Victor Saparapane (Foto: Mafe Frassetto por gentileza de Pulpo PR)
Victor Saparapane (Foto: Mafe Frassetto por gentileza de Pulpo PR)

Apenas apareció en la pantalla de Telefé con el personaje de Petronio para la novela de Jesús, las redes sociales se llenaron de comentarios que resaltaban su aspecto físico. ¿Quién es él? Se llama Víctor Sparapane, tiene 29 años y, aunque consiguió su personaje en base a su capacidad actoral, en una charla exclusiva con Teleshow asegura sentirse agradecido cada vez que recibe elogios por su apariencia. “En mi opinión, la belleza tiene el poder de mejorar el talento”, asegura el brasilero.

—¿Cómo obtuviste el papel del soldado romano Petronio en Jesús?

—Durante las grabaciones de Los 10 mandamientos, el actor Sidney Sampaio, que interpretaba a Josué, necesitaba un suplente para poder comenzar a grabar Promised Land y, desde allí, comencé a ganarme la confianza de algunas personas en la estación. Hasta que un día él se enfermó durante una secuencia importante donde abrirán el río Jordán y no podrían cancelarlo, así que me volvieron a llamar y, esta vez, para grabar un monólogo considerable durante la noche. Un detalle importante es que esta era la última escena que se grabaría antes del almuerzo y, cuando fuimos a grabar, entendí todo el texto la primera vez y todos pudieron irse a comer. Incluso recuerdo que Milhem Cortaz, con esa forma de hablar con dos palmaditas en el hombro, me lo reconoció como muy buen trabajo. Y allí supe que había construido un capítulo importante que repercutiría en oportunidades futuras como Petronio en Jesús y más tarde Tadeo en Jezabel.

—¿En qué te basaste para encarnar al personaje?

Lo primero que hice después de leer el guión fue comenzar mis estudios sobre la sociedad de la época, costumbres, creencias religiosas, bases filosóficas, estructura familiar, etc. Durante esta investigación inicial encontré un libro de Max Mallmann llamado “El Centesimo en Roma”. Ese libro me dio muchas referencias, es la historia de un centurión romano, exactamente la posición que alcanzaría Petronio en la segunda fase de la novela. Y fue como la columna vertebral del personaje, que solo ganó cuerpo incluso después de que me puse la armadura por primera vez.

Víctor como el romano Petronio (Foto: Edu Moraes por gentileza de Pulpo PR)
Víctor como el romano Petronio (Foto: Edu Moraes por gentileza de Pulpo PR)

—¿Dónde te tocó grabar tus escenas y cómo fue la experiencia?

—Fueron grabados en Ouarzazate, en Marruecos, que es un centro de cine internacional. Uno de nuestros productores locales acababa de grabar nada menos que John Wick, además de Game of Thrones y muchos otros. Puedo decir que sólo una atmósfera cinematográfica te da una energía única cuando pisas el set de grabación. Todo suena muy glamoroso, pero debido a la sequedad del aire muchos actores, incluido yo mismo, tuvimos un insomnio considerable, además de las temperaturas variables que a veces pasaron los 50 grados centígrados y otras estaban por debajo de cero. Fueron experiencias muy desafiantes y, sin duda, fueron esenciales para componer la atmósfera que la historia planteaba. Puede sonar extraño, pero creo que salir de la zona de confort es mágico para cualquier artista, un cierto grado de adversidad es importante para cualquiera.

—Las redes sociales estallaron hablando de lo guapo que eres...¿Cómo reaccionaste ante esta situación? ¿Te molesta que se hable de tu aspecto y no de tu talento?

—¡Jamás! Si dicen que soy hermoso, me siento agradecido. Hoy en día parece estar de moda ofenderse por todo. Por supuesto, si alguien se excede y pierde el respeto, no me gustará, pero esa es otra historia. En mi opinión, la belleza tiene el poder de mejorar el talento y no al revés. Incluso hay quienes dicen hoy en día que lo feo es lo nuevo y bello, pero creo que esta moda no dura mucho, suena más como una provocación que cualquier otra cosa.

—Has contado que de niño eras “gordito” y por eso comenzaste a hacer judo y a correr. ¿Es así?

—De hecho, ya estaba haciendo judo, pero comencé a correr para cambiar la categoría. No era un hombre gordo muy bueno en judo, era el hombre gordo más liviano de la categoría, así que siempre perdía las peleas. Pero lo bueno era que, cuando lograba cambiar, me convertía en el más pesado del peso ligero y, finalmente, comencé a ganar las peleas (se ríe). Desde entonces, nunca más quise estar gordo.

