El cirujano Fernando Felice, con Pamela David: “Es natural aceptar el paso del tiempo, pero también hay opciones estéticas”

Pionero en impulsar en el país la combinación de la medicina estética no invasiva con la cirugía plástica, con resultados totalmente naturales y cuidando las salud del paciente, el doctor conversó con la conductora para su ciclo PamLive

Pamela David con el doctor Fernando Felice, en "PamLive" (Video: @Pamedavid)

Desde hoy, los centros de estética reabren en el AMBA. Y el doctor Fernando Felice abre su consultorio de manera virtual para recibir a Pamela David. Tips económicos para enlentecer el paso del tiempo. Trucos para la papada, las ojeras, las bolsitas y el rostro. Las últimas tendencias. Y la importancia de un buen diagnóstico. Agarrá tu espejito y descubrí qué dice tu rostro sobre vos, en una nueva entrega del ciclo PamLive (que se emite por su cuenta de Instagram: @Pamedavid).

—¿Cuáles son los primeros signos que aparecieron por el no cuidado?

—Algo interesante que sucedió con el tema de la pandemia, sobre todo después de que fue obligatorio el uso del barbijo, es que la gente empezó a prestarle atención a la mirada. Mucha gente consultó sobre la mirada. La mirada es nuestra carta de presentación: si bien el sonido sale por la boca, los ojos transmiten mucho. Yo puedo ver los ojos de una persona, y tal vez esa persona descansó y durmió 9 horas, y le veo cara de cansado y solamente al verle los ojos, que serían las ojeras cansadas.

—¿Qué hay para las ojeras que sea no quirúrgico?

—Cuando las ojeras solamente tienen pigmentación de la piel, sin hundimiento, eso es patrimonio del maquillaje. El casero o el profesional. Hay que empezar de lo menos a lo más. Lo menos es el make up, luego viene la tecnología no invasiva: hay láseres o luces pulsadas que disminuyen la cantidad de pigmento de la piel. No se puede blanquear por completo. También existen cremas blanqueadoras que se utilizan para el mismo objetivo. Hay unas cremas que tienen productos blanqueadores pero llevan mucho tiempo de constancia. En la misma categoría están los láseres o luces pulsadas. ¿Qué pasa cuando a alguien no le funciona nada, ni el maquillaje, ni las cremas, ni la luz pulsada? También puede llegar a ser que esa persona, además de la pigmentación, tenga algo oscuro,por la sombra que genera la depresión que tiene en el área de las ojeras. Cuando uno tiene un área deprimida genera sombras, porque la luz siempre viene de arriba.

—¿A qué se debe ese oscurecimiento de ojeras?

—A la genética, principalmente, porque hay personas con 20 años que tienen ojeras. Otros tienen ojeras a causa de que la piel se va volviendo más flácida, más finita… van saliendo bolsas en los parpados, y eso también genera una sombrita por debajo. Hay muchas causas que pueden generarlas. En ese estadio las ojeras pueden tratarse con rellenos. El ácido hialurónico levanta lo que está hundido. Ese tratamiento tiene sus limitantes. Si la ojera se produce principalmente como producto de las bolsas del paciente, entonces ahí la indicación es sacar el exceso de piel, lo que ya es cirugía.

—¿El ácido hialurónico no te cambia el rostro natural de tu cara?

—El objetivo es quitar el aspecto de cansancio del rostro del paciente. El cansancio se caracteriza por las cejas planas y caídas, por la presencia de ojeras. También hay que saber elegir el producto ideal para colocar.

—¿Por qué la toxina botulinica tiene mala prensa si muchos lo usan?

—De los cinco procedimientos no quirúrgicos más realizados en todo el mundo, el 50% corresponde a la toxina botulínica. Es la droga más utilizada en todo el mundo, el producto médico, y el que en manos bien habilidosas o experimentadas obtiene resultados 100% naturales y positivos. En el uso de la toxina botulínica pasamos por varias etapas: en los 90 todas las caras eran congeladas, sorprendidas. Después se pasó por otra etapa donde todos quedaban con las cejas levantadas, tipo diabólicas. Hoy en día los resultados que uno busca son más naturales. El profesional tiene que saber decir que no cuando un paciente le hace una consulta y no tiene la indicación de ese tratamiento, sea toxina o sea relleno. Porque no todo el mundo se puede aplicar toxina; tiene indicaciones precisas.

