Pinky despidió los restos de su hijo Leonardo Satragno en el cementerio de la Chacarita. La conductora ingresó en silla de ruedas, con anteojos negros y un ramo de flores para darle el último adiós al músico fallecido el jueves a los 54 años luego de una fuerte lucha contra el cáncer.

Gastón, hijo de la locutora y Raúl Lavié, habló con Involucrados: "Estamos rodeados de mucho amor. Este último año tan difícil Leo estuvo muy apoyado por su familia y amigos. Hizo todo lo posible, luchó pero no lo logró. Ya estuvo enfermo de cáncer y esta segunda vuelta no lo pudo aguantar".

Ahora, la familia deberá acompañarse para darse contención, especialmente para ayudar a Pinky a superar el momento más duro de su vida: "Estamos todos, mi mamá, mis hermanas, sus hijos y amigos de toda la vida".

"Mi mamá está con nosotros, estuvo hasta el final al lado de Leo, tomándolo de la mano", contó y recordó que durante el transcurso de la enfermedad, en algunas oportunidades no le contaron a Lidia lo que realmente pasaba: "No tenía sentido, es una enfermedad brava, de golpe estás bien, de golpe no y no le iba a hacer bien a ella".

Sin embargo, apenas se supo que el final era irreversible, Gastón fue a buscarla: "Llegado el momento correspondía que supiera lo que estaba pasando realmente. Mi mamá pasó los últimos dos días de Leo a su lado".

Su papá, Raúl Lavié, se encuentra en Mar del Plata haciendo temporada con La jaula de las locas. El jueves estuvo en Buenos Aires acompañando a su hijo y por la tarde regresó a La Feliz: "Se despidió de él y Leo se nos fue una hora después de que papá se fue. Él se enteró en la ruta y no tenía sentido que diera la vuelta".

A pesar del dolor, el músico decidió hacer igual la función del jueves y al salir dijo que ya no regresará a Buenos Aires. Gastón defendió la decisión de su papá: "A alguna gente le pareció mal pero para nosotros es normal, somos artistas y seguro es lo que mi hermano hubiera querido".

"Era un chico maravilloso y Dios quiso que se fuera. Ya estaba sufriendo mucho, estaba cansado", dijo Lavié el jueves por la noche al terminar la obra y agregó: "Estuvimos con su mamá, los tres solos despidiéndolo. Creo que eso aceleró su partida porque seguramente el misterio de la muerte que nosotros no conocemos hizo posible que al estar reunida su familia, su padre y su madre, él dijera 'ya está'".

SEGUÍ LEYENDO