Está cerca de los 30 años, pero en su interior aún parece conservar a esa niña tierna e ingenua de antaño.

Así por lo menos se desprende de las fotos que Cande Tinelli publicó en su cuenta de Instagram, bajo la leyenda "Te extraño y abrazo pequeña Lelé".

En la misma puede verse una serie de cuatro imágenes de la It Girl de niña, en donde aparece en una pose como pensativa, apareciendo por la ventana de una casita de juguete, tirando un beso y asomada al balcón de una casa sobre la playa, con una muñeca en la mano.

"Para mí vas a ser siempre mi pequeña", le escribió su madre, Soledad Aquino, enternecida por el recuerdo.

Sin embargo, claro está, no fue la única reacción ante la publicación, que contó con casi 64 mil likes y cientos de comentarios de sus seguidores.

"De chica amaba cantar. Algo que fui cambiando mucho fue mi timidez. Fui trabajando sobre eso, pudiéndome exponer cada vez más, sacándome todo lo que tenía para decir a través de la pintura y de los tatuajes… Era como que yo tenía mucho para decir. Y me costó mucho", se sinceró en una entrevista reciente.

"Es un re trabajo que hice desde lo personal. A mí siempre me gustó el canto y, de grande, lo pude llevar a cabo. Empecé con clases y la verdad que me encantó. Pero fue algo que siempre me gustó mucho", agregó al respecto.

"Siempre va a haber comentarios externos. Y la gente, obviamente, tiene una visión. Seguramente, de afuera se vea muy fácil. Pero yo te aseguro que no es fácil. Real, de corazón, no tengo por qué mentir… Si no, lo diría", profundizó sobre cómo fue forjando su personalidad.

"A mí, por ejemplo, mi persona me ha costado. Es algo divino, yo soy muy feliz. Pero también es como que uno, con sus inseguridades, lo que es el colegio, la facultad y salir al mundo, es muy criticado. Y la verdad que sí, es algo con lo que hay que luchar, aunque no parezca. Y va más allá de lo material. Todo el mundo dice: 'No te falta nada'. Seguramente. Pero es muy difícil, en realidad. No es todo tan servido como creen", concluyó.

SEGUÍ LEYENDO