Micaela participó en ficciones como “Dulce amor”, “Golpe al corazón” y “Fanny, la fan”
Micaela participó en ficciones como “Dulce amor”, “Golpe al corazón” y “Fanny, la fan”

Micaela Lapegüe tiene 23 años y es dueña de una personalidad carismática. Sueña con desarrollar una importante carrera actoral en el mundo del espectáculo y poder formar su propia familia. Entiende muy bien lo que significa la fama porque es hija de Sergio Lapegüe, el reconocido periodista de Todo Noticias.

Mica sabe que la vida del artista no es fácil y tiene muchos altibajos. Sin embargo, estudia y se prepara para perfeccionarse en su profesión. En una entrevista con Teleshow, confiesa que la reconocen por su padre pero admite que su apellido no le abrió puertas, ya que sus trabajos los suele conseguir a través de castings.

La actriz asegura que tiene una excelente relación con Sergio Lapegüe
La actriz asegura que tiene una excelente relación con Sergio Lapegüe

Tras haber estado en ficciones como Dulce amorGolpe al corazón y Fanny, la fan, la convocaron para participar en Simona, la exitosa tira de Pol-Ka que lidera el prime time de El Trece. Además, protagoniza la comedia Justo esta noche, del director Nicolás Yannicelli, junto con Thiago Batistuta, Antonella Lagamba, Mumy de los Ríos, Nicolás Figueroa y Lucas Rivas, en el teatro Ludé.

—Estás grabando una participación en Simona, ¿cómo es tu personaje?

—Estoy muy contenta. El primer casting que hice en mi vida fue para Pol-Ka, a los 16 años. Obviamente, no quedé: era muy chiquita y me faltaba preparación. A los 18 me tomaron otro casting, después otro y otro. Ahora me llamaron para Simona y me eligieron. Mi personaje se llama Clara y tiene onda con Dante, que es interpretado por Agustín (Casanova). Es otro paso más, porque para mí, se trata de dar pasitos cortos y firmes: lo importante es ir avanzando y nunca quedarse.

Agustín Casanova y Mica Lapegüe, en una grabación de la tira
Agustín Casanova y Mica Lapegüe, en una grabación de la tira

—En teatro, protagonizás Justo esta noche. ¿La comedia es un género que te gusta? 

—Empecé haciendo un infantil, luego drama y ahora comedia, que me parece lo más difícil. Cuando hacés drama debés lograr que te crean lo que estás haciendo, transmitirlo y generar un clima. En la comedia tenés que hacer reír, y no es fácil. Es algo que se entrena, y a medida que va pasando el tiempo te vas sintiendo más cómoda. A mí me encanta cuando hago algo que causa gracia y la gente la pasa bien.

Micaela junto con Thiago Batistuta y Nicolás Figueroa, en la comedia “Justo esta noche”
Micaela junto con Thiago Batistuta y Nicolás Figueroa, en la comedia “Justo esta noche”

—El año pasado estuviste en el elenco de Fanny, la fan, la ficción de Telefe que levantaron por bajo rating. ¿Cómo viviste esta experiencia?

—Para mí fue increíble, fue mi primer trabajo con continuidad. Grabamos 60 capítulos y después pusieron al aire 15; el resto se terminó viendo en la web. El grupo que se formó fue hermoso, aprendí un montón, eso es lo más positivo que me llevo. Podés estudiar toda la vida, pero si no tenés la experiencia no podés seguir creciendo. Uno pone todas las energías y lo mejor para que las cosas funcionen, pero a veces no se da como uno quiere.

Uno puede estudiar toda la vida, pero si no tenés la experiencia, no podés seguir creciendo

—¿Cómo es la relación con tu papá? 

Tenemos una relación de diez: nos llevamos muy bien, somos muy compañeros, salimos a correr juntos. Somos muy parecidos en cuanto a la personalidad. Mi mamá siempre me dice: "Esto lo diría tu papá". En cada función de Justo esta noche hay un invitado distinto para juntar fondos para hospitales, fundaciones o gente que lo necesite. Y la primera función la hizo él: nos morimos de risa.

Mica contó que su papá la apoya muchísimo en su carrera. “Es mi fan número uno”, dijo la joven
Mica contó que su papá la apoya muchísimo en su carrera. “Es mi fan número uno”, dijo la joven

 —¿Sergio esperaba que le dijeras: "Voy a ser periodista"? ¿Cuál fue su reacción cuando le contaste que querías ser actriz? 

—Él no se hubiese imaginado lo de periodista porque nunca se lo dije. Por ahí se hubiese imaginado algo relacionado con los números, porque en el colegio me iba bien en materias como física, química, matemática. Quizás pensaba que iba a estudiar medicina, algo así. Pero a mí siempre me tiró lo artístico. Estudié con Valeria Lynch y ya se la veía venir. Igual me apoya ciento por ciento. Está orgulloso, es mi fan número uno. Me viene a ver en todas las funciones, eso es súper importante. Cuento con el apoyo de mi familia.

—¿Qué aspectos positivos y negativos tiene ser la hija de un conductor famoso? 

