Daniel Lescano
Daniel Lescano

"Quiero justicia, nada más que justicia. Quiero una justicia de pantalones largos. Que pague lo que hizo, que se pudra en la cárcel", declaró hace unos días el cantante Daniel Lescano, ex líder de Flor de Piedra, tras el femicidio de su mamá en diciembre de 2018.

En diálogo con Teleshow, Fernanda Herrera, abogada de la familia Lescano, contó cómo sigue la causa por el deceso de Ángela Noemí Montes, de 78 años, por la que se encuentra detenido Javier Robles, ex pareja de la víctima, acusado de "abandono de persona seguido de muerte".

En las últimas horas el juzgado resolvió "convertir en prisión preventiva" la detención del acusado. "El abogado de Robles había solicitado la excarcelación pero se le negó. Muy bien el Juzgado de Garantías", sostuvo Herrera, quien se hiciera conocida como la abogada hot en la edición de 2016 del Bailando.

Daniel Lescano y su mamá
Daniel Lescano y su mamá

Además, le letrada adelantó que, en cuanto lo considere "procesalmente oportuno", exigirá el cambio de carátula: "Femicidio es para cuando se somete a una mujer a una violencia extrema, y este caso lo es". Herrera tiene tiempo hasta la elevación a juicio para presentar las pruebas pertinentes que demuestren el daño que Robles le ocasionó a Montes.

"El informe es terrible", lamentó la abogada, y compartió algunos pasajes del expediente en el que se detalla la tormentosa situación que debió enfrentar Noemí, y que terminó provocando su muerte, el último 15 de diciembre, en el Hospital de Pacheco.

"Robles (38 años) puso en peligro la vida de Ángela Noemí Montes (78), con quien convivía, a quien colocó en una situación de desamparo, siendo que resultaba ser una persona incapaz de moverse por sí misma, habiendo sido diagnosticada de padecer esquizofrenia. Robles no le suministraba la medicación, sometiéndola además a constantes maltratos y apartándola de su familia", precisa el escrito.

Además, se refiere al aislamiento al que el acusado sometía a la madre del cantante tropical: "Ningún hijo tenía las llaves de la casa y la madre se encontraba con las ventanas cerradas, trabadas con un tornillo o con un colchón", y agrega que la pareja de la mujer había realizado una prohibición de acercamiento a menos de 500 metros para algunas de sus hijas, para así evitar que las hermanas del cantante tuvieran contacto con su madre.

Una de las hijas de Montes testificó ante el juez: "Mi mamá no realizaba tratamientos, no tomaba la medicación, incluso algunos vecinos comentaron que Javier vendía las pastillas de mi mamá en la plaza. Ya no podía caminar, estaba muy débil, no era la misma persona". Según el testimonio de la mujer, Robles le había dicho a Noemí que dejara los remedios porque la estaban "envenenando".

El informe médico especificó "lesiones en el medio inferior izquierdo con hematoma y herida cortante en cráneo y ceja derecha", y constató "violencia familiar de larga data". Además, los médicos aseguraron que padecía "hipertensión, arritmia y síndrome depresivo", por lo que estaba "crónicamente enferma".

"Es un asesino, la separó de su vínculo", resumió Herrera, quien se encuentra acompañando a Daniel Lescano y al resto de la familia, mientras espera el momento indicado para presentar todas las pruebas en busca de que Robles sea acusado por "femicidio" y no por "abandono de persona".

Aquí, el expediente del femicidio de Ángela Noemí Montes:

SEGUÍ LEYENDO