Blade Runner 2049 es una secuela del clásico de ciencia ficción de los ochenta, un filme que revolucionó el género. La historia se desarrolla 30 años después de la original, el oficial K (Ryan Gosling), un blade runner caza-replicantes del Departamento de Policía de Los Ángeles, descubre un secreto que tiene el potencial de llevar a la sociedad al caos. Tras este descubrimiento, inicia la búsqueda de Rick Deckard (Harrison Ford) al que se le perdió la pista.

Denis Villeneuve dirige esta segunda parte secundado por Ridley Scott quien oficia de productor ejecutivo. Al igual que su predecesora, esta película está inspirada en los personajes de la novela "¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?" (1968), de Philip K. Dick.

En esta nueva versión se descubren escenarios que remiten al universo de Blade Runner. Paisajes urbanos con luces de neón, lluvia y sueños mojados, naves espaciales que transitan la ciudad, además del edificio con forma de pirámide de Tyrell Corp.

En Barcelona, tuvimos la chance de dialogar con el realizador, uno de los más requeridos del momento, quien nos contó su historia personal con la cinta de Scott y las complejas situaciones que debió vivir en el rodaje para plasmar la estética tan característica de Blade Runner en la pantalla.