Laura Dern, Nicole Kidman, Zoe Kravitz, Reese Witherspoon y Shailene Woodley
Laura Dern, Nicole Kidman, Zoe Kravitz, Reese Witherspoon y Shailene Woodley

La primera década de este siglo nos regaló a grandes protagonistas varones en roles más conflictuados a los que estábamos acostumbrados. Así nació la figura del antihéroe, hombres que vivían en conflicto constante pero que a fin de cuentas eran los dueños de las tramas principales.

Así pudimos sentir empatía con Don Draper (Mad Men), Tony Soprano (Los Soprano), Walter White (Breaking Bad) o Jack Bauer (24). Pero la llegada de nuevas series protagonizadas por mujeres parece haber anulado estos roles centrales y son los roles femeninos los que pisan fuerte.

Así fue como Carrie Mathinson se asomó muy de a poco para ser la heroína de su propia historia como agente de la CIA en Homeland. A pesar de que en las primeras temporadas la actriz Claire Danes compartía cartel con Demian Lewis (Nicholas Brody en la serie) a partir de la tercera temporada se convirtió en la protagonista absoluta.

Más adelante llegarían las series de HBO que apostarían por roles femeninos muy jugados para sus nuevas series. Es el caso de las actrices de cine de Big Little Lies, Nicole Kidman, Resee Witherspoon, Shailene Woodley y Laura Dern que contaron una de las mejores historias de mujeres.

En el contexto del movimiento #Metoo y las denuncias de abuso contra el productor cinematográfico Harvey Weinstein, las historias de protesta se pusieron al pie de las elecciones. Entonces se estrenó The handmaid´s Tale y los abusos de estas criadas que soportaban violaciones dentro de un mundo recreado lleno de machismo y autoritarismo. Una de las series más necesarias en los tiempos que corren.

The Tale y Sharp Objects, ambas producciones de HBO, generaron personajes fuertes, oscuros y con muchos misterios por resolver demostrando una vez más que las mujeres tienen mucho por decir y reclamar.

¿Es el fin del mundo masculino o simplemente estamos ante una reivindicación de la mujer? Según parece, las historias de mujeres llegaron para quedarse, y por un rato largo.

SEGUÍ LEYENDO