Entrevista exclusiva con Mckenna Grace, Madison Iseman y Katie Sarife

Annabelle, la muñeca más diabólica del cine, está de regreso. En esta ocasión, los fenómenos paranormales que desencadena el siniestro juguete afectarán directamente a los Warren, el matrimonio de renombrados parapsicólogos interpretados por Vera Farmiga y Patrick Wilson.

Decididos a evitar que Annabelle cause más estragos, Ed y Lorraine Warren deciden llevar a la muñeca poseída a la sala de objetos bajo llave que tienen en su casa. La muñeca conseguirá despertar a los espíritus malignos que allí habitan para atrapar a su nuevo objetivo: la hija de diez años de los Warren, Judy (Mckenna Grace), y sus amigas (Madison Iseman y Katie Sarife). En una entrevista para Teleshow en Los Ángeles, las jóvenes actrices hablaron sobre este interesante desafío.

—¿Qué sabían ustedes sobre los Warren y la verdadera Annabelle antes de hacer la película?

Katie Sarife: —Yo no sabía mucho, sabía lo que se veía en las películas pero luego hice más investigación.

Madison Iseman: —Eso es lo que yo iba a decir…lo bueno es que teníamos la posibilidad de ver las películas para hacer nuestra investigación. Todas somos fans de la serie desde antes, así que eso fue genial. Pero tuvimos que profundizar un poco más dentro de las historias de vida reales y casos que trataron los Warren.

—¿Cómo fue la experiencia de trabajar en una película de terror como esta? ¿Shockeante, intenso, divertido?

McKenna Grace: —Es genial porque la ves y es distinta en el sentido que de repente te olvidás que estás viendo una película de terror. Estuvieron diciendo esto y me gustó, que es como estar en una montaña rusa. Eso es genial.

Annabelle, la muñeca embrujada
Annabelle, la muñeca embrujada

—¿Cuán tenebroso fue trabajar con la muñeca? Porque da mucho miedo…

Katie Sarife: —Ella da mucho miedo. No me gusta mirarla por mucho tiempo.

Madison Iseman: —Igualmente estuvimos muy cerca de ella. La mayor parte de la película ella está alrededor y tenemos que agarrarla, o dormir con ella, o abrazarla… Estaba en tu cama.

McKenna Grace: —Es realmente aterradora. La primera vez que la vi me asustó más que al verla en las películas.

—¿Recuerdan que haya pasado algo raro en el set? ¿Alguna actividad paranormal, ruidos, sombras?

Madison Iseman: —Definitivamente ruidos. En una escena que subíamos por las escaleras escuchábamos como 3 golpes. Pasaba en cada toma. Daba miedo.

—¿Creen en los fantasmas, en demonios, espíritus?

Katie Sarife: —Depende del día. A veces sí, a veces no. Algunas cosas que pasaron eran tan innegables que terminás teniendo que creer. Creo un poco. Pero me da miedo.

Madison Iseman: —Yo sí creo en demonios pero todavía intento entender todo este concepto de fantasmas.

—¿Cómo fue trabajar con Vera y Patrick?

Mckenna Grace: —Fue tan genial. Soy una gran fan de ellos. Todavía me tengo que pellizcar cada vez que dicen mi nombre.

—¿Por qué creen que la gente ama este tipo de películas con fantasmas, las películas de terror?

Katie Sarife: —Creo que la gente quiere sentir cosas. Y es una emoción que no sentimos todo el tiempo. Por la misma razón que a la gente le gustan las montañas rusas… adrenalina. Pero estas películas en particular, creo que te dan miedo pero que también te dan una gran historia. Y te enamorás de los personajes. Annabelle intriga a la gente.

—Y como actriz, ¿cuál es la parte más difícil de trabajar en una película como esta?

Madison Iseman: —Creo que más que nada es quedarte sin voz de tanto gritar y el trabajo físico que requiere. Es muy divertido, pero también cansa.

Katie Sarife: —Realmente nos quedamos sin voz un par de veces durante la película de gritar.

SEGUÍ LEYENDO