Becky G, la nueva cara de la música: "Empecé a cantar para ayudar a mi familia y no vivir más en el garage de mis abuelitos"

Se llama Rebbeca Marie Gomez, pero es más conocida como Becky G. Con apenas 20 años, es una de las artistas más completas y con mayor proyección en la industria musical. Cantante, compositora y rapera, su nombre comenzó a sonar fuerte a partir de 2011 tras haber subido distintos videos a YouTube interpretando canciones populares. Y logró cautivar a miles de fans a través de las redes sociales, como en su momento hizo Justin Bieber, por ejemplo.

En estos días Becky G se encuentra de paso por la Argentina. Estuvo como invitada en el recital que la banda Fifth Harmony brindó el miércoles en el Luna Park. Y promete volver pronto, con un show propio.

"Sos una belleza" 💋😘👯🔥✨

A post shared by Becky G (@iambeckyg) on

¿Cómo empezaste?

Desde chiquita me encantaba la música. Mis padres dicen que era como una chispa por todos lados, me encantaba entretener a la gente y, cuando tenía nueve años, empecé a cantar, bailar y actual profesionalmente. Pasamos por tiempos difíciles. Perdimos nuestra casa y tuvimos que vivir en el garage de mis abuelitos. Y en ese momento, como la mayor de cuatro hermanos, sentí la responsabilidad de ayudar a mi familia. Y también quería tomar tiempo afuera del garage porque era tan chiquitita… La música, para mí, era todo.

—¿Para salir adelante?

—Exactamente. Para ayudar a mi familia. También era mi forma de expresarme.

—¿Cómo fueron esas vivencias en el garage? ¿Qué te motivaba a salir a adelante?

—Yo era tan chiquitita, tan nena… Creo que es una edad en la que sabes lo que está pasando pero al ser tan chica sientes: "No puedo hacer nada, no puedo agarrar un trabajo". Todavía eras chiquitita… Era difícil. Sentía mucha frustración. Pero, ahora estamos aquí. Entonces le doy gracias a Dios que todo pasó.

—¿Cuál fue el salto a la fama?

—Internet. Cambió mi vida. En esta generación es algo que para mí fue una bendición. Subí un video en YouTube, un cover de una canción de Jay Z y Kanye West que se llama "Oti"". Tenía 14 años. Todavía chiquita y rapeando. Duro, duro. En la disquera de Sony vieron el cover. En ese momento todo llegó a otro nivel, y empezamos el trabajo.

—¿Cómo te ves hoy?

—Todavía hay tiempos en que siento que estoy viviendo un sueño. Porque es mi sueño: desde chiquita quería ser como las chicas más poderosas de la música, Shakira o Jennifer Lopez.

—¿Y cantaste con ellas?

—Sí, con Jennifer. Fue algo tan divertido y aprendí muchas cosas de ella. Es lo máximo.

—¿Jennifer Lopez es tu madrina?

—Musicalmente me dio su bendición. "Ya vete en el mundo y a triunfar", me dijo.

—¿Cómo nace el tema "Mayores"?

—Es algo un poco chistoso. Yo me invité de gira con Fifth Harmony, les mandé el "text" a las chicas y les dije: "Quiero venir con ustedes". Y momentos después de hablar con ellas vi en Twitter unos videos de Bad Bunny que estaba aquí y en Chile cantando "Mayores", y toda la gente cantando la canción. Y yo me puse de lágrimas. Me sentí tan feliz de que el público estaba cantando mi canción. Y más en español. Que mi español es un poco "pocha", así nos decimos los mexicanos. O sea, no suena perfecto. Desde chiquita no me sentí cómoda hablando en español porque no es mi idioma emocional. Sueño en inglés, pienso en inglés. Es difícil expresarme en español, pero con la música siempre me sentí cómoda cantando en español, desde chiquita. Desde nena, mis papás tocaban Vicente Fernández y yo lloraba. ¡Y no entendía lo que estaban diciendo! Pero la música en español tiene un sentimiento que no tiene la música en inglés. A mí me fascina. El público latino se siente tan rico.

—¿La de "Mayores" es una letra que vos inventaste?

