Eduardo Feinmann: “Pablo Echarri y Dady Brieva son nefastos”

El periodista afirmó que no puede “aceptar” que los artistas, identificados con la gestión kirchnerista, defiendan a " un gobierno corrupto”

Los dichos de Eduardo Feinmann sobre Pablo Echarri y Dady Brieva (Video: "LAM", El Trece)

Retomando declaraciones que brindó en la prensa días atrás, Eduardo Feinmann volvió a apuntar contra los actores Pablo Echarri y Dady Brieva, descalificando a ambos por igual, aunque haciendo una salvedad cargada de ironía. “Me hicieron una pregunta: ‘¿A quien elegirías, a Echarri o a Dady Brieva?’ -recordó el periodista, en diálogo con Ángel de Brito para Los ángeles de la mañana-. Dije que los dos son nefastos. Con lo único que me quedaba es que de Echarri he visto un par de películas que me gustaron. Nada más que eso”.

Tanto el conductor como su equipo de panelistas repararon entonces en el recorrido artístico del humorista santafecino, quien además de crear Midachi -con el ex embajador en Panamá Miguel Del Sel- fue parte de novelas exitosas como El sodero de mi vida y en cine, estuvo en películas distinguidas, tal el caso de El ciudadano ilustre. Aquí, Feinmann recurrió al sarcasmo. “¿Dady era un cómico, no? Me parece que era un cómico... Me acuerdo la época que era cómico, ahora no lo es tanto”.

El conductor de Alguien tiene que decirlo, en la segunda mañana del nueva programación de Radio Rivadavia, hizo mención a los polémicos dichos del ex Agrandadytos. “Las últimas declaraciones de Dady, de hace tres o cuatro años a esta parte, son realmente nefastas -sostuvo Feinmann-. Lo último que dijo sobre un banderazo (realizado en plena cuarentena en contra de la gestión del presidente Alberto Fernández), que te podrá gustar, no gustar, que habrá sido el momento justo o no para hacerlo, pero (de ahí a) decir: ‘Yo agarraría un camión y les pasaría por encima’, me parece un acto terrorista”.

Pablo Echarri (Franco Fafasuli)
Pablo Echarri (Franco Fafasuli)

En el ciclo de El Trece le hicieron mención a la situación económica de Echarri y Brieva. Pero en este sentido, el periodista fue prudente. “Yo no le cuento las costillas a nadie. La verdad que no me interesa dónde viven, cómo viven, si viajan o no a Miami. Lo único que me interesa es si defienden o no a un gobierno corrupto y a integrantes de ese gobierno que ha saqueado un país. Eso no lo puedo aceptar”.

Además, Feinmann afirmó que Carlos Menem “era un punguista al lado de los Kirchner”, si bien advirtió que “la corrupción siempre es horrible y repudiable”. Pero de trazarse un paralelismo, el ex presidente que murió el domingo a los 90 años era un “motochorro” en comparación con Néstor Kirchner y Cristina Fernández, a quienes llamó “saqueadores”. Y concluyó que, con el riojano, en el país existía “una libertad de prensa muy importante”, aun cuando Menem “era picante, no era fácil”. Sin embargo, “no era vengativo”, en una presunta oposición a los máximos referentes de kirchnerismo.

VER TAMBIÉN Graciela Alfano recordó su historia de amor con Menem: “Me pidió que fuera a vivir con él a la Quinta de Olivos”

“Unas ganas de agarrar un camión y jugar al bowling por la 9 de julio… No te das una idea”, había deslizado Brieva en Intrusos respecto a la movilización convocada para el pasado 12 de octubre, lo que le valió una denuncia penal por la supuesta comisión de instigación a cometer delitos, intimidación pública y apología del crimen. Luego, se excuso: “(Lo que dije) estuvo dentro de las tantas exageraciones que yo hago y que hacen todos los humoristas y conductores cuando joden en una radio”, comentó Dady una vez desatada la polémica.

Dady Brieva y su defensa ante la polémica (Video: "Intrusos", América)

Por su parte, Echarri mantiene desde hace varias semanas un encendido duelo en Twitter con El Dipy, con acusaciones cruzadas e improperios de ambos lados. “Se hace el humilde, pero va de compras a Miami y nunca lo vi en una olla popular”, opinó el cantante de cumbia en una de sus tantas declaraciones, aquella vez motivada porque el actor lo calificó de “terrible ortiva”.

SEGUÍ LEYENDO