"Mis dos raíces son bien artísticas: la parte actoral la saqué de mi familia materna y la musical, de mi papá". Así se define Thaís Rippel, la actriz que debutó en Simona como Chipi, la hermana adoptiva del personaje que interpreta Ángela Torres.

Tiene 17 años, está en el último año de colegio, su padre es brasileño, su madre, argentina y ella nació en Buenos Aires. Con su piel morena y sus rizos en el cabello, Thaís supo ganarse al público de las noches de El Trece por el vínculo que tiene con los personajes y también con el dúo que formó con Simona en el que canta y baila.

"Mi papá se fue a vivir a Brasil cuando yo tenía nueve años. Lo veo una o dos veces al año", cuenta a Teleshow, y agrega que él tuvo que hacerle un permiso a su madre para que tuviera el poder laboral de la joven en Argentina: "Siempre le consulto todo. Si está de acuerdo, o no, cuando surge alguna posibilidad de trabajo".

Nódulos en las cuerdas vocales, el puntapié para comenzar su carrera

Thaís cuenta que cuando era chica "tenía los dientes muy separados", lo que le hacía perder aire al hablar. Además, le provocaba voz ronca. También descubrieron que tenía nódulos en las cuerdas vocales y el fonoaudiólogo le sugirió que tomara clases de canto o que hiciera un tratamiento.

Chipi y Simona (Crédito: prensa eltrece)
Chipi y Simona (Crédito: prensa eltrece)

"No me gustaba mi voz. No estaba conforme. La escuchaba con aire. Me hice estudios y descubrieron que tenía nódulos en las cuerdas vocales. Pude haber hecho un tratamiento pero yo le dije que prefería cantar antes que hacer otra cosa. Mi pasión siempre fue cantar, actuar y el teatro", cuenta quien baila desde que tiene cuatro años.

Me cambié de colegio cuando supe que había quedado en Simona

A los 14 años comenzó a estudiar y descubrió un mundo nuevo en el que se enamoró de su manera de cantar. "Me explicaron cómo funciona la voz, cómo usar el aire y toda la parte técnica para poder hablar bien. Yo sentía lo nódulos y mi profesor hizo que cantar y hablar fuera lo más lindo. Cuando se me curaron los nódulos y me encontré con mi voz, me pareció hermoso. Me agarró una pasión enorme por la música y hasta el día de hoy sigo viendo mejorías. Además, aprendí a hablar bien", continúa quien nunca más tuvo problemas en sus cuerdas vocales.

A los 17 años y después de cinco años en teatro, la actriz debutó en televisión con Simona
A los 17 años y después de cinco años en teatro, la actriz debutó en televisión con Simona

El largo recorrido hasta llegar a Simona

Thaís -que a los 12 años comenzó a hacer teatro con el director y coreógrafo Ricky Pashkus- es hija de una de las directoras de casting de Pol-ka, la productora de Simona. Sin embargo, no estuvo a cargo de la elección del elenco y tampoco interfirió en la decisión de sus compañeras para que su hija quedara en la tira.

Cuando me encontraron nódulos en las cuerdas vocales, decidí cantar para que se me fueran

"Con mi mamá somos muy amigas. Me ayuda mucho en la parte actoral, pero yo quería hacer mi camino sola. Además, en algún punto, ella no quería que yo entrara a la televisión porque sabe cómo es. Que es algo que genera mucha exposición y que, si bien tiene cosas hermosas, es un mundo más de los adultos. Por eso, consideró que primero tenía que hacer teatro para acercarme al mundo artístico", recuerda la actriz.

En la ficción, María Rosa Fugazot interpreta a la madre adoptiva de los personajes de Ángela Torres y Thaís Rippel
En la ficción, María Rosa Fugazot interpreta a la madre adoptiva de los personajes de Ángela Torres y Thaís Rippel

"Ese mismo año, había ido a un casting para un programa de televisión y quedé seleccionada pero tuve que elegir entre eso o hacer teatro con Ricky. Elegí sumarme a los espectáculo de Pashkus y me vino bien porque después el proyecto de tele no se hizo", destaca quien formó parte de la obras teatrales de El parador de Valeria y Primer beso.

En 2015, llegó la oportunidad de ir al casting de Simona y recién en noviembre de 2016 comenzaron las grabaciones de la ficción por la cual debió de cambiarse de colegio no solo por los horarios sino también porque, junto a su madre, eligió un instituto con orientación artística.

"Iba al Lenguas Vivas y en cuarto año me pasé al Palermo Sounder, un colegio de música. Buscaba un estímulo y estaba tan incentivada que terminé siendo abanderada. Tengo materias extra curriculares que las rindo libre y otras que no son obligatorias. A la mañana es un colegio normal y a la tarde son los talleres", detalla quien también forma parte de un grupo de ensamble.

La actriz, que sueña con sacar su propio CD y lanzarse como solista en algún momento de su carrera, también compone canciones y toca el piano desde que tiene cuatro años. "Hablo portugués e inglés. A veces, es más fácil improvisar en otro idioma, por eso casi todo lo que escribo es en inglés", asegura quien hace temas románticos, melódicos y acústicos

"Me gusta todo lo que esté relacionado con el mundo artístico. Actuar, cantar, la televisión, el teatro… Me encanta la idea de expresarme con mi cuerpo", agrega Thaís Rippel que también quiere retomar tela y acrobacia, disciplinas que realizó hace algunos años.

Seguí leyendo