Desde que su nombre fue confirmado como uno de los participantes del Bailando, se intuía que Anamá Ferreira no iba a ser precisamente un derroche de talento en la pista más famosa del país.

Sin embargo, la ex modelo intenta suplir sus falencias con mucho humor en cada gala, y el Aquadance no fue la excepción.

Con un inflable de un patito, la actriz de origen brasileño se rió de sí misma en la previa con Marcelo Tinelli, a quien le confesó que nunca había metido la cabeza en el agua en toda su vida.

Al igual que sucedió en la gala anterior, su performance tuvo diferentes lecturas. Es que mientras Ángel De Brito la calificó con un 0 y pidió la asistencia del BAR para reafirmar su puntuación, Florencia Peña les dio su respaldo con un 7 y Marcelo Polino se apiadó esta vez y les dejó un "aprobado" con 4 puntos.

En definitiva, y teniendo en cuenta que el voto de Laurita Fernández es secreto, Anamá cerró con un total de 11 puntos, lo más bajo hasta el momento.

"Es la primera vez que meto la cabeza en el agua. Es maravilloso poder hacer esto", le agradeció Anamá al conductor, aunque se mostró un poco molesta con el jurado. "Hay una animosidad conmigo, me tienen de punto", sentenció la también diseñadora y empresaria, cuya performance junto a Joel Ledesma estuvo inspirada en la Yemayá, la diosa del mar.

SEGUÍ LEYENDO