—¿En qué casos no se puede utilizar?

—Por ejemplo, si viene una paciente que tiene exceso de piel en el parpado superior, la ceja caída y arrugas en la frente, por más de que yo le coloque toxina, le puedo sacar arrugas, pero si se las saco o las atenúo, pasará que las arrugas de la frente caerán más y se notará mucho más el exceso de piel. En ese caso está contraindicado porque el efecto causará displacer, visualmente.

El secreto del abdomen plano no es que el paciente se haga una cirugía, sino que tenga una vida saludable

—¿Cómo se tratan las ojeras hinchadas?

Hay dos tipos de bolsas que se pueden encontrar en el inferior del párpado. Una es la que aparece abajo del ojo, y la otra es la bolsa balar que se encuentra un poco más al costado del rostro. Esta bolsa lateral es por retención de líquidos. Hay que analizar el caso y ver por qué lo está haciendo. Lo que se encuentra por abajo del ojo es una bolsita de grasa que puede estar más hinchada por la mañana, pero con el transcurso del día se va. Y la solución de esta última es quirúrgica.

—¿Se lo puede hacer cualquier paciente?

—La cirugía de las bolsas sería el último estadio. Se lo puede hacer cualquier paciente que tenga la indicación. La recuperación es de 15 días aproximadamente, según el paciente. El objetivo es que los resultados sean naturales y que nadie se dé cuenta que alguien tiene hecho algo.

—Vos llevás una vida natural y te dedicás a cuidarte. ¿Lo transmitís a tus pacientes?

—Totalmente. Me cuido mucho con las comidas, hago mucho ejercicio, aunque tengo mis permitidos. El secreto del abdomen plano no es que el paciente se haga una cirugía, sino que tenga una vida saludable. Comer la cantidad de calorías que uno va a consumir y hacer un poco de ejercicio. Si una paciente tuvo exceso de peso y adelgazó, o le quedó exceso de piel, se puede reparar quirúrgicamente. Pero el paciente que dice “como de todo” y viene conmigo a hacerse una lipo, no sirve.

—Hay distintas tendencias, ¿cuál es la de este año?

La tendencia hoy en día son los resultados naturales. Nadie se da cuenta qué es lo que te hiciste. Sea quirúrgico o no quirúrgico, todos te ven mejor. Incluso para un aumento mamario. Porque antes estaba de moda mucha lola, y hoy tiene que ser algo más armónico. El rostro y el cuerpo tienen que tener armonía. Tiene que ser agradable visualmente y no exuberante, como se utilizaba en los 90.

—¿Hoy también se usa la reducción mamaria?

—En líneas generales la reducción mamaria está indicada no porque el paciente se haya arrepentido de una operación, sino porque las mamas perdieron la posición natural, ya sea por amamantar, por aumentos y descenso de peso, o también por un caso muy común que es la famosa gigantomastia, chicas que le crecen demasiado las mamas y el mismo peso hacen que se caigan. No es solamente estético; es funcional. La mayoría de esas pacientes no vienen por una imagen corporal, sino que vienen por dolores de columna, por adormecimiento en las manos, por compresión del plexo nervioso. El peso exagerado es como tener una mochila colgada que nos pesa para delante, y que tenemos que tratar de traccionarla hacia atrás. La indicación de la reducción mamaria es estética y funcional.

—Con el paso del tiempo la boca se va bajando. ¿Cuál es la solución?

