescado no es sólo filet.
Puede ser divertido, diferente, moderno y con un toque excéntrico. El pescado no es sólo filet.

Ese es el lema de Pani que, ahora, se suma para Pascua con un menú completo salido del mar. Arranca con un scon con salmón, el principal se arma sobre un waffle con fish chips, con salsa tártara y papas. Si la idea es huir del pesacdo, la alternativa veggie es furor: With Magia es una ensalada con espinaca fresca, pasta munición, coleslaw, palta, almendras tostadas, con aderezo caesar y un tostón con hummus de calabaza y tomate rallado.

Los postres prometen, como siempre, con exorbitancia exagerada.

¿Dónde? Vicente López 2056

Como hamburguesas, pero de vigilia

Strobel's es una agradable sorpresa para los amantes de los sandwiches. Concentrada en propuestas de pescado, se anima a salir del consabido salmón, para abrirse a opciones no tradicionales. Semana Santa puede ser una buena oportunidad para intentar un emparedado de pacú: una porción de 160 gramos cocido la plancha, condimentado con albahaca y tapenade de aceitunas verdes, en pan ciabatta.

¿Dónde? Pje. Carabelas 261

Con el sello glam

"El ceviche representa una forma de vida, es la puerta de entrada a la gastronomía peruana, la unión del Pacífico y los jardines andinos; tiraditos, patatas, anticuchos y aderezos, sudados, arroces y guisos de mariscos son algunos ejemplos de nuestro amplio repertorio, resultado de la fantasía culinaria creada por los pueblos de pescadores del Perú", eso dice en el menú de La Mar, el restaurante del famoso chef peruano Gastón Acurio en Buenos Aires. Si el tiempo acompaña, el jardín es la gloria.

¿Dónde? Arévalo 2024

Bodegón a nado

Apenas cruzando el riachuelo se encuentra Félix Clásico, un bodegón restaurado especializado en mariscos y pescados. En su esencia está el buen precio y la abundancia. El salón es sencillo pero grande. En su carta se exhiben clásicos de siempre como la trucha a la crema de almendras y lenguado entomatado. Para los amantes de las pastas, también hay opción: ravioles fritos con salsa de camarones.

¿Dónde? Freire 794, Avellaneda

Un menú de fierro

Algunas de las propuestas se extienden hasta fin de mes, una oportunidad acertada para innovar en costumbres gastronómicas
Algunas de las propuestas se extienden hasta fin de mes, una oportunidad acertada para innovar en costumbres gastronómicas

La ex estrella emergida de realty televisivo Camila Pérez ha diseñado un menú exclusivo que pondrá en cartel los fines de semana de la segunda quincena de abril en La Tornería de Camila, en el corazón gastronómico de Colegiales. Para ello ha planeado una tríada de propuestas que incluyen como plato principal salmón rosado a la plancha con cream cheese de lima, gajos de pomelo, acompañado de arroz yamaní salteado con zanahoria y maíz; orecchiette con salsa crema de hongos de pino o risotto cremoso de espinacas, queso azul y nueces.

Los postres también se las traen. Por un lado un clásico de la casa: brownie con helado de Nutella, y por otro, uno especial para creado para la vigilia: copa de crema de creme brulée con bizcocho de zanahoria, helado y jengibre caramelizado.

¿Dónde? Freire 794, Capitán General Ramón Freire 1082/86

Entre los mejores

Un clásico de la oferta gastronómica de Buenos Aires es Oviedo que, más allá de haberse convertido en tradición, no se cansa de aparecer entre los mejores restaurantes de la ciudad. Su estilo clásico es la precuela que deparan las ollas de Emilio Garip, su chef.

Su particular visión de los patos de pescado es la naturalidad. Casi todos aparecen en los platos despojados de aditamentos innecesarios. Pocas hierbas y condimentos bañan chernia, bacalao, trilla, lenguado, besugo, merluza o lenguado.

¿Dónde? Beruti 2602.

Un nombre que pesa

Con el mítico estilo español impreso en el orillo, el asturiano José Luis Blanco le dio forma a un clásico de Recoleta que lleva su nombre. José Luis está especializado en pescados a la forma tradicional de la madre patria, aunque se anima a propuestas de fuste como la milanesa de pescado. Son para recomendar el besugo a la vasca y el pulpo a la feria.

