No parece ser ésta la mejor semana para El Polaco, quien luego de quedar eliminado en el Bailando a manos de la "no famosa" Consuelo Peppino, se negó a presentarse a declarar en la causa que le inició su ex, Valeria Aquino, por violencia de género.

Por eso, era importante tener la palabra de la mujer con quien el cantante tropical tuvo a Alma, su hija menor. "Me sorprende, sí, cuando la Justicia te cita lo mejor es obedecer, creo que hay que colaborar para mejorar lo que es la humanidad. Todos creíamos que se iba a presentar, pero bueno,  me han dicho que estaba lleno de cámaras y por ahí el tema es ése, esconderse un poco de lo que es lo público", arrancó Aquino en diálogo con El Tratamiento, el programa que conduce Fabián Doman por la pantalla de Magazine.

"Yo denuncié en febrero de este año, pero las denuncias son a partir del 2012, cuando yo ya tenía una relación con él y había nacido la gordita, así que los episodios empezaron en esa temporada. Gracias a Dios, con la voluntad y la fuerza que uno tiene que tener lo pude hacer, porque no es fácil ir a denunciar al papá de tu hija, es algo muy difícil, y el proceso lo sigo llevando adelante día a día", aclaró sobre el inicio de las denuncias.

"Yo hice una denuncia por violencia de género, sobre maltrato. Igual está, es de público conocimiento la denuncia. Es por todo, es en general, la carátula es "amenazas, intimidación y maltrato". El Polaco me pegó, yo ya lo he hablado en su momento, pero ahora por suerte esto ya no ocurre más", recordó Valeria, a quien el click se lo hizo un episodio que tuvo lugar en la provincia de Córdoba.

"Yo tuve un episodio en Córdoba, donde hacemos un brindis con la gente que me alquila la casa y me encierra en la habitación, se puso celoso de los chicos que han ido a visitar a los dueños de la casa, que eran chicos de mi edad, o de la edad de él. Se fue a tocar a un lugar ahí en Córdoba, y no me dejó salir de la habitación, me tuve que quedar ahí adentro. Ese fue el último episodio donde yo digamos tomo conciencia de que tenía que dejar todo atrás y pelear por mi libertad y poder expreasarme sin el miedo a que te amenacen", narró, para luego referirse al vínculo que mantiene hoy por hoy con su ex.

"Lo único que quiero ahora es que las cosas se calmen y yo estar en paz. No es que ahora estemos en mejores términos, pero hoy él a mí me habla y no me insulta, no me maltrata, no me cae a tocar el timbre en mi casa a cualquier hora, me respeta", expresó.

"Gracias a la jueza Barcos, que ha agarrado mi expediente, hoy yo tengo una cuota de alimentos para Alma donde podemos cubrir el jardín y parte del alquiler, y la obra social también. Estuvo ocho meses sin pasarme cuota de alimentos y ni Almita ni yo teníamos obra social", afirmó Valeria, quien dijo que no cree que el cambio en El Polaco se de a partir de su relación con Silvina Luna.

"No depende de que esté o no con alguna pareja, eso depende de él. No sé si es eso, yo creo que es más de uno mismo, yo no voy a ser una mejor persona por tener un novio, uno es mejor persona porque le nace", sentenció.

"Es peligroso para él sí, por eso yo pedí que se le hagan tratamientos psicológicos, y no fue de jo…, sino porque necesitaba la paz psicológica para seguir viviendo para su hija y para mí también. Quizás en su momento era todo odio y bronca porque yo hice una denuncia, pero lo hice con la intención de mejorar el bienestar de todos, no solamente el mío, sino principalmente el de mi hija", se sinceró.

"Yo soy consciente que las actitudes y las malas decisiones que le hacen hacer cosas malas a alguien, como pegarle a una mujer, se tienen que pagar, acá o en cualquier lugar del mundo. Acá el problema no es ejercer ni coordinar una cuota de alimentos, para nada, es lo que corresponde porque es el padre. Yo esta causa la hice por mi vida, por mi hija. No se trata esto de un acuerdo de dinero, se trata de poder estar bien uno", concluyó.

LEA MAS