Cinco puntos que convierten en posible (o en dudosa) la vuelta de Los Simuladores

notero@infobae.com
infobae-image

“Sé que se va a hacer la película de Los Simuladores. No sabemos cuándo porque hace cuatro años venimos diciendo ‘el año que viene’, pero es un compromiso que tenemos los cuatro”, dijo Alejandro Fiore, alimentando una vez más la ilusión del público de volver a ver reunidos a a Mario Santos (Federico D’Elía), Pablo Lamponne (Fiore), Emilio Ravenna (Diego Peretti) y a Gabriel David Medina (Martín Seefeld) en pantalla.

Incluso hace unos días, Federico D’Elía hizo una encuesta en Twitter, aunque se atajó: “¿Si existiese la posibilidad de volver con Los Simuladores (algo casi imposible) qué formato prefieren?”. El 81 por ciento de sus seguidores eligió “serie”, mientras que solo el 19 prefirió que sea en pantalla grande.

Los cuatro amigos se dedicaban a resolver mediante operativos de simulacro todo tipo de problemas, muchos de ellos poco tratados en ese entonces como el bullying o la anorexia. Pero además, resolvían situaciones familiares, laborales y hasta un chico que necesitaba aprobar las materias del secundario para no repetir de año, por mencionar solo algunas.

A 18 años del estreno y 16 del final, ¿podría volver a realizarse la serie dirigida por Damián Szifron?

La tecnología

Muchas de las cosas que hacían los protagonistas resultaban novedosas o divertidas para su momento, ¿hoy lo serían? Por otro lado, gran parte de su trabajo resultaría mucho más fácil hoy, por ejemplo, Gabriel Medina realizaba sus investigaciones de los clientes escondido, usando cámaras de fotos analógicas. Hoy, podría hacer todo con un celular. Además, con Internet podría averiguar muchos datos de una forma más rápida y fácil y gracias a las redes sociales, podría espiar gran parre del día a día de la gente que investigaba.

El rol de la mujer

“En su momento hablamos y pensamos en poner una mujer. Hoy cobra un valor totalmente diferente que el que tenía cuando lo hicimos. Lo hablamos y definimos que lo mejor para nosotros era que no”, dijo D’Elía hace un tiempo en un programa radial. ¿Sería posible que en el 2020 Los Simuladores sean cuatro hombres o deberían sumar mujeres al grupo?


Por otro lado, en varios casos las “víctimas” del engaño o de la simulación eran mujeres y el operativo estaba relacionado con temas amorosos. Por ejemplo el capítulo Tarjeta de Navidad, consiste en que Claudia, decidida a divorciarse de Galván, se vuelva a enamorar de él. En el episodio El pacto Copérnico, un abogado busca que su esposa lo deje y le pida el divorcio ya que él no se anima a hacerlo. Para lo cual, Los Simuladores deben enamorarla, mediate una historia ficticia de otro hombre. Aquello, que podría resultar un tanto divertido hace unos años, hoy podría generar polémica.

La situación del país

La serie comenzó en el 2002, post crisis del 2001. En el país, la clase media aún estaba afectada por las consecuencias de las políticas económicas del gobierno que se iba. Eso dio lugar a que Los Simuladores tuvieran que ayudar en ciertas situaciones relacionadas con el trabajo o el dinero. El segundo capítulo de la ficción, Diagnóstico rectoscópico el grupo ayuda al dueño de un pequeño locutorio que tiene deudas y que es amenazado por sus prestamistas. Una semana después, en Seguro de desempleo, el objetivo es que José Feller, un hombre de más de 60 que quedó fuera del mercado laboral, vuelva a ser contratado por la empresa láctea que acaba de despedirlo.


Aunque hoy la situación no es la misma que hace casi dos décadas, hay cierta incentidumbre económica que haría posible que muchas familias requieran la ayuda de Los Simuladores. Incluso el mismo D’elía dijo: “¡Tendríamos muchos pedidos! Como en aquel momento que era difícil. Está esa necesidad de solucionar cosas. Tiene que ver con la solución mágica de las cosas, Argentina permite un poco eso”.

El deseo de los protagonistas

Cada vez que sale el tema, a los cuatro actores les gusta coquetear con la posibilidad de un regreso. Sin embargo, nunca dicen nada concreto. Además, es difícil coordinar los tiempos de todos porque cada uno tiene individualmente otros proyectos.

“Nosotros tenemos el deseo profundo de hacer la película, sobre eso hemos charlado mucho. El deseo está pero hay que combinar y coordinar para que eso se pueda hacer posible en función con los tiempos. Gracias a dios todos estamos trabajando. Hoy por hoy lo que tenemos es ganas de hacer la película”, había dicho Martín Seefeld el año pasado. Por esos días, Peretti contó: “Yo me he juntado con Damián (Szifron) muchas veces para ver qué idea podemos meter en Los simuladores en el formato cinematográfico que no es lo mismo que la televisión. Él tiene alguna idea, pero no la concretamos porque está muy ocupado”.

Las segundas partes

Hay un dicho que reza que “las segundas partes nunca fueron buenas” pero claro que no hay pruebas de ello. Lo cierto es que en caso de que Los Simuladores regresen (sea en pantalla chica o grande) tendrán una vara muy alta, ya que las expectativas de sus fanáticos, que los quieren ver otra vez y que miran hoy aún la serie a través de Netflix, son muy grandes, incluso, fueron agrandadas por la espera y las especulaciones.

SEGUÍ LEYENDO

Una sociedad que cuestiona a la madre pero absuelve al padre: las críticas públicas a Pampita por la crianza de sus hijos reabren el debate

Claudio Caniggia y Sofía Bonelli descansan en Punta del Este, luego del escándalo con Alex y su novia

Natalia Oreiro y el protagonista de “Merlí”, Francesc Orella, juntos en la serie “Santa Evita”

MAS NOTICIAS

Te Recomendamos