Su parrillada de mariscos es imbatible. Con cierto tinte clásico amigable.

¿Dónde? Av. Pres. Manuel Quintana 456, Recoleta

El clásico nipón

La experiencia en el restaurante del Jardin Japonés se exacerba por la noche, convirtiéndola en un momento único
La experiencia en el restaurante del Jardin Japonés se exacerba por la noche, convirtiéndola en un momento único

Muchos lo eligen simplemente por el sushi, que se elabora a la vista de los comensales. La experiencia en el restaurante del Jardín Japonés se exacerba por la noche, convirtiéndola en un momento único.

Se puede optar por mesas al estilo japonés donde es preciso descalzarse. Allí la estrella es el sushi, aunque se puede optar por sashimi, sushi, sopas, ghioza.

Una excelente oportunidad para probar donde ramen, la sopa que está en el top de las tendencias y en el corazón del saber nipón.

¿Dónde? Av. Casares 2966.

De película

Nemo es un restaurante de cocina mediterránea especializado en pescados y mariscos. La causa de langostinos y las rabas a la plancha para la entrada, seguidos por una cazuela de mariscos, un risotto o unos fetuccinis nero son un buen consejo para una experiencia de pesca integral.

Sus ingredientes frescos y el foco puesto en la correcta cocción según el plato son dos condiciones que hacen elegirlo. El tapeo es una posibilidad apta para compartir y probar un poco de todo distribuido en 14 cazuelas.
La atención es muy buena e invita a volver. El salón es pequeño y hay mesitas en la vereda para disfrutar cuando el clima lo permite.

¿Dónde? Cabello 3672

El toque peruano

El espíritu peruano se sube a la mesa de vigilia de la mano de Puerta del Inca
El espíritu peruano se sube a la mesa de vigilia de la mano de Puerta del Inca

El espíritu peruano se sube a la mesa de vigilia de la mano de Puerta del Inca, con su ganada tradición en productos de mar. Una tradición que se conjuga sabiamente en un entorno donde la arquitectura, el arte y la buena gastronomía se fusionan para ganar en experiencia.

Comenzar por causa de lenguado en tempura, ceviche clásico o chicharrón de calamar. Seguir por crepe negro de salmón ahumado y puerro, en crema de langostinos y cogñac; risotto marinara del pacifico en salsa de mejillón, calamar, langostino y vieyra o filet de robalo gratinado con hongos de pino, gírgolas y champigñones en crema de cointreau. Para terminar con suspiro de una limeña, mousse de chocolate o profiteroles rellenos con crema de nuez y caramelo es una idea inmejorable.

¿Dónde? Bolívar 373, San Telmo

Al grill

La alternativa hotelera también abre oportunidades para la Pascua. En el Hyatt, Julián Galende ha creado una serie de especialidades para Duhau restaurante y Vinoteca, un sitio selecto, discreto y que recibe como en una lujosa casa particular. Una opción muy solicitada para compartir es la selección del Océano Atlántico. Incluye: pulpo, langostinos, calamar y pescas del día, acompañado con vegetales de estación.

La estrella es la trucha arcoíris de Rio Negro, pepino y agua de manzana verde como entrada.

¿Dónde? Avenida Alvear 1661

Concepto italiano

En La Particular de Virginio espera un lomo de salmón servido al estilo parrilla tradicional
En La Particular de Virginio espera un lomo de salmón servido al estilo parrilla tradicional

Contar la historia de su abuelo le ha significado a Alejandro Pochat un interesante trabajo para otorgarle sentido a La Particular de Virginio. Allí, en el reino de las pizzas y las pastas, la vigilia espera con camembert en croute con chutney de peras, su clásica ensalada caprese, la bruschetta de salmón y queso brie y la imbatible parmigiana di melanzane con la grácil preparación de la berenjena al estilo italiano clásico.

De fondo pizza napolitana con tomates cherrys y albahaca o el lomo de salmón al limón con puré de espinacas.

El sitio es pequeño, la atención es magnífica, todo sale bien caliente y se sirve como lo haría "la nona".

¿Dónde? Juncal 2701

SEGUÍ LEYENDO