Flavio Azzaro se quebró al hablar de su depresión: “Hacía el programa y por dentro estaba hecho mierda”

En “Vino para vos”, el periodista deportivo recordó como padeció la enfermedad y destacó la importancia de la ayuda psicológica: “La cabeza es muy turra, te hace creer que estás bien”, admitió

Flavio Azzaro se confesó con Tomás Dente (Vino para vos - KZO)

En Vino para vos, el ciclo de entrevistas que conduce en Canal KZO, Tomás Dente logra generar un clima íntimo y ameno que invita a los entrevistados a abrir su corazón y animarse a hacer públicos esos sentimientos que permanecen bien profundos y guardados en el corazón y la memoria. Tal fue el caso de Flavio Azzaro, el periodista deportivo que no le escapa a las polémicas ni a las discusiones subidas de tono, que se animó a mostrar una faceta reflexiva en la que contó un duro cuadro de salud que tuvo hace unos años, y cómo hizo para superarlo.

El panelista de Polémica en el bar recordó lo que padeció durante el 2013, cuando empezaba a hacerse visible su camino en los medios de la mano de Alejandro Fantino y El show del fútbol: “Podríamos llamarlo depresión, angustia o ataques de pánico que me duró varios años”, señaló Azzaro, que destacó la importancia de la asistencia profesional en estos casos: “Hice terapia y me ayudó mucho. Me hubiese gustado hacerla antes”, reconoció el conductor que creyó haber solucionado sus inconvenientes.

Flavio Azzaro contó su depresión en "Vino para vos" - Canal KZO

Pero aquellos sentimientos volvieron con el paso del tiempo, y el conductor de Fútbol Outsider (Crónica TV) tomó una decisión tajante. “Me senté conmigo mismo, y me dije: ‘Loco, pará. Esto lo tenemos que solucionar’”. Según contó Azzaro, en este punto su personalidad le jugó en contra. “Yo podía estar al lado tuyo, haciendo el programa o tomando una cerveza, y por dentro estaba hecho mierda, pero la gente no se daba cuenta. Se ve que tengo una especie de cascarón o instinto de supervivencia que hacía que yo fuera para adelante”, analizó.

En aquel entonces, se le presentaba el desafío profesional más importante de su carrera: ni más ni menos que viajar a Rusia para cubrir el Mundial de Fútbol, una de las metas de cualquier periodista especializado en deportes. “Yo no quería ir a Rusia. ¿Qué iba a hacer allá lejos de mi vieja, de mi psicólogo, de mi papá, de mi gente? Decidí hacer terapia como corresponde, y por suerte lo pude manejar”, señaló. Gracias al trabajo profesional, Azzaro reveló que pudo aprender a lidiar con este tipo de inconvenientes: “Hoy por hoy me siento un tipo que la pasa mejor, que maneja mejor ciertas situaciones. Puedo charlar con vos de estas cosas feas y lindas, y no pensando en que cuando salga de acá me va a agarrar un ataque de pánico”, reveló en la charla con Dente.

Durante parte del 2020, Azzaro recorrió el mundo. Aquí, en Qatar
Durante parte del 2020, Azzaro recorrió el mundo. Aquí, en Qatar

Movilizado por los recuerdos y el ejercicio de introspección, el periodista concluyó en que “la verdad es que los ataques de pánico y las depresiones son una mierda”. Además, destacó la importancia de la fuerza de voluntad para poder salir adelante. “Hay que tratarla a tiempo y ponerle huevos y ovarios y bancarse que te toquen, que te metan el dedo. La cabeza es muy turra, cuando creés que estás bien, estás siendo reticente, y te escapás. Hay que seguir porque es la manera, y hoy por hoy los fantasmas no son tales y estoy mejor”, señaló con alivio.

Finalmente, el hombre que durante parte del 2020 viajó por el mundo con su novia, destacó la importancia de los comunicadores a la hora de bajar un mensaje que permita concientizar. “Tenemos un micrófono gigante, y a veces no nos damos cuenta. Me gusta decirle a la gente no esperen estar mal para ir al psicólogo, cuando tengas una luz de alerta, vayan. Nada es para siempre, ni lo malo ni lo bueno”, cerró Azzaro.

SEGUIR LEYENDO: