Mirtha Legrand y Chiche Gelblung
Mirtha Legrand y Chiche Gelblung

Mirtha Legrand y Chiche Gelblung tuvieron una historia de amores y odios de casi medio siglo. El periodista y la diva de los almuerzos llevaron a la pantalla sus enojos y fue la Chiqui la que siempre manifestó que no lo quería a él, acusándolo de ser el responsable de todos sus males mediáticos. Ella siempre buscó el cariño de los medios y el reconocimiento de los periodistas, pero Chiche era su piedra en el zapato en este anhelo.

El conflicto original tuvo que ver con una foto de Mirtha en malla junto a su marido, Daniel Tinayre, que Chiche publicó en la revista Gente en el año 1981, cuando él era su director. Este hecho provocó la furia de la conductora, que llamó a los dueños del medio para quejarse y pedir que trataran de sacar la revista de circulación. El enojo fue feroz y ella juró no perdonar al periodista por esa afrenta. A partir de aquel entonces muchas historias se tejieron sobre el conflicto: se decía que él había sido novio de Marcela Tinayre, vínculo que todos los involucrados negaron, y hasta se especuló sobre algún tipo de venganza de él hacia los Legrand - Tinayre. Todos estos rumores fueron desechados pero alimentaron el mito de “la pelea de Chiche y Mirtha”.

Los años pasaron y cada uno siguió con su exitosa carrera. Chiche debutó en televisión en la década del ’90 en Canal 9, con el ciclo Memoria. Y fue desde ese programa que vino el gran golpe mediático en contra de Mirtha, según los dichos de la diva. El periodista emitió en su programa el video que luego se haría famoso, en el cual la diva pronuncia la célebre frase “carajo, mierda”.

Chiche fue quien puso al aire ese video, perteneciente a una grabación de fin de año de Almorzando con Mirtha Legrand, que mostraba a la diva a los gritos quejándose de un plano y montando su fastidio con la técnica del canal. El material era inédito y provocó una revolución en todos los medios en ese momento. Años después, el conductor reveló que dichas imágenes fueron suministradas por Gerardo Rozín, que por esos años ocupaba la gerencia de programación de esa emisora. “La verdad es que me las dio él. Reconozco su mérito y es un dato histórico. Él lo descubrió y nos facilitó ese material”, contó Chiche.

Ese fue el último gran round de la histórica pelea. A partir de ahí el odio de Mirtha hacia Chiche fue in crescendo y el conflicto subió varios decibeles. Además, otro tema que a la diva le molestó del periodista fue cuando él hizo una dramatización de los últimos días de vida de Danielito Tinayre, hijo de la diva, y de cómo ella lo cuidaba.

A esta altura las diferencias parecían irreconciliables y la pelea continuó con proporciones bíblicas: Chiche continuó emitiendo sus informes sobre la “reina madre” de la televisión, y ella cuando podía le envía un mensaje venenoso desde sus almuerzos.

A lo largo de 25 años, Mirtha manifestó en reiteradas oportunidades su enojo con Chiche Gelblung (Foto: Nicolás Stulberg)
A lo largo de 25 años, Mirtha manifestó en reiteradas oportunidades su enojo con Chiche Gelblung (Foto: Nicolás Stulberg)

El primer reencuentro entre ambos se dio el 21 de junio del 2005, en una ceremonia del Martín Fierro. Esa noche de fiesta, Mirtha y Dady Brieva fueron los conductores de la ceremonia, y Chiche ganó una estatuilla a la mejor labor periodística masculina en televisión. Cuando se escuchó el nombre del periodista el salón se paralizó. Todos los presentes sabían del encono entre Chiche y Mirtha y esperaban los peor de ese encuentro.

Chiche se encaminó hacia el escenario y fue en ese momento en que Mirtha disparó una frase letal: “Las vueltas de la vida: al que siempre habló mal de mí le tengo que entregar un premio”. A lo que el periodista, rápido de reflejos, respondió: “Nunca tuve nada contra usted, señora”. Y recibió su galardón feliz, sin meterse en la polémica que inició la diva.

Este episodio fue el puntapié inicial para el reencuentro que se produjo un año después en un almuerzo de Mirtha, al cual Chiche asistió como único invitado. Ambos se vieron cara a cara el 3 de agosto de 2006, 25 años después de la publicación de la polémica foto en la tapa de la revista Gente. Almorzaron a solas en América y fueron protagonistas de un gran momento televisivo. En aquella oportunidad revisaron uno por uno los puntos que los habían distanciado. Arrancaron por la publicación de la foto, siguieron por la dramatización de los últimos días de vida del hijo de la diva y obviamente el plato fuerte fue el famoso video del “carajo mierda”, que con los años se convirtió en una marca registrada de la Chiqui.

Con este almuerzo se selló la paz entre ambos luego de un cuarto de siglo de odios y enfrentamientos. Luego de este primer encuentro, Chiche fue en varias ocasiones a almorzar a lo de Mirtha, y cada encuentro fue un duelo de dos expertos en peleas mediáticas. En el año 2009, en el segundo programa del ciclo de Gelblung en El Trece, 70.20.10, volvieron a verse las caras y en esta ocasión repasaron sus viejos enconos, pero ya de una manera más amable y casi como un folclore entre ellos.

"Yo siempre la traté con respeto", aseguró Chiche en diálogo con Teleshow, sobre su relación con Mirtha

Teleshow habló con Chiche para consultarle sobre esta historia y el popular periodista repasó el conflicto. “Mirtha se peleó conmigo por la tapa de Gente. Yo nunca me enojé con ella. Aún distanciados, siempre hablé de ella con respeto y admiración. Yo la nombré por primera vez ‘reina madre’ de la televisión argentina” por el respeto que siempre le tuve”, aclaró el periodista.

Al ser consultado sobre cómo recuerda la reconciliación y las primeras veces que se vieron, Chiche rememora con picardía esos momentos: “El primer reencuentro fue en una entrega de los Martín Fierro. Yo había ganado como mejor periodista de la televisión y cuando subí a recibir el premio hizo un comentario sobre el contencioso que teníamos. Yo contesté lo mismo que te digo ahora: siempre la trate con respeto”.

Chiche se reconcilió varias veces con Mirtha en cámara. “Tiempo después me invitó a un almuerzo a solas en la tele, donde nos reconciliamos públicamente. Esa reconciliación llegó después de que me pasara varias facturas al aire, como el tema de las fotos de la playa, el ‘carajo mierda’ y algunas cosas menores. Después me invitó varias veces más a su mesa. Hoy estamos fenómeno y todo quedó atrás”, finalizó el popular periodista y conductor.

La pelea duró 25 años, durante ese tiempo Mirtha y Chiche hicieron de esta historia de odios y rencores casi un caballito de batalla. Mientras él la convertía en protagonista de todos los informes de su ciclo Memoria, la Chiqui no dejaba de criticarlo en sus mesas cada vez que tenía oportunidad. La grieta entre ambos comenzó a cerrarse en esa fiesta del Martín Fierro del 2005: como no podía ser de otra manera, en la ceremonia más importante del espectáculo arrancaría el principio de la reconciliación de una de las disputas más antiguas de la farándula argentina.

SEGUÍ LEYENDO