Víctor en Jesús (Foto: Edu Moraes por gentileza de Pulpo PR)
Víctor en Jesús (Foto: Edu Moraes por gentileza de Pulpo PR)

—Creciste en Guarujá pero luego viviste en los Estados Unidos. ¿Cómo fue tu infancia y tu adolescencia en medio de ese cambio?

—Guarujá es un pequeño pueblo donde las oportunidades son muy limitadas por varias razones diferentes. Nací en una familia de clase media sin grandes recursos, pero mis padres siempre dieron lo mejor de ellos para poder brindarnos a mí y a mis dos hermanos las mejores posibilidades. Siempre vi su batalla y me llenó de fuerza para superar todos los obstáculos que traía la vida, mis padres son seres humanos con mucha riqueza en sus almas y creo que esta es la mayor herencia que podrían haberme dado. La virtud es el tipo de cosas que el dinero no compra y que tienen de sobra. Con el tiempo, nuestra situación financiera mejoró y, cuando cumplí 15 años, pedí hacer un intercambio por los Estados Unidos. Hoy, mirando hacia atrás, veo que debe haber sido un deseo creado a partir de una especie de sueño americano, fue divertido por no decir trágico. Cuando llegué, me di cuenta de que los sueños funcionan de una manera muy diferente cuando los llevamos a la realidad. Pensé que viviría en una especie de pastel, pero eso no fue lo que sucedió. En resumen, terminé en una escuela católica irlandesa que sólo tenía 70 estudiantes. No se parecía en nada a lo que había imaginado, pero hoy veo que todo lo que viví allí fue fundamental para construir lo que soy hoy.

—¿Es verdad que viendo películas para aprender a hablar inglés decidiste convertirte en actor?

—El intercambio fue muy difícil al principio. Estudié inglés desde que tenía 8 años, pero no fue fácil adaptarme, no podía seguir las clases y mis calificaciones no eran suficientes para poder jugar al fútbol, que era lo que más quería hacer en ese momento. Así que tuve que intensificar mis estudios. La casa en la que vivía tenía una gran colección de DVD y eso se convirtió en una parte importante de mis estudios, todos los días veía dos o tres películas en post de poder llegar a jugar al fútbol, hasta que un día ocurrió algo especial: vi una película de Denzel Washington llamada John Q. Esta película me tocó el alma de una manera diferente, fue la primera vez que recuerdo una película que me conmovió tanto. Allí sentí que la semilla fue plantada, para que luego germinara. Y, realmente, se convirtió en una decisión.

Victor fuera de personaje (Foto: Mafe Frassetto por gentileza de Pulpo PR)
Victor fuera de personaje (Foto: Mafe Frassetto por gentileza de Pulpo PR)

—¿Cómo comenzaste tu carrera?

—De hecho, creo que siempre es el principio, a veces me pregunto si ya ha comenzado...

—¿Cuáles son tus planes a futuro?

—Quitarme esa máscara de la cara antes de convertirme en un poema de Fernando Pessoa que dice: "Hice conmigo mismo lo que no sabía. Y lo que pude hacer conmigo no lo hice. El dominó que llevaba estaba mal. Me conocieron de inmediato por quién era y no lo negué, y me perdí. Cuando quise quitarme la máscara, la tenía pegada en la cara. Cuando lo saqué y me encontré en el espejo, había envejecido. Estaba borracho, ya no sabía cómo ponerse el dominó que no se había quitado. Me quité la máscara y dormí en el vestuario Como un perro tolerado por la gerencia Porque es inofensivo ... "

—¿Cómo estás sobrellevando estos días de pandemia por el coronavirus? ¿Estás confinado?

—Durante mucho tiempo he estado estudiando una línea filosófica que fue la base de inspiración para Chaves, la filosofía del cinismo de Diógenes que más tarde inspiró la filosofía estoica que hoy conocemos como minimalismo. Hoy me considero un caviar minimalista, no limitado por la cantidad y sí, por la calidad, creo que me hace tener opciones más claras y no tener tanta ansiedad que es muy común cuando tienes 20 años, después de que todas las hormonas son poderosas en esta etapa. Sí, estoy respetando esta experiencia de hermano mayor forzado, digo que como provocación, tengo la impresión de que todo esto es un teatro con muchas capas donde muchos mueren pero nadie dice la verdad después de todo, no sería conveniente.

—¿Estás en pareja? ¿Te gustaría estarlo?

—No tengo novia, pero me gustaría. “Não aguento mais a minha mão.” (No he tenido buena racha o suerte)

El saludo de Victor Sparapane a los lectores de Teleshow


SEGUÍ LEYENDO