—Yo no lo veo como positivo o negativo porque siempre viví de eso. Si bien él ahora tiene más popularidad, siempre fue mi papá. Lo positivo es que uno ya tiene el apellido conocido, pero no por eso vas a permanecer. Si uno no la rema, no estudia, no se forma, no llega a ningún lado. Lo negativo es que estás más en la mira y pueden prejuzgar. Pero la verdad es que tampoco me afecta mucho porque lo separo bien, y cuando me voy a presentar digo: "Hola, soy Micaela". No tengo la necesidad de mostrar nada.

Lo positivo es que uno ya tiene el apellido conocido, pero no por eso vas a permanecer. Si uno no la rema, no estudia, no se forma, no llega a ningún lado

—¿Cuál es la reacción de las personas cuando ven a tu familia en un lugar público, como en un restaurante? 

—No sé si mi papá tiene una buena imagen o qué, pero genera algo en la gente y las reacciones son siempre copadas. Por ahí siempre hay uno que otro que puede tirar un comentario mala onda, pero son muy pocos. He escuchado que dicen: "Ah, bueno, para vos es fácil". No, no es fácil, sino ya hubiese estado protagonizando una ficción. No es fácil, fuera de joda. Piensan más de lo que es. Cuesta como a todos, por eso pienso que hay que estudiar y prepararse. Todo es un proceso. Con el trabajo, todo llega.

La humildad y la perseverancia son los principales valores que le enseñó su papá
La humildad y la perseverancia son los principales valores que le enseñó su papá

—¿Cuáles son los valores que te transmitió tu papá?

—Principalmente lo que él marca es la humildad, tener los pies sobre la tierra. Una vez me dijo: "Que el maquillaje no te cambie". Por más que te estén maquillando, sos igual que todos, volvés a tu casa y tenés que cambiar la lamparita, ir al supermercado, somos todos iguales. Hay gente que se agranda por aparecer en la tele. También me enseñó la perseverancia: cuando se me mete algo en la cabeza, hasta que no lo consigo no paro.

Mi papá me dijo: “Que el maquillaje no te cambie”

—Ahora, ¿estás en pareja?

—No, nunca tuve un novio formal. Llevé chicos a mi casa con los que yo salía. Venían a mi casa, yo iba a la de ellos, salíamos, pero nunca llegó a más que eso, no sé por qué.

—¿Y tu papá es celoso?

—Él se terminaba encariñando más que yo. Al principio se pone un poco celoso, pero después terminan siendo amigos.

—¿Qué características tiene que tener un hombre para conquistarte? 

—Me tiene que hacer reír, eso es fundamental. Tiene que tener sentido del humor. Y ser buena persona.

—¿Te gustaría formar una familia?

—Uno de mis sueños, paralelamente a la actuación, es formar una familia. No sé si la mente cambió o qué, pero hoy es más complicado formar una familia. Yo tengo una imagen de mi familia que está muy arriba: mis papás se llevan súper bien, son re cariñosos entre ellos, formaron una familia re linda para mi gusto, y tengo una imagen que es muy difícil de alcanzar.

Mica sale a correr y va al gimnasio dos veces por semana para cuidar su cuerpo. Además, trata de comer sano durante la semana y los fines de semana se relaja
Mica sale a correr y va al gimnasio dos veces por semana para cuidar su cuerpo. Además, trata de comer sano durante la semana y los fines de semana se relaja

—¿Cómo es la relación con tu cuerpo? 

—Antes era más autoexigente y ahora estoy más relajada. También voy a la psicóloga, es un trabajo de aceptarnos tal cual somos y fijarse más en el interior y lo que pasa adentro. Antes, cuando hacía un casting decía: "Tengo que estar bien para el casting". Y no pasa por ahí, sino por hacer bien tu trabajo. Si te van a contratar es por cómo actúas. En la actuación, uno trabaja con la mirada de otro. Hay que sacarse un poco esa mirada del otro, la mirada exterior y enfocarse en lo interior. Es un trabajo de aceptarse.

—¿Cómo te cuidás para estar óptima en tu trabajo?  

—Siempre que hago obras de teatro los sábados o domingos, no salgo la noche anterior porque hay que cuidar la voz. Voy a la fonoaudióloga, por el tema de proyectar y todo eso. También trato de salir a correr cuatro veces por semana, con mi tío o con mi papá, entre cinco y siete kilómetros. Te ayuda a mantener y te despeja la cabeza. Además, voy al gimnasio para hacer musculación dos veces por semana. En cuanto a la alimentación, comemos bastante bien en casa, siempre con permitidos, porque yo soy muy dulcera. Trato de cuidarme en la semana y los fines de semana me relajo.

—¿Qué sueños te quedan por cumplir? 

Poder vivir de la actuación: ese es mi sueño principal. Otra meta que tengo por cumplir es irme a estudiar un tiempo afuera, en el RADA (The Royal Academy of Dramatic Art). Este año, si es que no tengo nada planeado, voy a tratar de aprovecharlo para irme a estudiar a Londres.

 SEGUÍ LEYENDO