Pier Fritzsche (Foto: Instagram / Don Ge)
Pier Fritzsche (Foto: Instagram / Don Ge)

La introducción de esta nota será breve. Porque quien esto escribe no debe apoderase de las palabras que describan a Pier Fritzsche, el bailarín de 42 años (una figura histórica del Bailando) que murió en la mañana del martes 27, a los 42 años. Es potestad de su mejor amiga, Eva Sánchez, hablar sobre él, porque lo conoció mucho y lo quiso como a pocos. Corrección: lo quiere como a pocos. Porque los sentimientos no perecen con la partida de la persona amada.
Y Pier lo era.

"Nos conocimos trabajando en el teatro: yo también era bailarina. Hasta vivimos juntos, estas cosas de hacer temporada —explica Eva—. Y… no sé por dónde empezar a describirlo. Era una persona maravillosa, muy alegre, muy divertido, muy cariñoso, aunque tenía carácter: se hacía escuchar. Además, en lo artístico, aparte de lo que todos veían, un bailarín talentoso con gran presencia, si había algo en lo que se destacaba era por cuidar a su figura. Ha peleado con coreógrafos para que se las vea bien a las bailarinas, las vedettes, las chicas".

—Eso no es muy común en este medio.

—No. Y lo hacía porque dejaba a un lado su ego.

Pier Fritzsche levanta a Eva Sánchez durante un desfile de carnaval; desde ayer, esta es la nueva foto de perfil de la bailarina (Facebook)
Pier Fritzsche levanta a Eva Sánchez durante un desfile de carnaval; desde ayer, esta es la nueva foto de perfil de la bailarina (Facebook)

—Demostró su carácter cuando se peleó con Andrea Rincón y Graciela Alfano en el Bailando.

—Sí, pero incluso en ese momento, trató de cuidarlas. Nunca dijo alguna cosa que las dejara expuestas. Era muy buena persona. Quizás alguno se queje porque tardaba en responder los mensajes, pero es que era muy, muy conocido: su teléfono no paraba de sonar.

—Pier logró mucha exposición, pero siempre mantuvo un perfil bajo. ¿Renegaba de la fama? ¿Le escapaba a la popularidad?

—No. Podía manejar muy bien la gente que lo saludara, pero no se iba a exponer de más: nunca iba a hacer un escándalo para tener fama. Eso estaba en contra de sus principios. Ante todo, poco o mucho, quería dar una buena imagen. Siempre con respeto.

—No era capaz de hacer cualquier cosa por un segundo de cámara.

—¡Noooo! Lejísimos de eso.

—Más allá de que circulan muchos rumores, la información que tenemos es que luchó contra un cáncer.

—Sí, sí: tuvo cáncer. Dos tumores en el hígado que se los descubrieron… tarde. Entonces el tratamiento iba a ser paliativo para mejorar su calidad de vida. Eso es lo que dijo él. Incluso lo acompañé al médico, y sé que era así.

—Eva, perdón por la crudeza de la pregunta: ¿Pier sabía que se iba a morir pronto?

—Él… tenía la certeza. Y no hace mucho. Pero quiso trabajar hasta el último día: hasta hace una semana estaba trabajando.

—¿Por qué no le dijo a ningún compañero de trabajo que estaba enfermo?

—Solamente (se lo dijo) a su círculo muy íntimo. Él siempre vivió con una imagen suya muy linda, y no la iba a estropear con algo de esto… Siempre brindó alegría y diversión: esa era la imagen que les daba a sus amigos y a quien fuera. Y también era la realidad, porque pese a la noticia (por el diagnóstico) él estaba muy contenido por sus seres queridos, él estaba muy bien, afrontó la noticia muy bien, pasó su cumpleaños conmigo (el 11 de agosto), con toda mi familia. En ningún momento estuvo mal, triste ni deprimido, como se dijo. Era un tipo muy alegre, y si no lo dijo, fue para que no se desparramara una tristeza.

—Para que no lo velaran en vida.

—¡Totalmente! Él quería ser como era siempre, ¿por qué iba a cambiar? Quería seguir dando alegría.

Pier y Eva en el cumpleaños de otra amiga del bailarín: Mariela Anchipi (Facebook)
Pier y Eva en el cumpleaños de otra amiga del bailarín: Mariela Anchipi (Facebook)

—En el elenco de Carmen Barbieri, sus compañeros hasta hace unos días, nadie estaba al tanto de que estaba enfermo. Ni siquiera Carmen lo sabía, tampoco Fede Bal.

—Era su personalidad. Nunca estuvo contando sus problemas por todos lados, más allá de una charla de confianza con una amistad muy cercana, de mucho tiempo, y recién cuando se daba el momento para que él se pueda explayar. De esa manera, desde la alegría y la fuerza que él tenía, afrontó todos los problemas que tuvo en la vida.

—Más allá de que vos fuiste su sostén en el tránsito de esta lucha, ¿Pier no estaba solo?

—No, no estaba solo. Y no, yo no era su principal sostén: hubo personas que lo rodearon, que era incondicionales. Estuve con él todo el tiempo que pude, todo el tiempo que me lo permitió. Su mamá falleció pero su papá vive, y lo contuvo mucho…

—¿Estaba en pareja?

—Lo único que te puedo decir es que es una persona muy amada. Que brindaba y recibía amor, como loco. Hasta ahí te digo porque él no habló nunca de su plano sentimental, y no lo haré yo ahora.

—Hasta última hora de ayer muchos famosos, que lo despidieron con cariño en las redes, estuvieron buscando el lugar donde velaban los restos. Y no lo encontraron. ¿Pier decidió que no se hiciera velatorio?

—Sí. Él fue muy claro: no quería velatorio porque no le gustaban el llanto ni las lágrimas de nadie. No era esa una situación compatible con su personalidad, entonces decidió que no quería eso. Prefería que lo recordaban con anécdotas divertidas. Yo recibí muchos mensajes de apoyo, y muy cariñosos hacia él, pero lamentablemente también tuve que decir eso: que no existía la posibilidad de despedirlo, solamente de recordarlo. También pidió la cremación. Te vuelvo a decir: estoy con la familia en este momento, y me pidieron que hable yo para que cuente la verdad, antes de que se digan otras cosas sin sentido. No es cierto que estaba deprimido, aunque tuviera motivos. Tampoco es verdad que estaba solo. Te quiero pedir que respeten su deseo: la imagen que él tanto cuidó. Porque Pier… Pier es mágico. Y así fueron los momentos que pasé con él: siempre mágicos. Por eso es tan difícil… Él es mi mejor amigo.

(No, Eva no equivoca el tiempo verbal. Los sentimientos no perecen. Y Pier sigue por aquí…).

Pier Fritzsche y una foto que posteó en marzo, tomada justo antes de salir a escena. “Allá voy”, escribió (Instagram)
Pier Fritzsche y una foto que posteó en marzo, tomada justo antes de salir a escena. “Allá voy”, escribió (Instagram)

SEGUÍ LEYENDO