Moria Casán (foto: captura)
Moria Casán (foto: captura)

Con Incorrectas, Moria Casán ha logrado ser noticia casi todos los días. El programa siempre encuentra repercusión: si no es por los títulos que la One les saca a sus invitados, lo consigue por los cruces que hay entre sus vayainas, esas panelistas que en cada emisión demuestran que se quieren cada vez menos.

Varias colaboradoras ya pasaron por el ciclo, y la mayoría se fueron en cierta armonía con Moria, pero no así con sus compañeras. La última en renunciar fue Silvina Luna, convirtiéndose en excepción: renunció luego de un entredicho al aire con la conductora. Un par de días después de irse del programa, la modelo rosarina salió al aire y mantuvo un fuerte ida y vuelta con sus ex compañeras. Ese episodio marcó la grieta entre las mujeres del magazine más picante de la televisión argentina.

“Una está buscando otras cosas y otras experiencias. Está bueno también decir ‘acá di lo que tenía que dar’ y probar por otros lados –dijo Silvina por entonces–. Lo importante siempre es agradecer e irse bien de los lugares. Y así me quiero ir de Incorrectas, porque fue hermoso y de mucho aprendizaje. No me van a ver en los programas hablando mal de mis compañeras”. Estas palabras llegaron horas después de que se filtraran unos chats que le había enviado a Yanina Latorre, en cuyo texto hablaba mal de casi todas las vayainas.

El reto de Moria Casán a Silvina Luna en "Incorrectas"

El episodio entre Sofía Zámolo y Micaela Viciconte, en el cual la primera le reclamaba a la segunda que la llamara por su nombre y no por el apellido, abrió otra puerta, y desnudó los conflictos y recelos entre las panelistas.

Ahora Mica y Zámolo son enemigas íntimas. Después de aquel episodio, no se dirigen la palabra. Sofía quedó muy mortificada y sintió que Moria no la avaló, ya que la conductora dijo: “A mí me gusta llamarlas por los apellidos”, un comentario que no le cayó nada bien. En los pasillos de América se comenta que a Zámolo la miran de reojo, ya que cuando Casán se tomó vacaciones ella fue la elegida para conducir el ciclo. Y eso cayó muy mal en sus compañeras.

Según pudo saber Teleshow, Mica Viciconte es un poco la Llanera Solitaria del ciclo. Tiene poca relación con sus compañeras, sabiendo de su general mal talante y su perfil de pocos amigos. Con Natalie Weber discutió en su momento por Mauro Zárate. Ocurre que la modelo es la esposa del ex futbolista de Vélez, equipo en el cual Fabián Cubero –novio de Mica– es un referente, y al que dejó atrás en medio de una gran polémica para irse a Boca. Esta interna futbolística, que nada tiene que ver con la farándula, fue el detonante de un enojo que aún persiste.

Siguiendo con la ex chica Combate, también tuvo un fuerte enfrentamiento con Stefy Xipolitakis, pero fuera del aire. Según cuentan cercanos al programa, este enfrentamiento fue de los más fuertes que se vieron en el programa. Esa relación también está rota.

Enemigas íntimas: Mica Viciconte y Sofía Zámolo
Enemigas íntimas: Mica Viciconte y Sofía Zámolo

Del otro lado están las más pacíficas, como Floppy Tesouro, que va al programa un par de días a la semana, y Celina Rucci, que mantiene buena onda con todas. Luego se encuentran Nora Cárpena y Carolina Papapleo; si bien mantiene un diálogo con todas las integrantes del grupo, no construyeron una relación amistosa con ninguna de sus compañeras. Ellas van, hacen su trabajo y se retiran.

Meses atrás Zámolo y Carpena se cruzaron fuerte al aire en un dialogo muy picante. Todo comenzó porque hicieron referencia a la opinión de Baby Etchecopar acerca de que las Actrices Argentinas son cristinistas. Y mientras que Sofía acotó que "alguna vez las habrá visto ahí”, Cárpena hizo una salvedad: "Algunas sí, otras no”. Y continuó: “Zámolo, yo dije algunas sí, otras no, y vos me hacés cara como de ‘no lo sé’. Y es así”. “Primero, no te escuché porque era todo un cotorrerío, y no te estaba haciendo ninguna cara, Norita, tranquila”, se defendió la modelo.

“Entonces disculpame –siguió Cárpena–, no te preocupes, pero no me digas cómo tengo que comportarme”. “Y vos tampoco a mí –retrucó Zámolo–, ya soy grande, no me digas cómo me tengo que comportar”. “La que me hiciste caras a mí fuiste vos, y yo te contesto todo lo que quiero. Hiciste así y te contesto”, cerró Nora, quien, al contrario de Mirtha Legrand, es memoriosa y rencorosa.

De esta manera Moria Casán debe lidiar todos los días con los humores, los egos y los enojos de sus “vayainas empoderadas”, quienes se arrojan dardos unas a otras de manera frecuente, muchas veces en cámara y en otras ocasiones fuera de las mismas, en donde se ve que no son muy amistosas las relaciones entre las panelistas.

SEGUÍ LEYENDO