El martes pasado se vivió un escándalo en vivo en Ojos que no ven cuando Andrea Politti puso en duda la veracidad de los participantes. Después de reiteradas denuncias y críticas que recibió el programa, la conductora increpó a los dos jóvenes que estaban enfrentados y con los ojos vendados.

"La verdad que este programa siempre ha sido muy cuestionado, y hoy nos estamos enfrentando a una mentira. Queremos aclarar esta situación y cuánto tiene de mentira". Y detalló que los participantes no eran conocidos –como debían ser, según indica el juego- sino que eran novios.

"Si esto es verdad, si son realmente como dicen y vienen a pasar un buen momento, a divertirse, a costa mía porque yo estoy dando la cara, la verdad es que siempre mis intenciones fueron excelentes. Yo nunca hablé de esto, pero siempre fueron buenas, siempre creo en la gente. Ahora, puede pasar un poco de todo. Entonces, los que lo van a tener que aclarar son ustedes, ¿sí?, que aclaren esta situación a ver qué es lo que está diciendo la gente", les exigió Politti a los jóvenes, llamados Lino y Bárbara.

Los participantes hicieron su descargo y explicaron que no eran pareja pero sí que habían grabado muchos videos juntos para sus respectivos canales de YouTube, y cerraron su participación con un apasionado beso.

Días más tarde, Lino Paladea utilizó las redes sociales para hacer un nuevo descargo y criticó duramente a Politti, por haber puesto en duda su credibilidad.

"Bueno, gente, la verdad es que estoy muy sorprendido por la falta de respeto de esta persona. Una persona grande, tratarme de mentiroso, acusarme de muchas cosas en vivo, al aire…", aseguró el joven que tiene casi 125 mil seguidores en su cuenta de Instagram.

"Me parece un desastre, la verdad. Una falta de respeto y desastre todo", agregó el youtuber, que luego hizo un video más extenso en el que analiza lo que sucedió en el ciclo del martes.

"Desde que empezó el programa, me está tirando mierda. Me tira barro. Se hace la pícara, me descansa. Me ve cara de boludo y lo que menos soy es un boludo", asegura mientras muestra distintos cortes de lo que pasó al aire.

También trató a Politti de "vieja, loca, súper violenta" y hasta la insulta: "Es muy fuerte acusarnos sin motivo. Díganle a la viejita que se calme". Luego explicó que antes de comenzar el programa, la producción le pidió su celular para que no se notara que lo tenía en su bolsillo.

Al finalizar el ciclo, según el relato de Lino Paladea, varios productores le pidieron que les mostrara el teléfono para corroborar que no hubiera grabado imágenes del detrás de cámara. "Me metieron en una oficina y me tuvieron una hora sin devolvérmelo. Les dije que no tenía nada grabado, lo desbloquée para que lo vieran, se quedaron bien calladitos y me fui", explicó.

SEGUÍ LEYENDO