—La piel no está en su lugar porque no se mantiene sola: está agarrada a la estructura del hueso. Entonces, está anclada a los sectores de la cara. Tenemos anclajes que se llaman ligamentos, que sostienen a la piel en su lugar. A medida que pasa el tiempo la piel va adelgazando y pierde poder de contención. La grasita que está por debajo de la piel pierde volumen, y es como si el rostro se desinflara. Como todo sucede con el paso de los años por el envejecimiento, cuando lo agarramos en etapas iniciales podemos devolver el volumen que el rostro va perdiendo y de esa forma rejuvenecemos el rostro. Hacemos más lenta la indicación de una cirugía.

—Cuándo hablamos de rellenos, ¿hablamos del ácido hialurónico?

—En el 97% de los casos se utiliza ácido hialurónico.

—¿Qué se puede hacer de manera económica para enlentecer el paso del tiempo?

—Lo más efectivo y económico de todo es primero mantenerse en el peso de uno, con una dieta saludable. Si uno se excede de peso, la cara también se llena de grasita, genera más peso, y la cara se cae más rápido. Sumar la actividad física, ya que hace que todos los tejidos tengan mejor circulación. Si tiene mejor circulación, llega más oxígeno; si llega más oxígeno, la piel se va a ver mejor. Y por último y fundamental: la prevención. La piel envejece de dos formas: una es cronológicamente; la otra es el envejecimiento fotoinducido, el que genera el sol. Si no me pongo pantalla y tomo sol de las 10 y 14 horas, acelero el paso del tiempo. Tengo pacientes de 30 años que nunca se cuidaron y tiene la piel de personas de 70; eso no tiene vuelta atrás. Sin plata uno puede hacer muchísimo: la prevención es fundamental.

—¿Qué hay para la papada?

—Si le sacamos la piel, el rostro en general tiene muchos compartimientos de grasas. La papada es uno de ellos. El paso de tiempo hace que se vaya hundiendo y el rostro queda con un aspecto cadavérico. Las mejillas también se hunden. También hay compartimientos grasos que en vez de perder volumen como los anteriores, lo aumenta. Uno de los que más aumenta volumen es la grasa del Bichat, en el contorno de la mejilla. Y otro compartimiento que gana volumen es la papada. Esa grasita puede ir acompañada de exceso de piel, o no. Si no tiene exceso de piel y es solo grasa, se puede tratar con un equipamiento que se llama criolipolisis, que se hace en consultorio. Da mucho frío, y esa diferencia de temperatura hace que las células de grasas se vayan disolviendo. Otra opción es una mini lipoaspiración. Cuando se tiene el famoso cuello de pavo, ya se debe hacer algo quirúrgico.

—¿Hay alguna contraindicación para la toxina botulínica?

—Está contraindicado en embarazadas o mujeres que están amamantando. También está contraindicado para pacientes que tengan miastenas gravis u otra patología que le quitan fuerza al músculo. La toxina genera relajación muscular en el lugar donde fue colocada.

La medicina estética siempre fue mal vista porque muchos buscaron el fin comercial. Hay que tomarla con mucho respeto. En medicina estética o plástica, lo fundamental es un buen diagnóstico

—Un mensaje que nos envían dice: “¿Por qué no aceptan dignamente el paso del tiempo?”. Algunos deben estar en contra…

No estamos diciendo que no lo aceptamos. Estamos diciendo que uno tiene que tener la edad que tiene, parecer de la edad que tiene, pero si quiere verse bien que sea en la mejor versión de uno mismo, en la edad que uno tiene. Jamás estamos hablando de volver el tiempo atrás y 20 años toda la vida. Está bien que haya alguien que tenga bolsas, ojeras, que no le molesten y que no se las quiera tratar.

—¿Hay tratamientos para el contorno del rostro?

—En un congreso hablé mucho de los mensajes del rostro. Muchas veces el paciente consulta al médico por emociones que transmite su cara. También hablamos del contorno del rostro. Cuando veo un paciente y viene con su consulta, siempre le hago un análisis global de todo el rostro y trato de entender qué transmite. Cuando se evalúa el contorno, si está bien definido habla de que la persona tiene la edad que tiene, pero tiene un rostro joven. Se puede delinear todo el contorno siempre y cuando esté indicado.

