Abril recibe el corazón de otra nena para salvar su vida y entra de la mano del papá de la donante a su fiesta de 15. Una mamá hace lo imposible para que su hijo, Brian Toledo, salga de la pobreza gracias al deporte. Un padre y un hijo arriesgan su vida para salvar a 33 personas en una inundación. 

Esas, son algunas de las historias que Peto Menahem presentará en la segunda temporada de Padres e Hijos. En diálogo con Teleshow, el actor contó que el ciclo lo hizo repensar mucho en su forma de entender, ver y hacer las cosas, y aseguró que su historia, "es la de una persona con suerte".

"Se muestran historias de padres e hijos, historias que vale la pena conocer, me cuesta mucho hablar en general y de lo que puede provocar en la gente. Para mí, son historias importantes de conocer, porque cambiaron mucho mi manera de entender y de ver las cosas y hacerlas. Algunos son grandes ejemplos, es una buena oportunidad para conocerlos", dijo el actor sobre el ciclo que comenzará este domingo a las 21.00 por la Tv Pública.

En 60 minutos Peto entrevista a una familia, la mayoría de las veces con algún integrante conocido por todos, que abre su corazón para mostrar un aspecto muchas veces ignorado por el público. Algo que puede pasar también en la vida: "Es interesante porque se aplica a todas las personas, a las que conoces o a las que crees conocer y en realidad no y te cruzas a diario, esa gente a la que le estás siendo indiferente".

Así, fue como en temporadas anteriores la familia Contemponi contó cómo sus padres decidieron adoptar a los cuatro hijos de una pareja de amigos que falleció en un accidente y Pablo Cedrón y su hijo Santiago, mostraron cómo superaron el hecho de haber vivido separados durante años.

Las antes mencionadas  fueron algunas de las historias que más conmovieron al actor, además de la de Hugo Roberts, un ex combatiente de Malvinas y la de una familia en Misiones que adoptó a cinco hermanos.  Relatos que se escucharon en su momento en los noticieros, pero en los que poco se profundizó.

¿Cómo definiría su historia si tuviera que presentarla en el programa? "Es la de alguien que tuvo suerte. Alguien a quién más o menos se le dieron de manera bastante natural cosas que no son tan fáciles, como querer algo, saber qué,  poder hacerlo, aprender a conocer cuál era el dolor en su historia y aprender a revertirlo y convivir con eso. Alguien que tuvo mucha suerte a nivel emocional, con los amigos, amores, sobre todo con el padre y el  hijo que me tocó y la hermana, mucha suerte en el trabajo", dijo Peto que disfruta poder juntarse en familia cada semana.

Como entrevistador, aunque él no se siente como tal, su tarea no es nada fácil: "Después de las notas salgo con mucha carga. No soy periodista ni lo pretendo, pregunto desde la curiosidad. De los encuentros con los protagonistas me llevo muchas cosas: frases con carga emocional, enseñanzas y preguntas para mí mismo. Conozco una historia y pregunto '¿por qué te haces un problema por esto?' Hablás con alguien que pasó hambre o que superó una guerra y te das cuenta que hay que medir las cosas de otra manera".

"En general durante las notas no pienso, estoy entregado a lo que escucho. Yo planteo una charla y a veces también cuento de mi viejo o de mi hijo. Es el mismo rol que tengo como actor, es el de ir a conocer historias y desde el mismo lugar con el que hago la mayoría de las cosas: la curiosidad", agregó.

Peto, que además es uno de los protagonistas de la obra dirigida por Guillermo Francella Perfectos desconocidos, tiene su "Columna de antiayuda" en Metro y sacó su primera novela La vida perfecta, está contento de poder presentar Padres e hijos en la Tv Pública: "Me entusiasma porque llega a muchos lugares, en el país, siempre está prendida".

SEGUÍ LEYENDO