“La señora que se casa y no nos invita. ¡Quiero detalles del casamiento! 22 de noviembre en el Palacio Sans Souci y nosotros lo estaremos mirando por la Televisión Pública, no sé quién lo transmite”, dijo Marcelo Tinelli al presentar a Pampita el jueves en el Bailando, mientras ella, sin micrófono insistió: “Después de las doce, si quieren vengan”.

El descontento del conductor de ShowMatch no fue aislado y ya varias personas se enojaron por haber quedado afuera de la lista de invitados oficiales al casamiento entre Carolina Ardohain y el empresario Roberto García Moritán.

Ángel de Brito, miembro del jurado junto con la modelo, Marcelo Polino y Florencia Peña, también expresó su enojo: “Yo no voy a ir, no. ¿Cómo voy a ir? Un día, cuando contó, dijo ‘Están todos invitados, vengan después de las 12 a bailar’. Yo le dije, ‘Invitación de segunda, no. Invitame, sentame en una mesa’. Me dijo ‘No, es que no tengo lugar, si no los invitaría’. Bueno, no pasa nada”.

Respecto al regalo, el conductor de LAM contó en su cuenta de Instagram: “Si no estamos invitados formalmente, no nos llegó una tarjeta. ¿Vos le vas a mandar un regalo a Pampita?”. Para cerrar, dijo que tampoco creía necesario estar en la celebración: “Ojo, a mí me parece perfecto que no invite a la gente que no quiere invitar, hace familia, amigos (...) Se casa un participante del Bailando, ¿tiene que invitar a todos? No”.

Según había explicado en Hay que ver Ardohain, “la fiesta es muy chiquita” porque la capacidad del lugar es de 160 invitados. “Somos 50 invitados míos y 80 de Roberto, nada. Cuatro mesas hay nada más”, había explicado ella, aunque la cuenta en realidad da 130, y que estarán dispuestos en cuatro mesas.

Es por eso que hasta algunos familiares de ella se sintieron excluidos: “Mis primos hermanos ayer reclamaban pero no tengo lugar, qué va a hacer. Marcelo Tinelli también me reclamó. Me dijo ‘¿después de las 12?’. El que venga a esa hora es porque me quiere mucho, porque hay que hacer la previa en algún lado y te baja el sueño. Pero bueno, yo voy a valorar al que va, porque ese es el que realmente te quiere".

También se armó polémica por quiénes serán las damas de honor que acompañen a la novia: “En vez de elegir a cinco y decir ‘éstas son las mejores, mejores de mis amigas’, quise que todas sean damas de honor y no entrar en esa categoría de ver quién es más querida. Porque no hay una más querida que la otra, todas son amigas muy queridas. Son mis amigas de toda la vida".

Al salón tampoco podrá ingresar la prensa, aunque los invitados sí podrán tener el celular encima y sacar fotos y compartir lo que quieran a través de sus redes sociales.

SEGUÍ LEYENDO