—¿Qué son los hilos tensores?

—Se utilizan poco hoy en día. Se utilizan mucho los hilos faciales o de PDO, que es un material (polidioxanona) absorbible que dura seis meses. Antes se les decía hilos de oro, pero nunca lo fueron. Se utilizan en áreas estáticas, como por ejemplo la papada y la mejilla, para generar un efecto inflamatorio en busca de la producción de colágeno propio por el organismo, y mejora la calidad y la tensión de la piel.

—¿Cómo hacés para encontrar la mejor versión de cada paciente?

—El rostro se caracteriza por luces y sombras. El maquillaje es un concepto ampliamente conocido, haciendo que se vean más sombras y logrando el efecto de triangulación del rostro, que es un rasgo característico de las mujeres; los hombres tienden a tener rostros más cuadrados. Entonces trato de pensar qué características o qué estructura tiene el paciente. Qué potencial puedo alcanzar y cuáles son las limitaciones. E intento rejuvenecer o embellecer de acuerdo a las necesidades estéticas que tenga ese rostro. La medicina estética siempre fue mal vista porque muchos buscaron el fin comercial. Hay que tomarla con mucho respeto. En medicina estética o plástica, lo fundamental es un buen diagnóstico.

—¿Es bueno el aceite de coco? ¿Siempre se debe continuar con el uso de cremas?

—El aceite de coco no te va a hacer mal, pero tampoco hará magia. Las pieles grasas tienden a ser pieles gruesas y envejecen más lentamente que las pieles finitas y gruesas. Es fundamental que la piel siempre esté hidratada.

—¿Los masajes son efectivos?

Hay una nueva corriente: el yoga facial. Tiene un buen fundamento porque se trata de ejercitar los músculos y que no pierdan tonicidad. Sabemos que con el paso del tiempo el músculo evoluciona hacia la flacidez. En cuanto al rostro, el yoga facial sería una buena opción, muy interesante.

—¿Te han tocado muchos casos en los que las personas ven realidades en su cuerpo que no existen?

—Una vez vino a verme una paciente que me decía que tenía una arruga en la frente y yo no se la veía. Empecé a indagar, y en realidad era que su pareja le vivía diciendo que tenía cara de enojada, y evidentemente ella, en su inconsciente, se generó una arruga ahí. Eso la traumatizaba mucho. No es solo una arruga, es también todo el contexto psicológico que vive el paciente y lo traslada a un accidente estético de su rostro. Muchas veces las consultas no son solo una arruga, hay algo por detrás mucho más importante que la simple inyección o rellenito. Les dedico más tiempo a los pacientes para explicarles que no necesitan esos tratamientos que al que lo necesita.

SEGUÍ LEYENDO

Rafaela Rubín, con Pamela David: “Con el feng shui podemos hacer ajustes en nuestra casa para tener mejor energía”

Martín Virasoro, con Pamela David: “Estamos viviendo la peor crisis de todas, la de los estados de ánimo”

Alejandra Stamateas habló con Pamela David sobre la convivencia en cuarentena: “No hay que darle importancia a todo”

Naty Franzoni compartió con Pamela David su “maletín de herramientas” para construir un estilo de vida saludable

El coach Sergio Ledesma, con Pamela David: de víctima a protagonista, o cómo pasar de la protesta a la propuesta

El psicólogo Marcelo Plotnik habló con Pamela David sobre las adicciones: “Rearmar nuestros lazos es la primera medicina”

Flavio Mendoza, con Pamela David, sobre las consecuencias de la cuarentena: “Me afecta mucho lo que está pasando, me pone mal, me pongo a llorar”

Alessandra Rampolla le dio consejos a Pamela David sobre cómo disfrutar de la sexualidad en cuarentena: “Hay que conectarse con la propia fantasía”

Gabriel Rolón, con Pamela David: “Nos pidieron que estemos en aislamiento, no que suframos”

MAS NOTICIAS

Te Recomendamos