—Cuando digo mayores no se trata de edad, sino que es más una manera de ser. Yo creo que los mayores saben lo que quieren. No van a gastar tu tiempo. No van a estar con sus papelitos diciendo: "Oh, tú no tienes tiempo para mí", como antes en mis relaciones del pasado. Yo estaba con chicos que tenían mi misma edad: ellos todavía se estaban conociendo a sí mismos y yo ya sé quién es Becky G, qué quiero hacer con mi vida. Y cuando conocí a mi novio, Sebastián, que es argentino: tiene 25 años y parece incluso mayor. La canción empezó como un chiste por eso. Tú sabes, para nuestra generación si subes una foto en Instagram o en las redes sociales, es algo como "oficial". ¡Me puse tan nerviosa cuando subimos nuestra primera foto en Instagram! Era noticias por todos lados, todos mis fans. No se pusieron celosos pero sí estaban sorprendidos. Es un hombre. Hasta que me llamó mi abuelita. Me dice: "Oh my God, ¿cuántos años tiene?". Y yo le decía: "Sí, estoy con un hombre". Y así empezó la canción.

—¿Es una canción que te identifica?

—Sí, claro. Como te dije, surgió por cosas que estaban pasando en mi vida. Para mí, así empieza el proceso de mi música. Me encanta colaborar con diferentes artistas, escritores, productores y hablar de lo que está pasando en mi vida. Porque al final del día yo soy la chica que tiene que ir por todo el mundo haciendo todo el promo, cantando las canciones. Y si no me siento conectada con la música, no significa nada. Pero cuando me siento conectada con mi música, especialmente en español, es fácil hablar de ella. Me encanta hablar de ella. Especialmente con esta canción ver a todo el público cantarla y a Bad Bunny, que "Oh my God, es el más duro". Soy su fan. Me encanta su verso en la canción. Es algo que se siente. "Right" (Bien).

—Otra canción tuya se llama "Todo Cambió". ¿Cómo te cambió la fama?

—¿Dinero? ¿Quién dijo eso? ¡No te creas! Para mí es parte del trabajo. A veces es difícil porque todos saben todo. Yo creo que mis fans saben más que yo. Es una locura cuando pienso en eso. Es una cosa en que, cuando estoy en cama al final de día, sin maquillaje y en mis "sweats", me siento "¡Wow, esto es mi vida! Estoy siéndolo. Es verdad". Y es difícil tomar tanto tiempo sin mi familia. Para mí, mi familia es mi todo. Y viajando tanto, trabajando tanto. Si no estás en el estudio, estás de gira. Si no estás de gira, estás de citas por todos lados o haciendo promo, todo eso. Entonces es difícil. Pero yo creo que la conexión con los fans hace que me sienta en familia.

—Imagino cómo te debes sentir: de tan chica lograste tanto.

—Sí, todavía soy chica. Una nena. No más de 20 años. ¡Qué locura que ahorita estoy en Argentina! Yo nací en Inglewood, California. Y nunca pensé que mi música iba a llegar. O sea, lo sueñas, pero…

—Y en ese momento en que quizás todo está más estancado y las cosas no progresan, ¿qué fe te tenías a vos misma?

—Tienes que tener fe. Gracias a Dios que tengo a mi familia a mi lado, porque Dios sabe que esto no es fácil. Es uno de los trabajos más difíciles porque no es: "Hoy voy al trabajo a las 8 am y llego a casa a las 4.30 o 5". No, es cada día, noche y día. Nunca paras. Porque la mente es creativa. Si tengo una idea a las 2 AM le voy a hablar a mi equipo y tengo que estar en el estudio. "No sé, tengo esta idea, tengo que ir a tal parte del mundo para hacer este video". Siempre, siempre estás pensando en lo que vas a hacer.

—¿Vas a estar haciendo algún show o concierto acá, en Argentina?

—No sé si tengo un show pronto, ojalá que sí. Tengo una sorpresa pero no puedo decirla. Me encanta Argentina, tengo una canción con uno de mis amigos, Axel, que se llama "Que Nos Animemos". Es una canción que me encanta cantar. Grabamos el video aquí, en Argentina. Era mi primera vez aquí. Para mí que el show viene próximo. Estoy súper enfocada en la música en español. Y ojalá que pueda también hacer más en el mundo de ser actriz, porque eso también me fascina tanto.